Miguel Orellana

hace 6 meses · 13 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El poder de sanar, esa fuerza interna que debemos aplicar cuando decidimos que es hora de empezar a purificar todo aquello que estorbaba en el ser mental, espiritual y del alma, esa luz que nos convertirá en una nueva versión de nosotros, según “El Método Orellana” (Volumen IV).

El poder de sanar, esa fuerza interna que debemos aplicar cuando decidimos que es hora de empezar a purificar todo aquello que estorbaba en el ser mental, espiritual y del alma, esa luz que nos convertirá en una nueva versión de nosotros, según “El Método Orellana” (Volumen IV).

Hola universo, espero que estés bien, me gustaría que le des click a este link https://youtu.be/WRypILaXU0o el cual te llevara a un estado de serenidad, por favor coloca el volumen adecuado que te permita hacer la lectura de forma armónica, veras como todo fluye a través de todo tú ser universal, gracias!


Bienvenido: 

“Todo inicia con la decisión, y todo termina cuando se retoma otra decisión, dependerá de nosotros cuando descubrir la elección que nos ayudara para empezar lo que al momento se necesite para así crear un bien en nosotros y en los demás, creando a su vez un bienestar social y común, y cuando tomamos la elección de volver a decidir para culminar cualquier cosa que pudiera estar haciendo daño o porque hasta ahí debió llegar, es cuando nos damos cuenta que ese algo debe llegar a su fin, quizás para siempre o a lo mejor sea el comienzo de otra historia que escribiremos en nuestro árbol de la vida y libro de la misma”.

