Miguel Orellana

hace 5 años · 7 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

¡La felicidad y la tristeza, dos variantes que luchan en nuestras mentes y corazones!, según “El Método Orellana”

¡La felicidad y la tristeza, dos variantes que luchan en nuestras mentes y corazones!, según “El Método Orellana”

Nuestro gran señor todo poderoso que llamamos “Dios”, al parecer fue quien nos creo a su imagen y semejanza, y supuestamente nos hizo la maquina más perfecta que puede haber en este planeta y en el universo, si en dado caso no existiera vida en otro planeta, cosa que aun estamos averiguando, lo cierto es, que para todos los creyentes tenemos la terminación que este espíritu santo nos creo de una manera súper perfecta y nos dio todo lo necesario para poder sobrevivir en esta tierra, hago esta pequeña introducción, para poder reforzar algo que he estado recalcando en mis escritos, donde digo, que el ser humano a pesar de que es una máquina perfecta es alguien “súper complicado”, cuando me refiero a esto, es porque siempre el ser humano, será una persona que estará luchando a todo momento con sus emociones y con su mente, algunos dicen que dichas sensaciones de emoción se puede hasta sentir en el corazón de nuestro cuerpo, otros dicen que lo sienten en todo el cuerpo porque les da como un frio o escalofrió, otros manifiestan sus emociones a través de un pequeño susto que sienten en el corazón como si se le volteara, pero a decir verdad todas las emociones son controladas a través de nuestras mentes o cerebro, todas estas emociones son definidas como: alegría, tristeza, agonía, impotencia, rabia, dudas, decepciones, depresión, y entre otras que pueden existir a medida que tengamos experiencias a cada momento nuestras vidas, pero en esta nueva publicaciones les voy hablar de dos tipos de emociones que tratamos a diario, estas se llaman “Alegría o felicidad” y “Tristeza”, estos dos tipos de emociones a mi criterio, son las más importantes y las mas variantes que pueden existir en nuestras mentes y cuerpo como tal, ya que según mis observaciones y conclusiones, digo que la alegría es el “bien” que uno siente y la tristeza es el “mal” que igualmente uno siente en los corazones o mentes, el ser humano se ha acostumbrado a ser feliz, el cual es el deber ser de cada uno de nosotros, que seamos “FELIZ”, ya que si todos nosotros nos sentimos muy feliz, podemos lograr muchos objetivos deseados, y a su vez esa emoción nos ayuda a motivarnos y darnos más auto estima, para seguir logrando las metas que tengamos cada uno de nosotros en la vida, pero lamentablemente la felicidad nos es para siempre, como diría un viejo dicho “no todo es color de rosa”, ya que ha sucedido en muchas oportunidades que estamos en algún lugar compartiendo y de repente nos llaman para darnos una mala noticia, sea que alguien haya muerto, sea que a una persona la chocaron, sea porque algún familiar se fracturo, y así sucesivamente infinitas situaciones de la vida, el cual nos corta esa felicidad que estemos sintiendo en cualquier momento en cuestiones de segundos, es por eso que la alegría siempre estará luchando con la tristeza, y lo más bravo del asunto, es que lamentablemente el ser humano necesita vivir a cada instante estos dos tipos de emociones, para así uno poder aprender a controlar las demás características emocionales que nos produzca la felicidad y la tristeza, pero hay un detalle muy importante que no podemos dejar escapar, el cual es que nosotros también tenemos en muchas oportunidades, la opción de ser “feliz” o de estar todo el tiempo “aparentando ser feliz” que es igual a “tristeza”, y este tipo de caso se ve mucho en las relaciones de parejas, sea de matrimonios o de noviazgos formales, de verdad que yo nunca he podido entender que alguien deje de ser feliz porque simplemente se calan el “qué dirán” de la gente, a todos los lectores recuerden la nota que escribí hace tiempo llamada “imagínate, que dirá la gente” donde digo que “no importa lo que piensen los demás, lo que más importa, es lo que piense usted mismo”, y lamentablemente hay muchas personas y hasta gente que yo conozco, que dejan de ser felices porque les da pánico separarse o divorciarse de su pareja por varias razones, una que no quiere causarle un trauma a sus hijos, otra que no sabe de qué manera podrá reaccionar su pareja y la otra razón, es porque no sabrá, como