Miguel Orellana

hace 1 mes · 12 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 14.

xzaWQ.jpeg

El abandono del amor propio en el ser y el redescubrimiento de la fuerza interior que tienes y la ayuda exterior que te pueden ofrecer para volver a creer en ti y empezar de nuevo una vez más, y cada vez más que tengas que hacerlo, no sin antes solucionar los problemas de tu vida, para así poder conocer y aceptar nuevas versiones de ti; según “El Método Orellana” (Volumen IV).

 

Bienvenido:

 

Hoy en día gran parte de la humanidad pareciera que les fascina ahogarse en un vaso de agua, ven de todo un problema, quieren que otros les solucionen lo que ellos mismos pudieran arreglar, pero a veces la flojera puede vencer a lo que haya qué hacer, se enfocan explícitamente en aquello que les puede traer ruidos y más estragos, y sobre todo molestias (pero les encanta estúpidamente), absorbiendo sin necesidad todas las malas vibras energéticas que rondan en los ambientes en el que se puedan establecer o explorar, rechazando cada vez más todo lo que una vez se podía sentir como algo agradable, cómodo y tranquilo, y son tan inquietantes que a pesar de haber tenido cierta paz en esos círculos dorados y sociales van buscando algo con qué seguir haciendo ruidos y llamados de atenciones, repitiendo siempre lo mismo, dándole fuerza cada vez más a lo negativo, y suele pasarles sin que se den cuenta, porque la conciencia es tan ampliamente infinita que se puede desdoblar de varias formas, y muchas veces hasta pueden estar haciéndose algún daño sin saber que lo están haciendo, como que si estuviesen en modo automático, no se ocupan de romper los patrones malos de sus antepasados, de no rehacer lo que una vez podía solo traer consecuencias dañinas, de no ver algo nuevo dentro de su propia cotidianidad, van llenándose de cosas innecesarias como los resentimientos, rencores, envidias, egos, orgullos, desaciertos, odios, deseos reprimidos, rechazos, angustias, causando así solo alejamiento de su propio ser universal y con el resto del universo, se adentran solitos a un laberinto que pudieron ver durante el camino que estaban recorriendo sin estar seguro de tener las herramientas necesarias y a su vez sin estar capacitados o preparados internamente en lo emocional, espiritual y mental para combatir hasta lo más monstruoso y asqueroso que se puedan tropezar durante las vistas desde cualquier ángulo tangible y corrupto de la realidad, o del factible surrealismo, hasta incluso de la mera existencia inverosímil de ver “a sus otros yo” que pueden ser mejor a lo que son ahora (una nueva versión), y siguen perdidos dentro de un espacio que ellos mismos crearon, y creen estar confiados en que luego de tanto caminar podrían encontrar los indicios que los lleven a las afueras sin ningún problema saliendo siempre airosos o con heridas de batallas que luego sabrán como sanarlas, o conseguirse con algo más grandioso dentro de esas perdiciones y cruzar las puertas de los misterios para seguir en la búsqueda de lo que sea que les hagan falta en sus vida, “eso” que los pueden ayudar para proseguir con su evolución, pero todo esto pudiera ocurrir si tan solo se permitiesen crecer en lo personal desde lo más hondo de todo su “ser”, reconociendo cuáles son sus fallas y buscando las fuerzas que hay en ellos para poder corregirlas.