En la vida siempre tenemos opciones, solo que debemos saber buscar en donde están para poder solicitar el permiso de tomar dichas oportunidades para así empezar a reunir las herramientas que necesitamos y acomodar todo aquello que no estaba funcionando como debía ser, esto es algo así como cuando un carro se daña por un carburador, empiezas a notar la falla que hay en dicho vehículo, te vas molestando, pero aun no haces nada en pararlo un momento, golpeas al volante porque sientes a cada rato lo mal que esta y esto te produce mucha rabia y enojo, pero aun no frenas para darte cuenta que algo pasa, solo sigues y sigues manejando a pesar de lo mal que se muestra dicha pieza del carro, vuelves otra vez a golpear todo a tu paso como creyendo que el vehículo le va doler tus golpes o va creer que eso puede hacerlo cambiar para mejor, pero tú sigues insistiendo que le duele y debe seguir funcionando a pesar de su dolor, que en este caso sería el tuyo por todo lo que pasa en tu mente, el asiento de al lado solo te ve según tú y se muestra algo temeroso, pero sabemos que sigues siendo tú, y luego todas tus emociones y sentimientos en ese momento explotan cuando ven que la falla llego su fin para ni siquiera dar arranque al motor, te estresas, te pones frustrante, tal vez lloras por muchas cosas acumuladas y en milésimas de segundos por algún motivo se te vienen recuerdos de tantas cosas que habías acumulado en todo tu universo, cosas por decir, por aclarar, por expresar, por dejar salir en toda esa represión que tú mismo te permitiste, gritas, lloras, ríes irónicamente por la misma situación que vives en ese tiempo del aquí y el ahora, haces de todo, y después que vives esos momentos tan amargos y de contratiempos porque no pudiste terminar de hacer las diligencias que tenías en ese instante, o llegar al trabajo o a tu lugar laboral como debía ser o simplemente no cumpliste de llegar puntual a una cita programada con algún ser especial, llámese familia, amigos, parejas, conocidos y hasta con un extraño por algún tipo de interés, y eres capaz de no entender que solo quizás puede existir una desagradable o un constructo de razones por el cual todo eso que has vivido desde el momento que el carburador dejo de funcionar es porque así tenía que suceder, llámalo casualidad, ilógica probabilidad por parte de la vida, destino, universo, idea accionada por parte del gran creador o algo más que viene de otras realidades, dimensiones o mundos paralelos de tu yo futuro, pero nada de eso según tu pudiera importar, en este caso lo que importo es que al fin el bendito carburador tomo la decisión que ya no podía seguir así porque su cuerpo material no estaba bien y algo interno reventó y esto hace que otras cosas más grande que el como el motor, la caja, y cuerpo completo del vehículo sea inútil nada más por algo tan simple y pequeño a la vez, por un humilde y sencillo carburador, y a veces es hasta peor, por una bujía o varias bujías que son más pequeñas en comparación con el carburador si dejan de hacer la chispa que se necesita, todo lo demás se paraliza, porque dijeron “llegue a mi fin y necesito un reemplazo”, en el caso de las bujías si se puede remplazar, pero en el caso de los carburadores muchas veces podemos arreglarlos antes de comprar uno nuevo, pero si eres de los que tiene mucho dinero en vez de arreglarlo vas a la tienda y compras uno de paquete, ¡pero epa!, acaso se te olvido esos golpes de sentimiento que le diste al carro porque según tú él tiene vida emocional, vida sentimental, vida espiritual y hasta le creaste un alma, ¿porque soltar algo que se puede arreglar?, renovar, renacer, mantener y volver a ponerlo a funcionar como debe ser, con el simple hecho de darle otra oportunidad de demostrarte que el sigue siendo original con la diferencia que ahora será diferente por algunos repuestos nuevos internos y que esto sea lo que lo impulse a darle la fuerza necesaria que necesite todo tu vehículo, y hacerte sentir feliz otra vez, solo que había que prestar atención, la cosa era hacerle mantenimiento y darnos cuenta que quizás era solo una empacadura que estaba rota, o una obstrucción de algún sucio tan mínimo dentro de las tuberías que están internas en las paredes de dicho carburador y por ende la gasolina no pasaba como debía y todo esto ocasiono un real y tormentoso problema, todo se detuvo por algo mínimo, y justo tu estas ahí, sin saber qué hacer, o tal vez si lo sabes, la solución al momento es poder contar con alguna ayuda, pero en las ayudas existen muchas variantes, puede ser que te consigas con una persona que sepa algo de mecánica y se dé cuenta de la falla y pueda remendar el asunto momentáneamente, también pudieras llamar a tu mecánico de confianza para que venga, ¿y si no puede?, no queda de otra que llamar a una grúa para llevar tu carro al taller o a tu hogar, para luego descubrir ¿el por qué? y cómo dejo de funcionar lo que hacía que te trasladara a donde fuera, pero si al principio el que sabía de mecánica te arreglo el problema y cerraste el capo y seguiste con tu vida, apuesto que lo dejaste así, hasta que algún día vuelve otra vez a sentirse la falla del carburador, porque sencillamente te confiaste que ya eso había sido solucionado, curado y hasta sanado por lo que yo llamo “arreglo superficial del tiempo andante”, y jamás pudiste tener la osadía de ver más allá del problema a pesar que eso fue solo un alivio, nunca te atreviste a querer apartar un poco de ese tiempo tan apresurado que vives para llegar al mecánico de confianza y decirle por todo lo que pasaste, contarle lo del arreglo momentáneo y pedirle que por favor revisara el carburador como debía ser porque sabes que algún día ese alivio será la herida que te ocasionará otro gran problema y justamente será cuando más necesites de él y volverás a creer que todo es por culpa de algo o de alguien más fuera de ti, cuando en realidad fuiste tú quien no tomo la decisión de reorganizar parte de tu vida para arreglar y acomodar lo que hace un tiempo atrás ya venía fallando, y solo así evitaras problemas que se puede mostrar en el tiempo que no quieres que pase, pero solo dependerá de ti y nada más de ti cuando decidir acomodar lo que siempre está mal, y así evitar tragos muy amargos en la vida.

