José Briceño Diwan

hace 2 años · 4 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

La izquierda global

  Uno de los objetivos más profundos del ser humano debe ser, necesariamente, buscar maneras de establecer parámetros más firmes sobre lo que es ser inteligente y entre cuales parámetros moverse a fin de que cada quien haga un examen de conciencia así quizás por fin se miren a un espejo y se vean desnudos en su absoluta estupidez, a lo mejor se desata una epidemia de suicidios que por ser tan espantosos no dejarían de ser un gesto amable en pro del avance en el planeta al desaparecer de forma abrupta , tantos que tanto mal hacen a los moradores del planeta, lo peor es que las mayorías lo hacen bajo banderas políticas que pudieran ser tildadas de progresistas aunque en la praxis sea todo lo contrario.

Los fanáticos de izquierda son un ejemplo clásico de malos elementos para la humanidad, la ideología en sí misma, sin las vueltas retoricas de los insufribles teleología atea del “materialismo histórico” “Izquierda democrática” (un espantoso eufemismo que se abrogan los estados totalitarios insertándolo de manera ominosa antes de los nombres de sus republicas) o cualquier otro adjetivo similar, juran dar más libertades, alimento, casa, medicinas y en fin, una vida más justa sobre todo enfocando sus esfuerzos en los más necesitados. La realidad histórica desmiente toda la farsa, ampliamente documentada y en países tan disimiles como Rusia, China, Cuba, Corea del norte, Vietnam y Venezuela, por nombrar algunos, donde los gobiernos se cimentaron en pilas de cadáveres, presos, muertos de hambre y pobreza generalizada como premio a la fidelidad revolucionaria. Si bien es dramático pensar que en aquellos antros de miseria revolucionaria todavía existan seres que creen en el gobierno que les ha tocado en suerte , peor aún son aquellos que viviendo en paraísos de orden y prosperidad se vuelvan defensores , colaboradores y hasta secuaces de los regímenes socialistas.

Lo impresionante es que dentro del mismo gobierno explotan todas las contradicciones pues los mismos funcionarios que gritaban consignas sobre la imposibilidad revolucionaria de cometer actos en contra de las leyes son ahora grandes capos de los muchos modelos de crimen organizado que existen en esos países (en especial Venezuela) , hacen declaraciones, mítines en defensa de los revolucionarios, conforman retorcidas teorías geopolíticas para demostrar que las potencias los sabotean sin tener en cuenta que lo mejor que les puede suceder a los imperialistas es que los venezolanos (por ejemplo) sean prósperos pues con los avances de la tecnología ya las distancias no son peros para el intercambio comercial, además los prósperos no emigran, si acaso van de vacaciones a gastar sus ahorros enriqueciendo a todos en el camino, desde el portero del hotel, los mesoneros, los impuestos, los bares restaurantes, jugueterías, licorerías, tiendas en general y hasta las prostitutas serían más exitosos, por tanto pagarían más impuestos, todo en función del enriquecimiento de su país por lo que es inútil pensar que van a sabotear la cosa para que no estemos bien. ¿Llevarse los recursos naturales?, eso es posible pero ya es cuestión de que los imbéciles políticos dejen de venderse por tres monedas, que si compradores y vendedores siguen algunas reglas básicas que convengan al país en general bien vale hacer negocios, no como ahora que Rusos y Chinos se reparten la piñata de forma más que evidente sin que se noten muchos cambios a pesar de las ventas grotescas. Por otro lado hay también otros factores aún más oscuros entre bastidores y ninguno de ellos califica para menos de una cadena perpetua por lo pérfido de sus actuaciones, envileciendo todavía más las farsas socialistas.