Durante el proceso en que las personas se va dividiendo hacia “el individuo” con todas sus personalidades solidificadas para cada tipo de ambiente, en vez de solo ser una sola personalidad polifacética para todos los ambientes que siempre sepa cómo manejarse, moverse y sentirse, es ahí cuando empieza la admisión y el consentimiento de lo que eres y serás, porque como bien sabemos, si no descubrimos cuáles son nuestros dones, virtudes y capacidades que nos define como humano, persona, individuo y como “ser vivo” dentro y fuera de la creación, entonces tendremos un largo camino que recorrer lleno de aprendizajes si solo estamos siempre dispuesto a querer saber e ir tachando las dudas que deberían siempre estar nosotros (pero no las mismas, sino otras nuevas), ya que las dudas nos mantienen todo el tiempo ocupado, pero solo si es para bien, porque si las utilizamos para crearnos estrés, problemas, negativismo, obsesión, y compulsión estaremos guiándonos a un lugar como ese laberinto que les mencione anteriormente, donde solo estaremos perdidos sin ver el lado bueno de la perdición, porque irónicamente como dice una de las tantas leyes universales de la vida “de todo lo malo, se saca algo bueno; y de todo lo que pasa, es una experiencia y un aprendizaje más para uno saber a qué abstenerse o adentrarse en un futuro”; y es que una parte esencial de nuestro desarrollo durante la vida es querer participar en todo aquello que nos pueda traer energías positivas con alta frecuencias exteriorizadas para así siempre alimentar a nuestra alma que nos hace sentir un ser especial, porque cada quien tiene algo que dar, algo que ofrecer sin recibir nada a cambio, presto que todo lo que hacemos a veces no tiene precio, y fríamente muchos le ponen precio hasta aquello que debería darse nada más por amor al prójimo, es decir, ser una persona servicial, cordial, atenta, colaboradora, respetuosa, amable y hasta consejera, es solo hacerlo porque queremos o paralelamente porque debemos aunque no queramos hacerlo, solo que si aún no lo saben, es porque se la pasan negando lo que les pudiera hacer falta para ir ligándose con todo lo bueno, porque una vez que haces algo para bien, el universo te lo va a regresar en amor, o hacer algo bueno a través de ti para que otros puedan solucionar lo amerite en su tiempo, con aquello que justamente nos hace ser especiales, y este proceso de descubrimiento iniciara cuando crudamente sepamos que muchas veces debemos agarrar para nosotros lo que necesitamos para acomodar ciertas fallas que nos puedan carcomer por dentro (a pesar de que tú crees que estás muy bien, pero en lo más profundo sabes muy bien que no es así), y es ahí donde nuestra fuerza nos llevará a querer aceptar nuestras mismas debilidades, dejando el orgullo y el ego atrás, eliminándolos por completo, porque si no aceptamos nuestras inseguridades pues jamás podremos cambiarla para algo totalmente estable y certero, dando como resultado la confianza en nosotros mismos (esa que a veces buscamos en algo más fuera de nosotros), en mirar siempre hacia adelante y dando el salto de fe que tanto nos hace falta hacer con total cegadéz dentro de lo seguro de que si podremos lograr todo lo que queramos una vez que empecemos a creer en nosotros mismos, y en ese momento será cuando empiece la afirmación y el decreto de perdonarnos todo lo que le hicimos a nuestro cuerpo, espíritu y alma y a su vez también pedir perdón hacia todo eso que alguna vez siempre estuvieron ahí para nosotros, pero que solo los rechazábamos al principio porque mientras y cuando nos sentíamos bien en lo externo, mientras nos alimentábamos de lo negativo, mientras nos dejábamos llevar por las malas ondas vibratorias, mientras seguíamos hundiendo nuestra mente en el más profundo sueño de vivir nada más según la realidad de cada uno de nosotros, mientras gozábamos de una actitud y aptitud no adecuada provocando así un alejamiento total de darle paz a nuestro espíritu y a nuestra alma, pues entonces  nada dentro de lo interno tenía importancia, pero una vez que llega la aceptación de que es momento de cambiar, esa fuerza imparable que empiezas a dejar fluir se enciende como una gran luz desde el reflejo de lo que eres, porque volviste a creer en ti, volviste a ver el lado positivo, volviste a mandar mensajes innovadores que solo te ayudarán para regenerarte y regenerar a los demás, porque sentiste que ya no te dabas amor propio y llego el momento de volverlo a hacer, sino que ese amor se lo dabas a ese mundo externo que muchos ni siquiera saben que existes, pues esa fuerza energética de buenas ondas volátil e impulsadora te guiaran para que puedas recibir las ayudas externas que quizás provengan hasta del lugar menos pensado, “de ti mismo” (pues sería lo ideal), y hasta peor, de lugares, o de hogares, y/o de personas que muchas veces te advirtieron sobre lo que hoy en día pudieras estar padeciendo, pues como dice otra ley universal de la vida, “nadie es perfecto en este mundo”, y quién crea que lo es, solamente se seguirá engañando y marginando en el peor abismo del ego de una vida totalmente falsa e incrédula, porque tristemente al morir, quizás tengas que volver otra vez a repetir un ciclo más de otra vida en un lugar donde solo era el primer viaje para otros lugares que debías conocer, solo que esos lugares te necesita ya aprendido dentro de la humildad y de la sencillez, dentro del amor y la bondad, dentro de la paz y la positividad, no necesita a alguien que solo le siga trayendo problemas para oscurecer los espacios que están dados para seres vivos que pronto se puedan convertir solamente en luz.