Y así como esta escena que te presente a través de una historia muy común que suele pasar seguido entre el humano y la creación del mismo humano sobre una pieza de tantas que tiene un simple vehículo, pasa con nuestras vidas, solemos creer muchas veces que estamos excelente, súper bien, nada nos molesta, nada nos distrae, nada nos enfurece, y vamos negando tantas cosas que solo creamos heridas y más cortadas interna que nos sumergen a la oscuridad para luego mostrar algo que no somos a la sociedad y a todo nuestro circulo dorado, nos ponemos las máscaras del “yo estoy bien”, y cuando te preguntan ¡¿cómo estás?!, solo dices “¡bien!, y ¿tu?”, y así es una forma muy fácil de evadir todo lo que tal vez tienes por dentro para solo encontrar la oportunidad de querer dejar soltar todo aquello que te está comiendo la esencia espiritual, universal y del alma misma que define tu forma de ser, tu manera de expresar y tu modo de accionar, pero claro está, no vamos tampoco a permitir que nuestras fallas emocionales y sentimentales nos afecten ante la sociedad que a veces ni le importamos según nosotros, porque simplemente ellos quieren solo servirse de ti y lo único que les importa es que tu hagas bien el trabajo que le sirves a ello, o si eres dueño de tu propio negocio entonces lo que ofreces, vendes o produces sea algo con marca y sello de calidad, y cada vez que alguien te pregunte ¿cómo estás?, solo sigues respondiendo “yo estoy bien”, pero eso no es nada más que un estipulado convincente para crear un escudo y una barrera para que nadie note lo que tu pudieras a lo mejor estar padeciendo internamente, hasta que llega un día en que sientes que no puedes más, que tu como persona estas cansada, agotada, no ves animo por ninguna parte, te apartas de todo, ya ni sales, te encierras tanto en ti que a veces te cuesta creer que afuera aún existe ese algo que llamamos “amor e intereses desinteresado”, me refiero a que todavía existen seres vivos donde solo les importa lo que tú vives por dentro, y si ellos tienen el chance de ayudarte en todo lo que necesitas para permitirte dejar salir lo que por dentro pueda ocasionar una explosión si no te tomas el tiempo de analizar y reflexionar lo que está pasando contigo, pues solo puede traer más desgracia en ti por no darle y darte esa oportunidad, y si eres de esa gente tan tímida o renuente de no dejar que alguien más entre a tu hogar interno, pues entonces es momento de acudir a la verdad desnudando el ser que hay en ti, la esencia que existe en ti, el universo que se encuentra en ti, el espíritu que brilla en ti, el alma que vive en ti y la mente que se haya en ti, una vez que hayas logrado hacer eso, llega el momento de vomitar toda la basura que has acumulado desde el instante que llegaste a este lugar que llamamos Planeta Tierra, agarrar el martillo de la culpa y del perdón y empezar a caerle a golpe todo lo que soltaste, descárgate, agarra todo eso y llévalo a la hoguera, préndele fuego y deja que se vaya a través del humo y que se haga nada con el viento, pero recuerda que aun tienes todo tirado eso que desnudaste en el piso de la recuperación, del perdón, del avance, de la reconstrucción, de la justicia, del amor y lo que realmente importa, del piso solido de la sanación, veras una liga perfecta entre la esencia, el ser, el espíritu, el universo, el alma y la mente, y veras como todas estas piezas se dividen en tantas realidades y paralelismo del tiempo ficticio y dimensional, uno en el cual solo tú vas a ir reacomodando o reorganizando como si fuese un rompecabezas que vas a ir formando otra vez con la diferencia de hacer algo totalmente diferente, algo que valga la pena esta vez sin miedo a nada, algo sin ataduras sobre el que dirán porque sabes que vas a ser un bien contigo mismo y esto afecta de una buena forma a todo lo que te rodea, porque así lo decidiste cuando al fin pudiste entender y comprender que era la hora de volver a empezar, curando las heridas que tanto necesitan ser sanadas en todo lo que te define por dentro y por fuera.