lo tomara su núcleo social, señores!! les hecho un cuento rapidito, mi madre y mi padre se separaron cuando yo tenía solo 10 años de edad, y realmente no quede en ningún momento traumatizado por la separación de ellos dos, mi mama después que paso unos días de tristeza y de un estado emocional recuperativo, ella después fue feliz, porque pensó que fue la mejor decisión y también siguió con dicha felicidad porque mi padre se convirtió en su amigo y con respecto a sus hijos nunca los abandono, más bien fue un padre excepcional, que rompía con las barreras de todo lo normal y que nos brindo todo su amor y cariño a su manera y el cual siempre nos apoyo a lo que se refiere a comida, ropa, estudios, viajes, conversaciones, aprendizajes, experiencias, y nunca mi madre nos metió cosas en la cabeza de la situación que ella haya podido vivir con mi padre, el cual haya sido la razón de su separación, siempre nos mantuvo que su decisión, nunca afectaría nuestro cariño y amor por el, mas bien, siempre estuvimos en contacto, y como mínimo cada dos semanas nos veíamos y salíamos, a la final, mi padre que dios lo tenga en la gloria, fue el mejor hombre y padre que dios pudo haber hecho en este mundo, es por eso, que a través de este pequeño cuento realista de mi vida personal, doy por sentado que uno “el hijo” no queda afectado o traumatizado por la decisión que pueda tomar algún padre o madre de separarse de su conyugue, para así poder respirar ese aire de felicidad, sin importar que a la final te quedes solo por un momento corto o de largo plazo, porque lo que realmente debe importar es que uno sea lo más feliz posible en esta vida, también tenemos el caso de los trabajos laborales, hay personas que lamentablemente no son felices en sus trabajos, y bueno, si eres alguien joven y sin ningún tipo de responsabilidad, pues entonces deberías renunciar a ese trabajo y buscar otro empleo, para que de esa manera puedas buscar esa “felicidad laboral” que deseas tener, a pesar que todos nosotros sabemos que hoy en día buscar empleo no está muy fácil que digamos, porque en este país “VENEZUELA” se está viviendo esa situación a pesar de que el señor Chávez, dice que este es uno de los países con la más alta tasa de empleo, el cual a mi opinión el está totalmente mojoneado y equivocado con dicha afirmación, lo cierto es, que si aun tienes el apoyo económico de tus padres, pues aprovecha y busca otra clase de empleo “si es que encuentras” el cual te haga sentirte “feliz” por lo que hace y no porque sea obligatorio, arrecho es, estar en un sitio de trabajo donde uno no se sienta feliz, pero que lamentablemente te llenaste de responsabilidades sea por descuido o porque te toco la hora de tener dichas obligaciones, el cual estas son: ser padres, vivir solo porque te fuiste arrecho de la casa o simplemente te fuiste a estudiar una carrera universitaria que no daban en tu pueblo o ciudad, también porque te cazaste y vives independizado con tu pareja o a veces pasa que tienes que ayudar en el hogar obligatoriamente, para poder subsanar los gastos de comida, de servicios públicos y privados y de paso tener dinerito en la cartera, y bueno, cuando el ser humano va agarrando estas responsabilidades sea porque le toco la hora o porque le cayó de sorpresa, es ahí cuando da impotencia seguir en ese trabajo donde no eres feliz, pero que lamentablemente tienes que calarte esa “infelicidad” porque tienes ahora obligaciones en tu vida, pero a esas personas, que seguro estoy que a alguien que este leyendo esto le esté pasando este tipo de situación, les aseguro que dios se recordara de ustedes y les mandara a un ángel para que puedan conseguirle otro empleo donde ustedes sean felices y se sientan súper agradables en ese lugar de trabajo, otro ejemplo que podemos poner de la felicidad y de la tristeza, es sobre algo que pasa a diario en nuestras vidas, hay muchas personas que nos pide consejos para ver si le damos un poco mas de aclaratoria en sus mentes y de esa manera completar dicha felicidad en sus vidas, porque alguien que sea objetivo nos dé una idea mejor o un consejo que nos conlleve a la búsqueda de la felicidad, pero lamentablemente hay personas que lo que hacen es hacerles perder el tiempo a uno, es decir, a todos nosotros nos ha pasado que alguien se pone hablar de todo un poco hasta que llega al tema principal de dicha conversación y el cual