A veces la humanidad solo viven sus vidas a lo que pueda estar de moda, a lo que les digan los demás, a todo eso que ellos creen que será bueno para saciarlo en sus vacíos emocionales y enfrentamientos internos y externos que puedan estar atravesando, entre la negación, la apatía y la frialdad, pero solo se encargan de ocultarlos a través de las cosas que son superficiales, les cuesta sacar a flote el amor propio que deben darse y el amor que también deberían recibir de quienes puedan dárselo, la cuestión es que solo siguen viviendo sin amor dentro de la realidad mundana, pagana, o terrenal, cualquier cosa lo satisface, se enfrascan netamente a ser feliz dentro de la falsedad del “yo” y del “soy”, retirando por completo a querer darle felicidad “al ser”, sin observar que hay dentro de su “ser” para ver tan siquiera el estado en que se pueda encontrar, sin hacer una revisión exhaustiva de todo eso que pueda estar molestándolo, perjudicándolo y dañándolo, pero que lo rechazan y lo encierran bajo jaulas y candados falsos por medio de solo placebos que ellos o alguien a quien no le importas puedan darle para seguir con una vida falsa que cada vez más las están tirando al peor basurero interno donde solo se alojan enfermedades, gusanos, moscas, putrefacción y descomposición sin tomar en cuenta que más tarde esto será reflejado externamente, y es ahí donde vendrá lo peor, pero lamentablemente muchas personas siguen con sus vidas sin darle la mera importancia de atender primero a “su hogar interno en vez del externo”, porque si por dentro te encuentras mal, entonces, lo que esté mal afuera nada de eso te importará, y más allá de todo esto, siguen metiendo sus cabezas en esos vasos de aguas llevándolos cada vez más a la ignorancia del conocimiento, a la perdida de la razón, de la lógica, del amor y de la concepción de lo que pudiera significar vivir plácidamente pese a todo lo malo que lleguen a sus vidas, como sembrando una semilla en el más asqueroso lodo de cualquier ambiente pero sabiendo que de ahí saldrá a flote una flor bellísima dando alegría a un lugar que pronto estará repleto de cosas hermosas, porque como dije anteriormente, “de todo lo malo, se puede sacar algo bueno, y si no la hacemos, estamos totalmente destinados a perjudicarnos y a solo vivir dentro de las desidias que se repiten y se repiten porque no hacemos ningún cambio en positivo”, y es cuando nos damos cuenta que para toda la vida es obligatorio que de vez en cuando hagamos una pequeña pausa para ver qué es lo que está afectando a todo nuestro ser etérico, porque justamente la vida es un equilibrio, e irónicamente tiene que existir un lado bueno y otro malo, porque en este mundo que es el primer viaje que hacemos para prepararnos para otros mundos que podremos conocer, es donde solo tal vez consigamos la armonía y la paz que muchos queremos que suceda en estos espacios de la tierra, pero siendo sinceros, “eso”, jamás sucederá, no porque seamos negativos, es la triste realidad, y el que no entienda que durante el trayecto del tiempo vivido, vivencial y el que podremos vivir más adelante siempre “debe existir una balanza de un todo para todo”, de que si caminamos por una selva debemos estar atento a no solo observar la belleza de la naturaleza, sino que también es querer estar atento y precavido a lo malo que esconde ella, y es entonces donde todo sucede, donde caminamos en oscuridades con buenas vistas o quizás