Desde el momento que llegamos a este plano terrenal y nos vamos desarrollando, solemos lamentablemente permitir que muchas cosas nos vaya afectando y esto causa sin saber grietas internas en las emociones y sentimientos que trabajan en conjunto con la mente y el corazón, y si nunca nos percatamos que algo nos está pasando, pues estas grietas se hacen más largas, profundas y luego se van abriendo para formar grandes heridas que solo producirá dolor, tales como la depresión, ansiedad, preocupación, miedo, desamor, desaliento, desanimo, abandono, humillación, negativismo, vergüenza, timidez, desmotivación, rechazo, alejamiento, frustración, ira, rabia, apegos, culpas, inexistencia al mundo, sentido de la perdición, oscuridad total, entre otras, y tanto es así que llegas hasta crear muchas barreras con un gran techo y ventanas cerradas pintadas de negro para ni siquiera permitir que entre ese aire de esperanza que pueda provenir del lugar de donde menos tu pienses o la vista de algo fuera de ti para ver cómo realmente estas y cómo poder ayudarte a salir justamente de donde estas; lo bueno de encerrarte en ti mismo es que tienes la gran oportunidad de que tú seas esa persona que puede ayudarte a sanar, lo malo es que si nunca encontraste a tu yo interno que se convierte en aquel guía espiritual dentro de la oscuridad para mostrarte el trayecto correcto a seguir para que al fin puedas ver la luz que se haya en ti, pues entonces solo queda tomar una decisión, o te rindes y vivirás por siempre así entre lamentos y tormentos, como todo un perdedor nada más por el orgullo de ese “todo está bien” con esa careta falsa que te pones al salir, o sigues como todo un ganador hasta ver que tus creencias basado en tu fe, esperanza y amor dejaron que agarraras el premio que tanto merecías, esa medalla puesta en tu cuello dando entender que si lograste al fin superar los obstáculos que estaban dentro y fuera de ti y que ahora que has pasado por esta fase y ya sabes cómo abrir caminos cuando la maleza sea más grande que tú cuerpo, y con algo de miedo, pues no importa, porque esto nos impulsa, pero sabiendo que el miedo y todas sus bestias jamás serán impedimentos para poder cortar el monte de ese terreno baldío donde luego tú y nada más que tú y quizás con algo de ayuda extra (humano, ser mágico, universo, el gran creador, etc…), empezaras a remover todo el terreno de ese lugar vacío para hacer de ese espacio un nuevo jardín creando ese ambiente de agrádales olores, simpática vista y regocijante sentir para así poder palpar y ver todo lo que pudiste sanar cuando decidiste creer en ese gran poder que todo el tiempo estuvo dentro de ti, dejando salir la luz que se encendió por esa chispa que se inició cuando tomaste la decisión de que ya era el momento de avanzar, de perdonar, de solucionar y de respirar otra vez como siempre debiste haberlo hecho, porque esa chispa cuando se formó como una llama transmutadora y empezó su recorrido con esa luz blanca intensa y fuerte pudo cerrar todas las heridas que estaban dentro de ti, para luego salir de tu cuerpo y mostrar ese campo magnético de siempre atraer las cargas positivas, y solo así tu cuerpo etérico, espiritual y vital trascenderán a la iluminación de creer firmemente que puedes convertirte en un ser de luz terrenal si estás dispuesto a ver lo bueno de ti y de todo tu circulo dorado, social y universal, y así tú sabrás que contaras con tu poder cada vez que necesites atravesar por ese proceso que todo el tiempo vamos a tener, recuerda que “la vida es un como un circulo, damos vueltas y más vueltas, pero solo lo que tu hagas dentro de cada vuelta cuando inicie otra vez desde el principio del punto de partida, siempre conseguirás algo diferente, bueno o malo, pero nunca que sea lo mismo, porque si ves lo mismo, algo está mal en ti o esta vez quizás en los demás, y es ahí donde debemos averiguar qué es lo que pasa dentro de nosotros o de aquellos que nos acompañan, es tan solo prestar atención a los detalles, porque a cada rato pasa algo, solo que a veces nos opacamos tanto por cosas que no valen la pena y que a su vez permitimos que nos hagan daño creando las heridas por las cuales ya una vez pudiste curar y sanar, trata siempre que por cada vuelta de la vida, veas luz mientras estés haciendo el cambio que tanto se necesita en este círculo de vida emocional, espiritual y terrenal”

