José Briceño Diwan

hace 3 años · 2 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Mil Dolares

La televisión es muy aburrida, puedo entender que ellos (los de la tv) tengan que vivir de algo, sin embargo la mayor parte de la programación es un bodrio, menos mal existe la posibilidad de tener cable, la de señal libre es peor aun, sobre todo en un país donde las librerías dan lástima y las pocas que no dan lástima tienen precios que son un asalto a mano armada. En fin, hace días estaba haciendo zapping y  encontré  un programa de esos que hurga en lo bajo de la naturaleza humana , hacen todo un estudio de como gente que vive en zonas “felices” del planeta,lo hacen como quienes lo hacemos  en  “países tristes” de puro necios (o locos) que son, estoy hablando de los tacaños extremos, al final del episodio, una gente que lava ropa cuando se baña para ahorrar agua, no tiene electricidad en su casa, recoge de la basura cosas para su casa, la ropa la buscan en donde se las regalen, jamás salen y el narrador , con absoluta sorpresa dice que “La familia tal vive con apenas mil dólares al mes”, ahí caí que en Venezuela no solo somos pobres si no miserables.

MIL DOLARES al mes, en Venezuela no lo gana nadie o muy poca gente, si lo ponemos a dólar oficial corresponden a 200 mil Bolívares mensuales, algo así como 111 sueldos básicos, es decir, suponiendo que una familia trabajen padre y madre por sueldo básico, entre ambos no generan más de cuarenta dólares mensuales, sin ser tacaños extremos les toca buscar la vuelta por necesidad, eso que tienen empleo. Un profesor de liceo gana un poco más del básico, sin embargo esos mil dólares mensuales equivalen a poco más de treinta sueldos, casi tres años de trabajo, se supone que uno pasó por la universidad y debería tener alguna habilidad por la que cobrar un poco más, sin embargo en cualquier nivel educativo donde se trabaje pues se gana menos que un mesero de un Burger King.

Ahí está la razón de la bronca generalizada por la reciente eliminación de los cupos para viajeros, sin buscarle muchas complicaciones a la cosa era la única manera de traerse a casa esos mil dólares sin que fuese el gran esfuerza, te ibas, hacías una negociación para que algún comerciante te diese el efectivo a través de su punto de venta, pagabas la comisión y listo, en apenas unas horas has logrado tener en tus manos el equivalente a diez años de trabajo, pagar lo que gastaste apenas te costará una décima parte de lo que traes, vendes algo del dinero en el mercado negro, pagas las deudas y tienes bajo el colchón un ahorro válido para los tiempos difíciles. Ciertamente hay un desbalance entre los distintos tipos de cambio en Venezuela, ciertamente es una grosería que el dólar con el que se van de viaje (yo no he podido) sea patrocinado por el estado, pero viéndolo en retrospectiva es más grosería que los imbéciles hayan destrozado la economía, vivimos la bonanza petrolera más grande de la historia y los muy estúpidos la volvieron sal y agua.

Mil dólares siempre ha sido dinero, siempre ha sido una cifra grande, sin embargo para los Venezolanos es una fortuna inestimable mientras que en ese universo paralelo son los mendigos quienes tienen ese ingreso, acá son los millonarios de la cuadra quienes tienen ingreso de mendigos, cosas de la revolución fabricar un país donde la pobreza es algo tan profundo que hasta los millonarios son pobres.
José Ramón Briceño , 2018
@jbdiwancomeback
A propósito de esto que escribí en virtud de generar más ingresos ahora he estrenado una Tienda virtual donde puedes encontrar algunos artículos interesantes y de diseño exclusivo.
Mil Dolares
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de José Briceño Diwan

Ver blog
hace 8 meses · 4 min. de lectura

Propuesta para la Universidad del siglo XXI

Venezuela parece ser la suma total de varias trage ...

hace 1 año · 4 min. de lectura

El medio evo y el siglo XXI

Las redes sociales, sin querer, han llevado la com ...

hace 1 año · 5 min. de lectura

Ser o no ser, he ahí un dilema

Hace unos días, una tarde cualquiera, se me salió ...