José Briceño Diwan

hace 2 años · 7 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Mundo ilógico



Resulta que la realidad es solo una convención que no siempre respeta la percepción que tenemos de lo que al final resulta uno cree que sucedió o sucede. Nos han enseñado desde siempre la veracidad absoluta de las mil interpretaciones celestiales que de alguna manera explican la “verdad” de las cosas , por otro lado este fallecido siglo XX nos educó también a creer a pies juntillas en la ciencia, esa que no permite ser contrariada pues responde a una sola dimensión , sin embargo, llega un momento en la vida en el que todos los seres humanos debemos dedicarnos un rato a cuestionar esa cosa tan fundamental para la vida como lo es la realidad, y en ese instante te enteras que mal entiendes todo o simplemente no entiendes nada del mundo que te rodea, abres los ojos para darte cuenta que toda historia tiene baches , que la veracidad que pensabas inamovible te saca la lengua, si nos ponemos curiosos ni nuestra genealogía completa la conocemos, nadie sabe de abuelas y abuelos mal portados que cometían infidelidades sin mayor problema para endilgar el hijo al marido/esposa cornudo/a . Tías, sobrinas y hasta hermanas que pecaron en algún momento con otras cercanas y ahora, a mil años tu apellido genético se perdió en el desconcierto de una mentira avalada por el muy veraz registro civil que se atiene al principio de la buena fe, nada es seguro en este mundo, eso es solo un detalle.

Cuando eres niño crees todo lo leído, la reverencia con la que mis mayores alegaban sobre temas científicos. Crecí en una familia rodeado con tres tíos médicos y un biólogo cuyas conversas casi nunca eran ligeras por lo que (para mi) fue una decepción descubrir que la ciencia muchas veces se apuntala sobre falsas teorías, fue una cosa terrible leer en las clases de investigación en la universidad que el truco es hacer que tu tesis esté en los lineamientos de algún erudito para validar tu punto sin importar mucho si tiene razón o no, eso es suficiente para pasar por el aro del ámbito académico, ahora bien, cualquiera con buena memoria y google puede recopilar la información pertinente, que si la cosa se ajusta al modelo vas bien y en la mayoría de los casos (si quieres solo aprobar sin pena ni gloria) hasta te ganas los laureles de licenciado, magister o doctor , eso es una cosa descorazonadora.

Apartando eso, digamos en justicia que todas las religiones pasadas, presentes y futuras son voceras de un mundo que según la ciencia no existe, he ahí la primera gran contradicción entre los humanos , la religión es una suerte de negación aprobada, todo el mundo la tolera , me explico, entre científicos se tratan hasta con cordialidad pero estoy seguro que alguien dice que conversó con un ángel y de inmediato lo envían con el psiquiatra más cercano para que interne al infeliz esquizofrénico que habla con los ángeles, sin embargo los fines de semana, esos que mandaron al feliz mortal que habla con sus dioses hasta el manicomio , se reúnen para misas, cultos, congregación o como sea que las llamen, para rendirse ante lo que ellos denotaron como locura pero en la que ellos esperan los salve de la incertidumbre de la muerte para comprobar y como quien no quiere la cosa se hacen pasar por creyentes para engañar al cielo de su confesión , algo para volver loco al pensador más acucioso.

Ahora bien, desconectémonos de la lógica y caigamos en la trampa fácil de no dudar, en ese caso debería existir una pelea eterna en el cielo, los diferentes dioses tendrían una fiesta de castigos a cada instante haciendo de los respectivos paraísos un lugar bastante desagradable. A pesar de la supuesta conflagración celestial, en este trópico donde el cielo siempre es azul con blancas nubes, los días nublados son tan pocos que parecieran ni existir, sabemos con certeza que el firmamento está lleno de satélites con cámaras que tienen millones de filtros para cada espectro de luz imaginable, los científicos tienen aparatos para ver y medir cosas como los neutrinos que son la partícula subatómica de la luz , tan diminuta que no tiene masa, y hasta ahora ningún aparato de esos ha registrado una deidad de las tantas que se dice existen, hay videos en YouTube pero todos son dudosos por aquello de las ediciones digitales que agregan efectos especiales muy realistas.Ante esa evidencia uno comienza a creer que el asunto espiritual tiene gato encerrado por aquello de su organización administrativa.

