Miguel Orellana

hace 1 año · 12 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

La resignación o la insurrección hacia la renovación del ser interno, depende de lo que se decida se podrá llenar los vacíos emocionales ante todo lo que nos circunda entre lo inevitable o inaceptable, según “El Método Orellana” (Volumen III)

La resignación o la insurrección hacia la renovación del ser interno, depende de lo que se decida se podrá llenar los vacíos emocionales ante todo lo que nos circunda entre lo inevitable o inaceptable, según “El Método Orellana” (Volumen III)


Hola humano universal, espero que estés bien, me gustaría que le des click a este link https://youtu.be/ytlKLVxezBg o play al video si te aparece en pantalla, el cual te llevara a un estado de serenidad, por favor coloca el volumen adecuado que te permita hacer la lectura de forma calmada y veras como todo fluye a través de todo tu ser, gracias!



Bienvenido:

Todo comienzo tiene un fin, y este fin da inicio a un nuevo mañana, ¿que sabemos entonces realmente de la vida y del destino si nos alejamos con el tiempo de las cosas que tienen mayor prioridad en lo personal y en lo general de cada ser vivo que habita en nuestro hermoso planeta tierra?, a veces nos enfocamos en un solo un punto estratégico para poder realizarnos y sentir satisfacción por ese algo que pudimos hacer y esto a veces nos lleva al descuido de otras eventualidades que quizás no le vemos o no le damos la importancia al momento, sino que con el tiempo nos enseña que valioso era lo que a veces no préstamo atención a pesar de que siempre hay detalles que observar, quizás son sacrificios que debemos hacer porque no queda de otra y sin importar que nos lamentemos era algo que tal vez ya estaba escrito o predestinado a que sucediera de esa forma, siempre hablamos del ciclo de la vida, del infinito, de esa nada que existe después del todo y luego volvemos a reiniciar tratando de intentar que sucedan las cosas de forma lógica o simplemente de manera milagrosa, entre la complicidad de la fe y la esperanza y el uso de la razón para todo aquello que provoca un desorden en nuestro universo, en tu universo y en el universo de los demás, ¿y si tal vez a pesar de los millones de años que lleva el mundo que conocemos ya nuestro creador tenía el concepto de lo infinito pero en él hay un límite donde ya sabía que solo la humanidad sería una primera muestra de lo que realmente él quiere hacer más adelante?, ¿existimos entonces realmente?, ¿nos sentimos vivos o solo dejamos que la vida nos pase a un lado dependiendo de las decisiones que vayamos haciendo por cada paso que estemos dando o solo somos el reflejo de lo que el creador quiere hacer cuando ya pueda corregir todos los errores que hemos podido cometer?; si los números son infinitos al igual que la nada en el universo, pero ese concepto es válido para nosotros nada más, y para el gran creador significa por dar un ejemplo solo el habita de un máximo de siete mil millones de humanos y un poco más, que casualidad que el número siete siempre está en todos lados al igual que los días de la creación del todo de la nada y si fuese como agregado a que podamos llegar a once mil millones de humanos el cual fue el número máximo dentro de la prueba que quizás podamos estar y no sabemos hasta cuando podamos seguir existiendo dentro de la infinidad que nosotros hemos creado pero que para él no es infinito, al menos en este lugar que llamamos planeta tierra, y al partir de este plano terrenal volvemos a nacer y reencarnar, sin importar que color tendremos en la piel, cabello, ojos, que idioma hablemos, o hasta tal vez convertirnos en otro ser vivo entre los animales que vemos, otros seres fantásticos que nuestro ojo común aun no ve por estar ciego ante la ruptura de la inocencia y lo mágico que solemos perder gracias a lo superficial y a la falta de creencia en lo que no se ve, solo ser, ver lo que ves, esa duda existencial que permitimos que nos invada de vez en cuando o simplemente regresamos y formaremos parte de una vida corta entre la naturaleza que vive evolucionando de forma grandiosa y bella pero que suele ser destruida por la misma humanidad y cuando nos vemos afectado es donde vamos aprendiendo que nunca pudimos lograr los cambios necesario y valorar cada vez el valioso concepto de ese amor que el gran ojo de arquitecto quiere que nosotros aprendamos a tener presente día a día en nuestras vidas y en la de los demás.

