José Briceño Diwan

hace 1 año · 5 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Elogio a la fotografía móvil

 

Hay quienes se lamentan por la masificación de la fotografía, conozco muchos a quienes la nostalgia los tiene tomados por un ala y rememoran los procesos químicos como la época dorada del oficio, hay países donde la economía permite a los nostálgicos trabajar aun con película, papel y químicos, tener laboratorio propio y deslumbrar a todos con explicaciones sobre la mecánica de la luz , aunque tengo que reconocer que tengo una profunda envidia con los que aún se puedan dar esos lujos, también debo aceptar que hay otras expresiones fotográficas que se acercan mucho a la perfección sin tanta alquimia , ópticas costosas ni malabares de valor para mostrar su pensamiento, como alternativa válida para compartir su visión del mundo.

Claro, no todo es belleza, también hay mucha foto insustancial, excesiva cantidad de álbumes familiares plenos de imágenes que solo interesan a los involucrados y que terminan siendo solo ruido visual que opaca de alguna manera la valía de las no tan pocas (afortunadamente) fotografías dignas de ser admiradas, hablo de la fotografía móvil. Aún siguen existiendo equipos ultra sofisticados que permiten hacer imágenes arrebatadoras con toda la gama de posibilidades que ofrece al fotógrafo tener equipo réflex sin tener que preparar químicos, hacer tiras de prueba, utilizar filtros ni apestar a laboratorio por horas, solo encender el ordenador y utilizar el software de retoque de tu preferencia , obviamente si te gastas miles de dólares en equipo lo menos que puedes ser es bueno en tu trabajo, ahora, trabajar con el móvil sin tener gran equipo a cuestas, utilizar los limitados recursos de procesar tus fotos con el aparato y aun así hacer una imagen interesante es un desafío, porque entre otras cosas un equipo réflex permite hasta sectorizar la medida de luz en un metro cuadrado de la escena en cuestión de milisegundos, para que la composición tenga la luz base en perfecto equilibrio o cuando menos no muy alejado para obtener la atmosfera deseada, en la mayoría de los móviles este cálculo es menos preciso y los tiempos de respuesta son impredecibles por lo que toca, en un momento dado, construir la técnica de toma en un asunto intuitivo, solo levantar el teléfono y hacer la foto, no hay posibilidad de usar ningún recurso de los muchos que usan los fotógrafos profesionales en su trabajo diario, esos que hacen bracketing (ahorquillado según el manual de mi última Nikon) a nueve cuadros por segundo para que la ruleta de las combinaciones diafragma/velocidad de obturación sea más benévola cuando selecciones tu imagen final, las otras fotos tampoco se borran no vaya a ser que más adelante encuentres inspiración para encontrarles uso.

Hacer fotos decentes con el móvil requiere un reconocimiento extra, aunque como regla general los fotógrafos de móvil tienen un registro caótico de su trabajo pues su trabajo termina en sus redes sociales sin más orden que el día o su ruta, también es cierto que muchas de esas, sobre todo las que se asumen como fotos de calle (StreetPhoto) contienen registros que se pueden designar como documentales, aunque muestran cierta candidez por su tono, y en algunas ocasiones forman parte de la deriva creativa de muchos(leer a los surrealistas franceses de principios del siglo XX). No hay planificación, justificación y quizás ni siquiera intención más allá de la estética, aunque sea solo un fotografiante (Wilson Prada Dixit) que sin saber expresa una visión de las calles más cercana a la sinceridad que si un documentalista armado de su cámara de cinco mil dólares equipado con lente subsónico de óptica de cristal ultra ligero, súper luminoso, los angulares, teleobjetivos y sensor de ISO 24 mil sin ruido quien solo por lo atípico del equipo difícilmente pueda pasar desapercibido,como si sucede con alguien que saque un móvil de cien dólares, tan común como el farol de la calle por lo que tampoco llama la atención.

Esa capacidad de no existir es lo que hace el StreetPhoto algo bastante particular, retratar las múltiples realidades del mundo y poderlas ver como cosa normal, cuando menos a mí me hace reconciliarme con el mundo, entre tanta fealdad cotidiana o hermosura producida con aires de artificialidad nos tropezamos con realidades sacadas de la cotidianidad, misma que por lo general nos mantiene insensibles debido a considerarla tan común que no merece la pena. Históricamente los fotógrafos pasamos por una suerte de engreimiento necesario debido a la auténtica y muy loable defensa del oficio, eso se refleja en la capacidad real de valorar a otros según el equipamiento que utilice , por tanto es normal pensar que un fotógrafo tiene necesariamente que utilizar la última generación de equipos que presenten la gama de posibilidades más altas, perfectas y sobre todo costosas para poder considerarse fotógrafos, sin caer en cuenta que el oficio de la imagen es quizás el más amplio y democrático de los oficios pues tu fama será directamente proporcional a tus capacidades, no se necesita ser licenciado, doctor o ingeniero para ser fotógrafo , por otra parte si el asunto lo definimos como el arte capaz de hacer el milagro de conectar al espectador mediante el artificio de contar historias codificadas en una imagen, entonces califican hasta los que hacen foto carnet, ahora si de lo que hablamos es de calidades entonces ganarse el pertenecer al oficio es solo asunto de imágenes acertadas y estéticamente compuestas , entonces no hay problema en reconocer a muchos fotógrafos que usan el móvil como pertenecientes al gremio .