hasta vendados, aprendiendo a sentir sin ver, a palpar sin tocar, porque le damos fe y fuerza a eso que llamamos “cuerpo energético”, quitándonos los miedos, dejando salir las buenas bestias que hay en nosotros, las que controlamos para que nos defienda, no para que nos haga daño, pero lo hacemos porque nos negamos a ser personas que se ahogan en un vaso de agua, a buscar soluciones, a querer prender una mecha de cualquier rama seca y seguir caminando sin necesidad del brillo de la luna o del sol, porque a veces la luz puede ser muy intensa, pero si durante los recorridos solo hay neblinas, es ahí donde nosotros debemos despejarla a través de aquello que nos pueda servir incluso viniendo de algo que nunca fue bueno, pero supimos como rasgarle todo lo malo para luego convertirlo en algo extraordinariamente y favorablemente bueno para nosotros, pero la humanidad es tan extrañamente complicada que todo lo que hace es para crear caos y más caos, pareciera entonces hacerlo porque les gusta más andar razonablemente siempre en la búsqueda de ver problemas sin dar soluciones, viviendo nada más entre la tragedia y el peligro, y justamente estas personas al igual que las que se ahogan en el pequeño vaso de agua se van inundando inequívocamente bajo los abrazos de la tristeza, el abandono, la dejadez y hasta incluso en la depresión, pero resulta curioso que cuando vuelven a sentirse bien por cualquier actividad que realicen fuera de sus hogares se olvidan de tomarse en cuenta a ellos primeros ante que los demás, de pararse frente al espejo y abrazarse, de observar como esos “abrazos de ti mismo para ti” pueden también ser caluros para aceptarte tal y como eres, porque una vez que lo hagamos, vamos a saber qué debemos cambiar y qué debemos reforzar para el bien de nosotros, pero muchos cuando se miran en el espejo solo miran al exterior, porque les cuesta mirarse frente a frente a eso que reflejas en la realidad, porque prefieren solo mostrar ese lado fuerte en vez de dejar fluir como agua en el rio con pocas piedras que la tranquen para también mostrar sus debilidades únicamente a los seres vivos que lo pueden ayudar para ser mejor y mejor, pero que lástima que muchos humanos solo hacen lo que otros hacen, dejan de ser originales, únicos, especiales, solo se convierten en actores de una vida que según los entendidos “es una comedia”, y algunos se convierten en grandes imitadores de papeles actorales que ya fueron dados, se olvidan de hacer su propio libreto para mostrar una obra nueva, otros simplemente necesitan que todo el tiempo les presten atención para poder cubrir sus necesidades emocionales de llenar justamente esos vacíos internos que se crean nada más porque se olvidaron de trabajar en ellos mismos para ver cómo, cuándo y dónde llenarlos nuevamente por la creencia de solucionar esos problemas que van ocultando y acumulando o que sencillamente le van huyendo para no sentir dolor, agonía, desespero y ahogos, dando como resultado que el cuerpo pueda exteriorizarlos algún día y hacer que todo empiece a comportarse de mala manera, creando así enfermedades que solamente fueron provocadas por ti mismo, y solo a partir de esos momentos es cuando empiezas a darte cuenta del grave error que cometiste de no prestarte atención a ti primero que prestar atención a los demás, o quizás solo llamabas la atención de los demás para que siguieran apoyando algo que solamente te estaba haciendo daño.