Sorprende saber, además, que muchos de los que defienden esa farsa son gente con estudios formales, basados en un entarimado de investigaciones que le otorgan de alguna manera cierto halo de veracidad científica a las aseveraciones de los teóricos marxistas, esos tiene menos perdón pues todos saben que cuando se hace investigación es común seleccionar solamente las teorías que aseguran una tesis positiva, las que no pues se ignoran adornando todo el discurso con términos que pretenden ser nuevos pero que mirando de cerca son solo malos inventos de su extraño proceso de pensamiento, que sumado a la inveterada costumbre que tienen los de izquierda para inventar excusas que convalidan a sus colegas bajo el supuesto de que este colega elogiado lo hará con él en algún momento por lo que siempre vale (para ellos) admirarse de gratis, inventar interpretaciones de las interpretaciones de los interpretes primigenios sobre las posibles derivaciones aparentes del pensamiento marxista como recurso discursivo de su vacía retórica.

Las excusas esgrimidas por estos validadores que además son repetidas sin descanso por una gran turba de calienturientos retrasados de las aulas universitarias que van desde culpar al imperio de todos sus males incluyendo desastres naturales, el mal gusto de querer vivir bien que jollibud quiere inculcar entre los inocentes espectadores de las masas, los virus, la economía y hasta los males de los que los culpan hablando por ejemplo que si los gringos no compraran toda la coca que les venden los carteles estos no existirían, por tanto el mal de la corrupción y la violencia de los carteles es culpa de quienes les compran y no del sistema que todos conocen pero que igualmente niegan a pesar de las abrumadoras evidencias en su contra, las que por cierto califican de montaje pero ni de casualidad se ponen a derecho para desmentir la especie, algo que causa más sospecha que otra cosa.

Lo cruel, algunas veces pienso que quizás alguna cosa química le ponen al agua y por mala suerte soy inmune a sus efectos por lo que me molesta vivir de esta manera , pero luego de mucho investigar te das cuenta que no estás (tan) loco, es que en realidad los amigos que defienden esto sin haber tenido jamás que dormir con hambre, negarse hasta la posibilidad de un par de zapatos porque tu sueldo no alcanza a pesar de tener un par de títulos universitarios y más de 15 años de experiencia profesional, no tener para ir al trabajo, no poder aspirar a mucho si te apoyas en tu ingreso, que si te enfermas el pronóstico es fatal no por no ser curable es por falta de fondos o medicinas (que en el caso en lo mismo) para sanar, como carajos alguien que sabe que trabajando lo tiene todo prefiere defender porquerías como estas basado en evidencias falsas entregadas por agentes de propaganda, sin dignarse a teclear algo en Google para saber exactamente que sucede y si lo que defienden es válido, como es posible que gentes así pululen todavía en la tierra y no sean tratados medicamente de esa deficiencia mental tan severa que los hace inventar realidades alternas solamente para creerse parte de un falso movimiento que se distrae en tonterías solamente para no poner atención a lo realmente importante, la vida de quienes sufren los embates de los malos gobiernos.

Este es solamente un ejemplo que si seguimos con la cuenta de las otras evidencias de que hay alguna cosa errada en la percepción de normalidad en el mundo el relato terminaría siendo una tesis doctoral que no estoy dispuesto a investigar, lo aterrador es que la mayoría de esas otras espantosas manías del fanatismo se rozan directamente con la izquierda sin que la intelectualidad simpatizante de la izquierda global lo apunten con el dedo tan siquiera, esos no existen para la izquierda del primer mundo que tanto se divierte y sueña con esta que a los venezolanos nos sacó de la gráfica de la miseria socialista.

José Briceño 2019

@jbdiwancomeback

La izquierda global


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de José Briceño Diwan

Ver blog
hace 1 año · 4 min. de lectura

El medio evo y el siglo XXI

Las redes sociales, sin querer, han llevado la com ...

hace 1 año · 6 min. de lectura

Realidad a la venezolana

Día 100b · Estos tiempos han demostrado que, como ...

hace 1 año · 4 min. de lectura

Amaneció de golpe

La mañana de un viernes de septiembre, amanecieron ...