José Briceño Diwan

hace 1 año · 9 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El nacimiento del homo videns


La señora Leonela Pacheco es abogado, vive en una zona de clase media de Caracas (Venezuela) y gana un promedio de tres sueldos básicos de un Obrero Haitiano, que en Venezuela 100 dólares al mes son un indicativo de status social unos cuantos escalafones del empleado profesional que gana apenas 20 sabe mucho de su profesión, dividiendo su vida entre trabajo, casa, comida , ducha, algo de sexo de vez en cuando los sábados donde repetían su programa favorito y el hastío le permitía pensar en otro placer que no fuese el canal de su telenovela mexicana o mayamera , mientras viaja a su trabajo escucha en la radio los últimos éxitos juveniles para sentirse joven, su lectura habitual es el horóscopo de Adriana Azzi , tanta afición tiene a la farándula que tiene como placer culposo leer a Paulo Coelho mientras distrae su productivo tiempo en alguna defecación especialmente larga, esas donde termina con jaqueca que solo será amainada por las endorfinas que le produce la señorita Laura cada vez que la dama grita a los televidentes ¡que pase el desgraciiaaaaaadddoooo¡ con la efusión y aplausos del público en el estudio la acerca un poco más al delicioso placer que precede a u orgasmo particularmente intenso.

Ernesto Pérez vive a dos cuadras de Leonela, es profesor de educación física , es consumidor ávido de cuanta noticia deportiva existe, sabe todos los trofeos e incidencias de las seis temporadas en la que Los Tigres de Aragua ha ganado, es consumidor obsesivo de cuanta revista deportiva existe, es además , entrenador personal, título que ostenta cada vez que habla, diciendo que aparte de sus jóvenes deportistas a quienes tortura cada mañana en el liceo donde trabaja, se presenta como Personal trainer , sin embargo fuma cónsul cada vez que toma cerveza con los panas en los bares de moda donde cazan especímenes femeninos con intereses afines aunque las otras son expertas en farándulas, dietas, drogas y sexo patrocinado por el interesado, a ellas el mundo les debe el favor de ser hermosas y su uso debe estar condicionado a un hombre que las provea que en el peor de los casos un polvo tampoco es que te condena a la persona, una alegría momentánea y chao que solo nos ejercitamos para ser más bellos y que la joven tenga gustos exquisito por tener muchos amigos así hasta que encuentran al milmillonario que las salvará de la miseria de estar condenada a tener muchos proveedores menores a encontrar un maharajá tropical que las consienta a cambio del muy santificado vinculo sexualmente aprobado por la sociedad, un buen matrimonio.

Ambas personas siendo profesionales no se conocen, son una mínima muestra del uso de las facultades intelectuales que subutilizan en favor de una vida llevadera, con el agravante de creerse mejores que nadie, haciendo de la maledicencia un arte de salón como parte integral de sus aficiones, así se reúnen en manadas para intercambiar su sabiduría ancestral de cómo hacer de la vulgaridad algo natural hasta cuando la disimulan tras caras prendas de vestir y elegantes viviendas o algo que se les parezca según sus posibilidades ,claman con furia que no se les acepte ni alabe o cuando menos les hagas reverencias , en el momento que no lo hagas, automáticamente te vuelves el enemigo inmortal que les jode la vida. El afecto a la intriga llega incluso a verse entre fanáticos de los equipos deportivos, por eso el abuelo de Leonela murió en el tumulto de una trifulca entre Magallaneros y Aguilas del Zulia donde un anciano lanzó su andadera hacia el señor Pacheco quien vivía en el ancianato “Última morada” que fue el sitio del tumulto por decidir cuál equipo había sido más glorioso en la final de año 71.