Dentro de la existencia que solemos creer porque así lo decidimos al momento de llegar a este mundo, sea por primera vez (cosa que dudo) o también sea por millones de veces que regresamos en esa reencarnación para seguir en la búsqueda de lo que siempre estuvo ahí, de enmendar los errores que pudimos cometer, para aprender a valorar todo aquello que nunca hicimos en las vidas pasadas, tal vez de lograr la justicia que se necesite a través de la divinidad haciendo esa conexión universal con nuestro gran creador que en el ayer decidimos no creer, a redescubrir todos los dones que se nos fue dado para utilizarlos de manera segura y confiable de que si podemos lograr el cambio una vez por todas por el bienestar de nuestro ser interno y que la felicidad que podamos sentir no sea un susto que nos obligue a desviarnos del camino porque se hace poco común aceptar que la felicidad sea de forma completa, a obligarnos que dentro de las normas y leyes de la condición humana sea respetarnos, amarnos, valorarnos, apoyarnos, ayudarnos, sincerarnos, entre otras que hagan que este viaje en este plano valga la pena y hacer algo nuevo donde las huellas que dejemos sean un digno ejemplo de lo que es y debería ser la esencia humana, no hacer lo contrario para matarnos, maltratarnos, exterminarnos, dañarnos, examinarnos, condicionarnos, encerrarnos, golpearnos, doblegarnos, arrodillarnos, dominarnos, pisotearnos, entre otras, me pregunto entonces ¿qué pasa con la humanidad en medio de todo?, en este caso para ese “todo” comienza a raíz de un punto medio, pues el planeta tierra es la marca de un punto mínimo de un lápiz con la punta más fina que tenga y marque solo sin fuerza la hoja de tamaño carta que tu quieras elegir, y el resto de la misma es la infinidad que existe en el cual somos nada ante la inmensidad de otros mundos que solo tal vez es la maqueta de lo que significaría poder realmente evolucionar dentro de la infinidad que a veces no vemos, quizás si la humanidad llegara a demostrar que si podemos vivir y convivir con amor a través de esa gracia del padre del todo, es donde sucederá el siguiente paso para vivir en otro mundo donde ya el creador lo haga habitable para nosotros y cuando nuestro cuerpo deje de existir en este planeta que ya conocemos, vamos a tener el chance y la dicha por primera vez en tanto millones de años experimentar la vivencia en otra evolución en un nuevo mundo, pero mientras tanto seguimos destinado a que el ciclo se repita y se repita hasta que valoremos lo que ya no valoramos hoy en día, esa paz, la armonía y serenidad que tanto necesitamos tener presente a cada segundo y a cada instante.