tiene preocupado a esa persona, resulta y acontece que a la final, uno que es el que está escuchando, le da algunos consejos sobre la manera en que debería actuar o de hacer las cosas, porque supuestamente uno ya vivió esa experiencia y sabe cómo manejar la situación y si en dado caso no fue así, entonces solo sería una pequeña idea o un aire de respiro para que esa persona pueda pensar mejor y analizar las cosas con más claridad, lo cierto es, que a la final supuestamente los “consejos” que el ser humano da a otro, es para el “bien” de esa persona y para que así pueda buscar esa felicidad que tanto anhela, lo que pasa, es que mayormente nosotros, tenemos que vivir las experiencias “erróneas de nuestras vidas” para así poder aprender de ello, a pesar de que alguien nos “aconsejo y nos advirtió” de cómo serian las cosas, pero como dicen por ahí, “el que no arriesga, no sabrá si será feliz o infeliz”, pero siempre he dicho que las personas tienen que tratar en lo posible de hacer caso a los consejos que se le den, porque existe un 70 % de seguridad de que ese consejo sirva de algo y así le evitara a uno conseguirse con la tristeza, y digo esto porque después que escuchamos dichos consejos por esa persona, a la final no le hacemos caso y nos atrevemos a hacer lo que nos dé en gana y después chocamos contra una pared y lamentablemente vienen los lamentos, arrepentimientos, llorantinas y tristeza, para luego decir “porque no le hice caso”, bueno, que se le puede hacer, el ser humano es súper incomprensible y por ende nunca sabremos si nos harán caso o no a dicho consejos que le demos a esa persona conocida o desconocida por nosotros, es por eso que a veces cuando tenemos algún tipo de conversación privada con alguien, llega el momento en que sale a luz, una pregunta que a veces nos cuesta responder, esta es: ¿eres feliz?, bueno, es una pregunta muy cortica pero a veces nos cuesta trabajo darle una respuesta concreta y concisa a esa pregunta, lo que pasa es que cuando nos hace esa clase de interrogante, para no extendernos respondemos hipócritamente diciendo que “si soy feliz” cuando que en verdad está lleno de tristeza y de odio, como a veces pasa que la gente responde “bueno soy feliz en cierto modo, ya que según lo que veo, soy feliz en esto, esto, y esto, pero en aquello no lo soy, y realmente no me siento feliz en esto porque pasa esto y esto y esto” ósea, es más o menos un ejemplo de lo que a veces uno habla por ahí con cualquier persona, y a veces tenemos la gran oportunidad de responder “SI SOY FELIZ EN TODO A LO QUE RESPECTA MI VIDA” cuando logramos tener esta clase de respuesta, es algo súper espectacular y extraordinario poder decirlo, ya que al parecer eres feliz en tu vida personal, en tu relación de pareja, en tu trabajo, en tus estudios de superación, en tus experiencias de viajes, en tus logros que haces poco a poco y en todo lo demás que circula en tu vida, así que amigo lector, tratemos de dar siempre la respuesta concreta sobre si somos o no felices en nuestras vidas, si no eres feliz, trata de buscar la manera en convertir esa tristeza en felicidad, si se pone difícil la cosa, pues entonces trata de ponerte un disfraz de felicidad para que no te afecte tanto la situación de tristeza que estés viviendo en ese momento de tu vida, pero no olvides que ese disfraz algún día, se puede convertir en tu verdadera personalidad si no haces nada por lograr buscar esa felicidad que tanto deseas y recuerda siempre ser “original” y demostrarle al mundo que tu siempre lograras conseguir lo que deseas y quieres para ser ¡Feliz! sin olvidar que la tristeza es solo una parte que debemos estar a cada momento superándola, debido a que siempre estaremos luchando con ella, para poder tener el éxito de la alegría y de sentir a cada momento la sensación más cómoda y fenomenal que existe en este mundo, “SER FELIZ”, hasta una próxima entrega.


"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Orellana

Ver blog
hace 1 mes · 6 min. de lectura

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco más.

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco ...

hace 1 mes · 13 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 17.

El sendero de la muerte lúgubre del ser, una opció ...

hace 3 meses · 12 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 14.

El abandono del amor propio en el ser y el redescu ...