Así que querido lector, “nunca te olvides de darte amor propio, porque si no lo haces, y solamente tomas el amor ajeno de algo que es impropio de todo lo que tú eres, entonces no podrás conocer las fortalezas que tienes,  mucho menos podrás reconocer las fallas o debilidades que solo te pueden causar estragos en tu vida si no las eliminas por completo a medida del tiempo que vas viviendo, porque una vez que sepamos valorarnos a nosotros mismos sin necesidad de la aprobación de los demás, es ahí donde le estamos dando la gran importancia de lo que puede simbolizar tener y mantener un cuerpo sano, un espíritu alegre y un alma que siempre pueda estar a gusto con todo lo que hagamos, presto que la idea es evolucionar para mejor y mejor dando como resultados nuevas versiones de nosotros durante el camino que vayamos recorriendo hasta en valles oscuros y siniestros, ya que si siempre creemos que somos luz dentro de las tinieblas, no hay nada que pueda atemorizarnos para retroceder, sino más bien adentrarnos cada vez más a lugares donde puedan estar las respuestas a todas las dudas que vamos creando, y dentro de estas mismas dudas cabe señalarnos lo que en nosotros debemos también regenerar e innovar”, por ende, despeja la negatividad en tu vida, libérate de las ataduras, abre tu mente para lo nuevo, saca algo bueno de lo malo, no repitas lo que otros hacen, porque si es malo entonces solo absorberás energías en bajas frecuencias, pero si es bueno solo estarás imitando, puesto que la idea es que si es algo bueno tú puedas hacerlo mil veces mejor a través de aquello que viste que era bueno, como dándole tu propio toque original, ya que siempre es lo que se busca, hacernos notar primero a nosotros y luego para los demás (aunque eso no deba importar) a través de algo que hicimos con total confianza y fielmente renovado, no te aferres a los ciclos repetitivos sin hacer algún cambio que se vea totalmente factible para que eso pueda tener otra concepción y no repetir lo que una vez se hizo, busca la manera de crear cosas innovadoras, de valerte por ti mismo, de creer que a veces también debemos aliarnos a otros para que nos ayuden a superar cualquier obstáculo, que no debemos ignorar a quien nos pueda ofrecer algún tipo de amor, que no debemos dejar que otros nos hagan daño (empezando por nosotros), date tu puesto, date seguridad, confianza, si tienes que enojarte por algo que paso, saca la ira a través de algo que luego no te vayas a arrepentir, no dejes nada negativo guardado en ti, vive más en lo positivo, y veras que todo empieza a cambiar desde tu propia realidad, y lo más importante, nunca esperes a que los demás seres vivos sean a como tú quieres que sean, cada quien evoluciona a medida que va escuchando el llamado de que es hora de empezar a cambiar, y a veces cuando algo no sucede a cómo queremos, solo estamos llenándonos de angustias y permanecemos en un estado de total inquietud, pues en esta vida al parecer todo tiene un tiempo universal, y cuando llega la hora de que el universo actúe a nuestro favor o al de los demás, es ahí donde debemos prestar atención y observar las otras versiones que pronto vamos a querer hacerla nuestras, siendo esto la idea totalmente dada para mejorar y nunca retroceder, distráete con algo que alimente tu alma, vive tu vida solucionado los problemas en vez de darle más fuerza a dichos problemas para dejarlos solamente estancando, creando así heridas internas y superficiales, si te toca aconsejar, primero aconséjate a ti mismo y si ves que todo está bien, entonces aprende también de quien le hayas dando un consejo, vamos a mirarnos frente al espejo sin bajar la mirada, para mirar así más allá de lo previsto y dado, en esos ojos que suele mostrarnos el universo entero que somos, ese universo tan magnifico que es el que siempre debemos mostrar al mundo exterior con total firmeza, humildad y sencillez. Que el Gran Creador, el universo, la vida y el destino, regocijen tu hermoso corazón, bendiga todo tu ser y te glorifique siempre hacia una mejor vida de la que puedas tener ahora, un abrazo! 

Atte. Prof. Miguel Orellana. 

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Orellana

Ver blog
hace 4 días · 6 min. de lectura

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco más.

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco ...

hace 1 semana · 13 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 17.

El sendero de la muerte lúgubre del ser, una opció ...

hace 2 meses · 8 min. de lectura

Un Soñador Perdido en El Planeta Equivocado

Un Soñador Perdido en El Planeta · Equivocado · “U ...