En la vida nos la pasamos preguntando tantas cosas y a veces no obtenemos las repuestas indicada en el momento adecuado y exacto en el espacio y tiempo en donde nos encontremos, no con esto quiero decir que dejemos de buscar lo que necesitamos para seguir hacia la aceptación de nuevos cambios y tener un mejor porvenir en lo personal y en los demás, por cada paso vamos por el mundo simplemente concentrándonos en lo que nos importa a nosotros nada más sin pensar en alguien o algo más, queremos lograr tantos sueños que a veces no sabemos ni por dónde empezar, hasta llegar a un punto que quizás nos perdemos en un abismo donde estamos solos por mas acompañados que podamos estar, es ahí donde cabe la pregunta más importante que te debes hacer, ¿quién soy y hacia dónde voy?, y de aquí salen las ramificaciones de descubrir ese propósito o esa misión que se te fue encomendada antes de llegar a este mundo, sacar a flote todos tus dones y expresarlo ante el universo, recuerda que tú eras nada en la oscuridad del infinito, pero al llegar a través de ese portal del tiempo biológico de la madre tierra empieza a llenarte de luz y esta perdurara en ti si así lo quieres y lo dispones, esto hará que tu camino siempre este iluminado para lo que quieres plasmar antes de tu partida y esperando el tiempo necesario para no regresar jamás a este lugar y por fin realmente merecer la bienvenida a un nuevo espacio que explorar, pero somos tan complicados que a lo mejor por cada cien años que pasen solo subimos una escalera de once que existe en la cadena evolutiva de la expresión universal dentro de lo que nos espera a futuro, entonces, ¿qué haremos para merecer algo mejor, a qué lado nos inclinamos para saber cuál es el equilibrio perfecto de la vida sin que exista otros motivos por el cual descuidarnos?, pareciera más bien que nos gusta vivir con todo placer entre el bien y el mal, amarnos y destruirnos, liberarnos y encerrarnos, aferrarnos y despegarnos, aceptarnos y tolerarnos, cambiarnos y resignarnos, renovarnos y conformarnos y así sucesivamente, acaso es lógico que esta balanza siempre este balanceada por dos palabras contradictorias que realmente nunca ayudara en nada para todo lo hermoso que nos espera dentro de algunos años y quien sabe el tiempo que tarde en suceder para que la verdadera ascendencia del todo nos acobije y nos lleve a la verdadera evolución universal, pero ahí estamos, enfocándonos paso a paso en ciertos puntos medios que depende de lo que tú quieras, será el inicio para llenar los vacíos emocionales que los humanos suelen tener de vez en cuando, ¿vale la pena entonces seguir intentando?, sea lo que sea que estemos haciendo, ¿valdrá en algo tanto esfuerzo que hacemos?, no lo sabemos, solo estamos dispuesto a que el camino que elijamos sea lo mejor de lo mejor para que nuestro ser interno este bien a pesar de que algunas veces no lo estemos, sea porque nos alejamos de todo aquello que también debería importarnos o que vayamos formando muros o barreras sin querer queriendo total de lograr los objetivos planteados sin tener la certeza absoluta que podamos marcar la diferencia definitiva ante ese equilibrio imperfecto que existe del perfeccionismo que la humanidad al parecer le gusta poder estar, es necesario a veces replantearnos lo que estamos haciendo en el aquí y en el ahora y ver si realmente vale la pena, a partir de este punto viene la toma de decisión entre la “resignación y la insurrección” de la renovación de lo que estás haciendo para darle tranquilidad a todo tu “yo universal”, a ese ser interno que a veces grita y no lo escuchas, porque te dejas opacar por tantas cosas que suceden en el mundo externo y te olvidas de trabajar en ti mismo para meditar, analizar y reflexionar todo lo que estás haciendo y de esta manera purificar lo que está oscureciendo en ti y así ayudar a que esa luz siempre brille en medio del punto de partida en todo tu ser, entonces, volvemos a crear otras preguntas, ¿esta lista la humanidad para cambiar, transformar y ascender hacia lo nuevo que nos espera?, ¿y tú, te sientes listo?, vamos a decir que si para ser buenos optimistas ante la vida de la creación y rendirle honor a la fe y a la esperanza de la que tanto hablamos.