Luego aparecen escritores aparentemente serios que le llenan a uno de más dudas, el más espantosa y escandalosamente farsante con el que me he tropezado es el de un fulano que asegura haber estado en el infierno luego de sufrir un episodio de muerte clínica y ser resucitado por un médico, las descripciones de tal sitio son para asustar al más pintado, leyendo eso uno dice que de repente está equivocado y la verdad es que el infierno es algo que nos tocará a casi todos , sin embargo te das cuenta que todos los tormentos así como la descripción del mismo Lucifer es precisamente una variante de la “Divina comedia” donde Dante inventó el infierno tal y como lo conocemos hoy día, quien sabe cómo se coló hasta el imaginario colectivo pero en el momento de la publicación de aquel libro había gente que aseguraba que el poeta (Dante) volvería para vengarse de sus vecinos de tan asustados que quedaron todos con el elaborado relato, volviendo al libro del señor que estuvo en el infierno, puedo afirmar sin lugar a dudas que en ese texto flota la razonable duda de si el hombre vivió eso o se lo calcó del manuscrito italiano para adecuarlo a su intención manipuladora , a lo mejor fue un ataque psicótico que transcribió y un editor habilidoso lo publicó como algo veraz para que miles de lectores se acercaran hasta la iglesia debido al terror que les causó tal relato, una excelente manera de hacer marketing de guerrilla, captando aterrorizados mortales con culpa.

Alguna vez tuve muerte clínica pero no recuerdo nada, al despertar solamente gritaba al médico que me dejase caminar para constatar que estaba vivo, algo ilógico cuando lo único que recuerdo con claridad fue el inicio del accidente y la sorpresa de abrir los ojos en un consultorio médico rodeado de muchas caras asustadas, incluyendo catorce puntos de sutura. No hubo ángeles, demonios, luz maravillosa ni amor infinito, eso que cuentan pasa cuando mueres, solo hubo vacío, por haber pasado por el trance pongo mucho en duda los relatos de esa categoría. Por otro lado también hay literatura científica avalada por un psiquiatra lleno de diplomas, doctorados y especializaciones, director de una clínica importante y docente de una muy famosa universidad (además de egresado de esa misma institución) lo que lo acredita como una mente difícil de engañar, el hombre de llama Brian Weiss quien publica una serie de libros donde describe como mediante sesiones de hipnosis varios sujetos destapan sus vidas pasadas develando una variante espiritual más novedosa que al contrario de las tradicionales, está por lo menos es verificada por una voz científica intachable por lo que le otorga cierta verosimilitud a la teoría.

Ante estos hechos uno se pregunta en que parte de la historia se quedó perdido el sentido común humano , en que instante se realizó esta lobotomía cerebral que extirpó el poder de la lógica de la inmensa cantidad de humanos que con el tiempo se hacen brillantes avances en todo menos en la maldad que se mantiene intacta desde tiempos inmemoriales , que a pesar de tanto intelecto resumido en las minorías estadísticamente imposibles que impulsan el mundo y que frente a las multitudes que viven solicitando favores, invocando ayuda, matando al por mayor para defender su religión , los que a pesar de odiar la religión hacen de sus líderes santos aun siendo asesinos (como la izquierda, por ejemplo), de cómo ha permitido existir en un estado de negación eterno diciéndonos que todo son supercherías pero no haciendo presión para denunciarlas, tanto así que se le rinden honores a un papa supuesto representante de un dios invisible y jefe de un ejército inmenso de colaboradores en todo el mundo, dirigentes espirituales haciendo un simulacro eterno esperando estar en lo correcto sin que les toque ni de cerca el espíritu científico de la época , lógico contrasentido, así mismo se pueden meter los papas, imanes, budas, sacerdotes, pastores, monseñores o como quiera que se definan, en todo caso es lo mismo pues se supone que con todo ese aprendizaje científico los humanos deberíamos estar mínimo , emigrando a alguna otra dimensión más amable que esta, basándonos en la muy interesante teoría científica de los universos múltiples que tampoco hay forma de comprobar pero que ha ganado popularidad en las masas, así como el viaje en el tiempo, la tele-transportación hasta la singularidad ( la posibilidad de trasladar la conciencia a una computadora) ninguno teóricamente factible según muchos pero de igual manera todos creemos que en algún momento existirán como algo cotidiano.