El artificio no hace maestros, si acaso ilusionistas , la historia bien contada con el matiz de tu preferencia, el documento histórico casualmente construido de modo estéticamente justo con la situación, el paisaje apabullante, la mujer hermosa, el pensamiento conceptual bien mostrado en cualquier soporte convierte a muchos en maestros , aunque como toda democracia igual tienen que convivir con millones de insulsas imágenes como consuelo para espectadores de limitada imaginación (o sensibilidad ,que igual aplica) necesitan de fotos preciosistas y anodinas como su propio intelecto.

Solo quienes tienen opción pueden ser calificados de valientes, en el caso de los fotógrafos , la valentía la obtienen cuando han escogido entre recurrir al complicado y fácil uso de los equipos con toda clase de ayudas técnicas para lograr comunicarse con el universo o rendirse ante la compleja simpleza de su cotidianidad para mostrarla dentro de su visión distorsionada por el ánimo de esconder las formas de la ciudad bajo el disfraz del segundo robado, esto es un acto de valentía debido al incierto resultado de muchas tomas, el sol, el movimiento del sujeto, el contraluz, la óptica, baja luz, equipo poco sensible y cualquier otro de los limitados equipos móviles , en cuanto a enfoque y medición de luz , con los que aún no hay escapatoria. Por supuesto no pretendo negar la necesidad de equipo especializado para el óptimo desempeño para la faceta del oficio que desarrolle pero si el asunto se queda en el anhelo (y logro) de mostrar su personal visión del mundo desde la simpleza cotidianidad, eso que es parte del ritual diario de revisar el aparato cada tres segundos a ver con cual asunto se descompone o acomoda el día , hablar con propios y extraños , junto con todos esos tics sociales que acusamos casi todos los humanos por culpa del tedio inducido para olvidarnos de la realidad circundante , que como elementos dinamizadores del anhelo de compartir su visión con los mil tonos con los que las muy producidas publicaciones webs adornan sus sitios digitales , es complicado no pensar que eso a su vez condicione a unos cuantos a mirar por medio del móvil , inconscientes de que su acto (casi reflejo) es una respuesta inmediata a lo que su móvil lo expone por lo que podríamos deducir que el streetphoto puede ser reconocida como un espejo fiel de la realidad intelectual del planeta entero, seguro en alguna parte ya los técnicos de Adobe han desarrollado un software que interpreta el posible significado de las imágenes utilizando IA para determinar por donde va el mundo, los hashtags de los post ya fungen como indicadores de cuales fotos elegir para el estudio , solo hablamos de Instagram.

Aunque siempre se puede estar equivocado, creo que los documentalistas (como yo) vamos de salida a menos que nos dediquemos al análisis , clasificación y recopilación teórica para dar marco a una interpretación más amplia del fenómeno fotográfico de las redes sociales como una forma de ofrecer destalles históricos, sociológicos, antropológicos y hasta arqueológicos de la historia global para las futuras generaciones , la historia es lo importante , hasta las imágenes simples , anodinas, como fiestas de cumpleaños, amores olvidados, abuelas, abuelos, casas, carros, niños, actos escolares, teatros, elecciones hasta de reina del carnaval del barrio forman parte de la variopinta similitud de todos los seres humanos, por primera vez en la historia de la fotografía , podemos ver imágenes no contaminadas de los vicios profesionales que determinan la historia de maneras relativas en el mejor de los casos, sin embargo el fotógrafo (o fotografiante según aplique) va retratando el camino , siendo el resultado lo más sincero y fiel posible a su visión sin que interfieran editores, curadores o críticos lo que evade de alguna manera el inevitable proceso de selección al que todos los profesionales recurren antes de mostrar su trabajo.

Las escuelas de fotografía, las de antropología, filosofía, cine, arte, psicología, sociología, psiquiatría y hasta de teología deberían comenzar a impulsar el estudio y análisis de la fotografía móvil, en especial de la callejera, es una deuda con la historia. Mientras ustedes leen esto y piensan yo seguiré obligándome a mirar mi entorno para publicar en mi Instagram @jbdiwan.

José Ramón Briceño Diwan, 2020

@plurifotos (twitter)

¿Interesado en aprender fotografía? Manual de fotografía en Amazon




Elogio a la fotografía móvil

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de José Briceño Diwan

Ver blog
hace 8 meses · 4 min. de lectura

Propuesta para la Universidad del siglo XXI

Venezuela parece ser la suma total de varias trage ...

hace 1 año · 6 min. de lectura

Realidad a la venezolana

Día 100b · Estos tiempos han demostrado que, como ...

hace 1 año · 5 min. de lectura

Ser o no ser, he ahí un dilema

Hace unos días, una tarde cualquiera, se me salió ...