Cuando llegamos a cierto tramo de la vida existen los peligros que nos podamos convertir en personas duras, exigentes, frías, calculadoras, materialistas, superficiales, con poco sentimientos, desconfiables, sin nada de imaginación y menos de ilusión, ya no creemos en lo que no está, solo en lo que vemos, en esa realidad que suele ser tan cruda que nos golpea a diario porque así hemos decidido convertirla, ojala que fuese hermosa a cada segundo, pero gracias a ese equilibrio imperfecto que se mantiene estable es que nosotros nos llenamos de basura que llega a afectar hasta nuestra propia esencia en lo mental, espiritual y almática que nos hace daño y justo ahí es donde debemos parar y saber qué haremos para decidir qué hacer y volver a empezar, será entonces llegar a la definitiva de resignarnos para siempre o por un periodo de estar quieto, o renovarnos dentro de la insurrección a nivel del ser interno, pero que significa en si “la resignación”, es renunciar, admitir, asumir lo que hecho esta, aceptar, conformarse, retirarse, dejar y afligirse a que lo inevitable tiene que pasar, sea porque ya está escrito en el destino o porque simplemente tiene que pasar así dentro lo universal y es ahí donde solemos entrar en un estado del punto medio que te hable, sea porque ya te cansaste, hiciste todo lo posible, agotaste todas las ideas, diste lo mejor de ti, se te apago la luz por un momento de la creatividad y la imaginación que tal vez tenías en ese tiempo donde te sentías animado para querer lograr diversos cambios que traerían paz a tu ser interior y tranquilidad, ¿se puede entonces juzgar a un ser vivo por querer resignarse y empezar a llenar de otra forma esos vacíos emocionales en la que se encuentra?, quizás el destino no estaba escrito que terminaras lo que una vez empezaste y llego la hora de pasar la tarea a otra persona para ver si logra hacer realidad por lo que tanto luchaste, esto suele pasar en todo lo general que te toca vivir, y en ese punto medio de un espacio y vacío emocional tan grande buscar nuevas formas estratégicas para volver a elevar tu espíritu a través de nuevas misiones que aun tengas por cumplir en tu vida personal que harán un bien para todo tu ser y para el de los demás, ya que siempre existirán nuevas oportunidades que te aclarara otros panoramas que no habías visto por el simple hecho de estar tan sumergido en algo que al principio no habías entendido que no era para ti, pero que dejaste una huella o al menos marcaste la diferencia hasta donde pudiste y a decir verdad es un adelanto para quien siga eso que estabas haciendo, es algo así como por ejemplo que una persona quería ser ingeniero y al estar en el cuarto semestre de la universidad se dio cuenta que no era lo suyo, y al parecer según algunos encuentros con amistades de la sección de abogacía te sentiste tan identificado con la carrera que hasta llorabas de la emoción de ser feliz con tan solo el hecho de aprenderse las leyes de una forma tan natural y esplendida como si toda la vida lo hubieses hecho y decides resignarte ante la carrera anterior, descansar en ese punto medio y volver a empezar otra vez una carrera universitaria diferente, y para que veas que todo se conecta, pues de tu resignación se abrió cupo (que no existía) para otro estudiante que pedía con exclamación hacia la creación que se le diera un chance de entrar a esa universidad y así convertirse en uno de los mejores ingenieros del mundo, y resulta que el que se resignó será uno de los mejores abogados que cambiara las leyes para que exista una mejor humanidad ante tanta justicia que hace falta y este ingeniero será un soñador que traerá muestras de lo que nos espera en un futuro ligando perfectamente la relación natural y tecnológica en un estado de inevitable armonía, ¿se puede hablar entonces de casualidad o algo predestinado?, dicho esto, ahora aclaremos que es “la insurrección”, es revelarse, levantarse, alentarse, pronunciarse, animarse, esforzarse, entre otras y no aceptar de forma ilusoria lo inevitable, sino tener la esperanza de que lo inaceptable sea nuestra palabra más cuestionable para ir en contra de quien nos pueda causar daño o simplemente frenar los deseos que queremos ver logrado a través de esa hermosa inquietud, sea en el ámbito de la vida personal, social, político, económico y cultural, tampoco podemos juzgar a quien sigue creyendo que lo inevitable es inaceptable porque tal vez tiene la creencia de que hará una grieta en el tiempo, y eso, que era ineludible cambie en cuestión de segundos y por fin se pueda lograr lo que nunca se pensó que pudiera pasar, quizás entonces estas dos palabras entre la “resignación y la insurrección” forma parte de la vida de cada uno y sea cual elijas llenara en ti espacios vacíos emocionales a través de lo que vas obteniendo por las cosas de la cual te retiras o sigues adelante luego de renovarte en un momento de pausa que pudiste tener, no sabemos que pudiera pasar mañana, lo que estamos claro es que la vida se vive a cada segundo, se debe respirar, descansar, traer calma a nuestro hogar, y nunca dejar a un lado otras cosas que deberían estar presente en nuestras vidas, algo tan simple como que vas caminando distraído porque estás pensando que hacer cuando llegues al lugar destinado y no como un viaje hacia tu trabajo, negocio, empresa, una cita con alguien, una visita para un familiar, amigo o conocido, un encuentro con el restaurant donde siempre almuerzas, la subida a la montaña, una ida a la playa, etc… y en ese recorrido quizás había una ardilla abrazando a otra nada más por el placer de demostrarle lo que sí importa, “el amor en todo a través del todo”, si no hubieses estado como una persona tan fuera de sí en los detalles que pasan a cada momento te aseguro que ese abrazo y ese amor que se dieron esas dos simples ardillas te hubiese hecho el mejor día de ese instante en el tiempo, no nos percatamos de tantas cosas que nos pasan y eso forma parte del porque el mundo quizás sea testigo de una destrucción total de la humanidad y no superemos la prueba que el creador nos puso hace millones de años, vuelvo a preguntar, ¿qué pasa con la humanidad en medio de todo, se resignara o será de la insurrección para lograr cambiar quizás lo inevitable?, si te resignas está bien, no importa, ya te lo hable, solo busca tu camino y ve la luz de esa evolución que pronto llegara a tu vida, solo quiero hagas el bien, es todo, y si decides ser del club de la insurrección para renovar y renacer todo lo que eres porque así lo decidiste, lo afirmaste y lo decretaste en algún momento de tu vida, está muy bien, solo recuerda que también tu existes, que eres humano, que eres débil y fuerte, miedoso y valiente, y que también debes descansar de vez en cuando para volver con más fuerza a todo aquello que quieres ver logrado a través de esos sueños que tanto tienes día a día, sin dejar a un lado ese amor que nos ayuda a estar bien con nuestro ser interior y con todo lo que nos rodea, solo trata de no descuidar lo que eres y lo que te define, no vivas la vida apresurada, llévala con calma y de vez en cuando corre estando seguro de ti mismo, algo así como “vísteme despacio, que llevo prisa”.