A pesar de todos los adelantos científicos y tecnológicos no hemos avanzado mucho como humanos, quizás el único avance fue el de poder inventar novedosas formas de adaptar el concepto de la piedra, el arco, la flecha y la lanza de maneras bastante eficaces , de resto seguimos en lo mismo, matándonos por guerras ilógicas, otros matan por poder, vamos a cultos religiosos donde por cierto siempre está la antigua figura del sacrificio aunque en unas lo imitan con pan y vino , en otras con animales y en las más espantosas sacrificando personas en honor a sus dioses , siguen habiendo bailes, en vez de declamadores hay conciertos multitudinarios, quizás con la variedad de que ahora vivimos más gracias a la medicina, sin embargo en el fondo seguimos siendo los mismos barbaros a quienes la modernidad ha suavizado las formas dejando intactos los instintos.

Si la cosa espiritual debería ser la columna vertebral de nuestra existencia en este plano/dimensión/vida es este galimatías de verdades/mentiras/teatro que está en contradicción eterna con esta ciencia que se supone nos condena , entonces ya por ahí vamos mal como seres humanos y lo más grave es que hay muy pocos que parecen darse cuenta de eso, de hecho conozco muchas mentes brillantes que ante el fracaso de buscar una teoría que pueda amalgamar religión con ciencia sin caer en el terreno de la especulación, como si la biblia (Corán, Torá, textos védicos o lo que sea) estuviesen apostillados por las altas autoridades celestiales que acreditan la veracidad de los textos en vez de ser escritos y reescritos por humanos tan poco de fiar como político en campaña. Cuando algún científico (bravo con Brian Weiss) siga el ejemplo que el psiquiatra realizó con su texto , que apunten con el dedo las incongruencias religiosas en pos de una teoría menos espeluznante que esa de multiverso celestial al que te puedes afiliar a ciegas y en vida pues si no lo haces corres el riesgo de salir rifado y pagar condena eterna en el infierno con mayor aceptación en tu zona horaria , algo retorcidamente cruel, por lo que pienso que la especulación no debería ser válida, entonces como solo hay trabajos científicos basados en la experiencia de un psiquiatra deberíamos seguir teorías basadas en la muy amable posibilidad de la reencarnación, del asenso espiritual hasta lograr una iluminación por aprendizaje para cambiar de dimensión y continuar por eones el viaje del espíritu, esta me agrada más que la de los castigos infernales. Que con la vida que llevamos algunos el infierno no hace falta.

Ejemplos sobre la realidad o su inexistencia sobran, aunque tengo la esperanza de encontrar aunque sea un atisbo de certezas al cual amarrar mis creencias antes de claudicar pensando en que mi percepción ha sufrido algún colapso hace años y que mi desconcierto forma parte de alguna patología mental no diagnosticada, es que así es más sencillo digerir la insondable cantidad de incongruencias con las que toca vivir a diario con el agravante de que uno se siente solo en su diatriba pues al mundo parece encantarle ser una contradicción eterna donde la razón es asunto de condiciones, y la realidad solo de percepciones viciadas.

José Ramón Briceño 2019

Mundo ilógico

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de José Briceño Diwan

Ver blog
hace 7 meses · 5 min. de lectura

Durante el segundo año de la peste

Me gradué de profesor hace una década, pero cuando ...

hace 11 meses · 4 min. de lectura

La nada existencial del siglo XXI

Lo que más agobia a la humanidad (luego del justif ...

hace 1 año · 6 min. de lectura

Realidad a la venezolana

Día 100b · Estos tiempos han demostrado que, como ...