La humanidad tiene que tener muy claro sobre la importancia del gran poder de la sanación que siempre estamos buscando, rechazando o necesitando sin tan siquiera tener la voluntad y la valentía de pedir la ayuda que ameritamos, no solamente es pedir a otro ente, no, es pedirte a ti mismo que llego la hora de empezar a creer que tú también tienes el don de la sanación, porque si solamente te curas estas creando un pañito de alivio, es realmente quitar la cura y ver como las heridas van cerrando a través de la sanación de esa luz que está dentro de ti porque tu quisiste presionar el botón de la verdad que da energía a lo que todavía no está ahí, esa luz que se le otorga el gran poder de sanar todo a su paso sobre esas grietas, fracturas y heridas que solo te consumen y te llevan a lugares donde no debes estar, porque si no lo hacemos entonces no podremos superarnos como persona, como ser esencial, como humanos dentro de la creación universal, como espíritus sin ninguna capacidad de emprender viajes al más allá para así poder ver lo que todavía no ha llegado a nosotros pero que si logramos manipular los tiempos con nuestras mentes, espíritu y alma pues quizás alcanzaremos la imagen de lo que pronto vendrá, pero para poder llegar a tener este dominio de los portales del tiempo hay que empezar por nosotros mismos en la creencia de que tú siempre todo lo puedes, porque si te limitas y te abstienes a las oportunidades de crecer como persona, entonces no aprovecharas el sentido de redescubrirte y encontrar una nueva versión de ti cada vez que logres subir un peldaño más en tu vida, pero tienes que estar claro que si no te permites evolucionar para mejor, no podrás avanzar a todo eso que tu deseas tener a tu lado, para seguir los caminos de la vida tenemos que tener muy presente que estemos preparado para enfrentar lo que sea, seguramente habrán tiempos difíciles, otros llevaderos y tal vez algunos muy sorpresivos donde no sabremos si son positivos o negativos, solo que si estas capacitado de querer averiguar todo lo bueno que hay para ti, debes primero saber cómo estas tu por dentro y cómo sanar lo que no te permite poder caminar en ese camino que se puede tornar muy oscuro si nunca te atreviste a querer cerciorarte de que todo “si estaba bien” sin mascaras falsas y sin nada que oculte la verdad en ti, por ende, es bueno siempre conocernos a nosotros mismos, cuáles son nuestras virtudes, dones, capacidades, debilidades, fortalezas y destrezas ante cualquier situación que podamos atravesar durante el recorrido de la vida, debemos saber que no todos nos ayudaran, ni esperaran, ni levantaran, ni nos soportaran, ni tampoco nos animaran, y no todos nos creerán cuando ya no podamos más, por tal motivo, antes de comenzar cualquier viaje hacia aquello que buscas, primero viaja en ti mismo para así abrir nuevos terrenos sabiendo que pudiste reponerte, reorganizarte y dejar salir a flote esa versión que al fin conociste cuando empezaste a sanar las heridas que a través de la vida se ocasiono porque así lo quisiste y por olvido nunca trabajaste en ella para que tu luz pudiera cerrarlas y continuar como todo un ganador, solo mantén el dinamismo y el positivismo de que tú siempre progresaras porque elegiste encender esa chispa que te ayudara a querer gritar “Victoria” cuando te consigas el árbol más grande del mundo que alguna vez sembraste y cuidaste de esa raíz cuando no había más nadie, esa raíz que se desarrolló y fue dando forma a ese árbol que ahora eres tú, fuerte, grande, estimulante, soportador de tempestades y abrazador en momentos de agonías, zozobra y de temor, pero sabiendo que sus hojas te darán el té que tomaras y que te aliviara, te curara y luego te sanara para echar raíces en otros lugares y así dejar huellas a donde quieras que tú puedas ir sin que nadie hable mal de ti, y seas más bien ejemplo de lo que hay que hacer cuando la vida se nos ponga un poco ausente, difícil o creamos que no somos nadie para alguien, siempre serás importante, solo créelo desde tu corazón, con la fuerte convicción de que el amor que tú tienes por ti, por los demás y por todo lo que siempre estará presente en esta vida, es lo que jamás debemos olvidar, porque el amor es como una herramienta que debemos cargar todo el tiempo a nuestro lado, solo que a veces se nos olvida poner de primero la gran luz que nos da el poder infinito del “Creador”, ese ser supremo que está en el hogar espiritual de todo lo que somos por dentro y por fuera, deja que su gran compasión entre en ti y te ayude a sanar lo que a veces no podemos por si solos, deja que te abrace y deja que te guie, permítele su entrada a tu casa, y veras como todo cambiara siempre para mejor y decir con amor “ahora si estoy bien”.

Así que querido lector, vamos entonces a prometernos y a poner en acción todo lo que se necesita para emprender ese viaje dentro de nosotros y así conocer lo que está mal y dejarlo salir, tú tienes ese gran poder de la sanación, solo tienes que creer que es así, y si no puedes solo, ya sabes que hacer, cuentas con la ayuda del gran creador y el hablara contigo cuando al fin lo busques con fe y esperanza, al igual que puedes reducir el ego y el orgullo a cenizas y solicitar ayuda cuando justamente reconociste y aceptaste que era hora de escuchar las repuestas que te llevara a la solución de arreglar el problema de una vez por todas, no seas como el cuento que invente del carburador, “sentir alivio no es sanar, sanar es avanzar sin que te pese la carga negativa que alguna vez pudiste tener, suelta todo aquello que te ate, que te impida, que te cierre las probabilidades de conocer lo hermoso que mereces en esta vida, soltar no es olvidar el pasado, es hacer del pasado un puente para llegar al futuro que está esperándote para abrazarte y amarte, esperando, solo esperando que tú al fin hagas algo, no te quedes esperando, solo levántate, respira, sana y camina a la libertad de cerrar heridas con amor, consciencia y voluntad”. 

Que el Gran Creador, el universo, la vida y el destino, regocijen tu hermoso corazón, bendiga todo tu ser y te glorifique siempre hacia una mejor vida de la que puedas tener ahora, un abrazo!

Atte. Prof. Miguel Orellana.

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Orellana

Ver blog
hace 4 días · 6 min. de lectura

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco más.

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco ...

hace 1 mes · 12 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 14.

El abandono del amor propio en el ser y el redescu ...

hace 2 meses · 8 min. de lectura

Un Soñador Perdido en El Planeta Equivocado

Un Soñador Perdido en El Planeta · Equivocado · “U ...