Así que querido lector, vamos a prometernos que nunca nos culpemos por lo que hubiese pasado si tal vez hiciéramos lo que nunca pudimos hacer, quizás no era para nosotros, solo el hecho de que las cosas pasen por alguna razón puede servir como aliento de algo que no pudimos cambiar, porque esto nos atormentará para el resto de nuestras vidas y no podremos ver otras cosas que están destinada para llenar esos vacíos emocionales, espirituales y mentales que en algún momento de nuestras vidas necesitamos ocupar, vamos a hacer lo imposible en que siempre tenemos que ser positivos, optimistas, ilusionados, alegres, eufóricos, soñadores y luchadores, esto nos alienta a que debemos ser constante en lo que queremos y nunca dejar de intentar, no lo olvides jamás, “intentar” que las cosas sucedan hasta que llegue el día que nos resignemos y busquemos otros caminos o ser tan creyente que de ese intento hará justicia a lo que tanto quisiste que pasara en tu vida y afectara de forma positiva a toda la humanidad, “nunca descansemos de los intentos de ese algo que queremos que suceda, si no paso, no pasa nada, al menos sabrás que lo intentaste y serás un ejemplo a seguir para quien pueda ser tu sucesor y este tal vez lograr lo que algún día tu empezaste”, recuerda que todos necesitamos de todo, tal vez ese ingeniero y ese abogado serán la combinación perfecta en la balanza imperfecta estable que necesita ser cambiada por una nueva y solo balancear la paz que necesita el padre del todo para que lleguemos a un nuevo mundo que está ahí solo esperando por nosotros, sea como sea, eres un ser hermoso, valeroso, guerrero, esencial y primordial, porque si decides hacer lo correcto esto traerá como consecuencias hechos realmente buenos y bondadosos que formara parte de lo inevitable que si debe pasar y que no habrá absolutamente ningún ser vivo o ente maligno que pueda hacer una nueva grieta en el tiempo que quizás ya poco nos queda para aprender a ascender a la nueva evolución universal, seamos el punto medio y volvamos a empezar sin culpa y nada que podamos lamentar en ese futuro que suele ser a veces muy incierto, pero que sabemos que está ahí, esperando siempre lo mejor de cada uno de nosotros, solo respira, cree y renovate en un nuevo y hermoso ser. Que el gran Creador, el universo, la vida y el destino, regocijen tu hermoso corazón y bendiga todo tu ser, un abrazo!

Atte. Prof. Miguel Orellana

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Orellana

Ver blog
hace 2 semanas · 13 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 19.

Entre la seguridad falsa de tus sombras como un as ...

hace 1 mes · 13 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 17.

El sendero de la muerte lúgubre del ser, una opció ...

hace 2 meses · 12 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 14.

El abandono del amor propio en el ser y el redescu ...