La última vez que hablé con mi muy querido colega y compañero de tragos , el profesor José Flores , con quien por alguna razón que no entiendo terminamos hablando de la decadencia del Homo Sapiens del montón que ahora parecen ser retardados pues viven en un eterno desconsuelo que solo consuela el consumo simple de las cosas del vivir, rebajándolo casi a niveles de crueldad inaudita con el asunto de la maledicencia, el chisme, las nalgas de la Penelope Cruz o la falda de Miguel Bosé , el quipo favorito, la estética corporal , ser malo, siempre buscar sacar provecho del contrario , escuchar regetón y similares, vacilarse a la jeva, los tragos, el (casi siempre) falso lujo del Smartphone de millones de bolívares donde están eternamente conectados a Facebook e Instagram , el profesor , muy seriamente planteó su teoría personal sobre la evolución genética de las actuales generaciones, digamos que los nacidos del año 1980 en adelante con agregados por la herencia directa de algún familiar cercano que sufriera la mutación temprana, los que ahora militan en la izquierda , los que lo esconden bajo conveniencias temporales , los que viven de la política y los menos afortunados intelectualmente que son los seguidores, la naturaleza siempre sabia logra que los seguidores siempre sean muy numerosos para poder sostener el modelo celestial de gestión social.

Resulta ser que por el año 1998, el comandante reunió un amplio conciabulo de gobiernos de tendencia militarista a quienes conjuró para diseminar un nuevo veneno y distribuirlo entre las mayorías, sería una infección larga y metódica que distribuirían de manera intensiva en productos alimenticios de la dieta diaria de todos los habitantes de sus respectivas naciones, preferiblemente regalado o a muy bajo precio, tenía que tener un sabor adictivo para que llegase a todos, habían nacido las aguas saborizadas sin azúcar, la cerveza light , el fulano Pan Sueco y el helado con sabor a chicle fueron algunos de los productos donde se incluyó la primera oleada del producto , la contaminación de las aguas fue el segundo punto álgido el vehículo para contaminar las aguas fue un revolucionario desinfectante para tratar el agua potable recién bajada del prístino manantial recién escupido por alguna montaña de un parque nacional que vendía la revolución a precios ridículos a los gobiernos amigos como cortesía revolucionaria que dejaba una excelente opción sin mayores tropiezos además de abultadas ganancias porque si bien no cobraban ni siquiera el costo de los obreros que cargaron los sacos los barcos ahora son maquinarias excesivamente costosas de mover.

Ese programa aun funciona , miren como ha explotado con inusitada fuerza el continente a manos de una izquierda poblada de contradicciones que rayan en la idiotez de ignorar el mal que causan donde encontramos orgullosos transexuales protestando por que no les venden toallas sanitarias pidiendo además el reconocimiento del aborto para los homosexuales, gallinas mancilladas por el gallo libidinoso del gallinero, consumados practicantes de la telequinesis sexual que tienen acosadas a muchas damas con eso de la violación por mirada, convencidos de que un imperio cuyo mejor invento ha sido el consumo comercial, a quien le encantaría que te vaya excelentemente para que no te mudes a su país llevando tus bárbaras costumbres tropicales para su organizado y estructurado universo de eficiencias , que sería feliz si te vendiera películas, cacharros electrónicos, paquetes turísticos, giras gastronómicas, libros y pare usted de contar las maravillas que tienen esos países del imperio capitalista , a esa gente que necesariamente te ve como cliente potencial para todos sus productos , le incomoda que la revolución te tenga podrido en vida , te prefiere migrante ilegal pobre para saberse poderosa, que asume que si es miserable es culpa del imperio que así lo quiere pues en la insondable profundidad de su psique denuncian algún daño neuronal colectivo donde la miseria, el hambre y las penalidades terminan siendo tan naturales como ir al baño por lo que se confunde con alegría y orgullo nacionalista.

Todo son parte de aquella conjura que terminó por contaminar comida y agua para causar un retroceso , causando una mutación del genoma que solo podría ser catalogada como un síntoma involutivo de la especie humana , el homo sapiens que tenía la supremacía ha mutado para transformarse en Homo Videns, gentes cuyo único aporte a la intelectualidad está determinado por la digestión de las noticias con contenido emotivo, además dinamizan otra economía que ha surgidos gracias a las redes sociales , los sitios de video, netflix y las películas que bajan gratis, esas deben ser muy de moda y el summun de la inteligencia es fanático de los comics , Star Wars , Viaje al espacio en cualquiera de sus novecientas variantes, mangas, animé y los horóscopos de Adriana Azzi por lo que el asunto de la torpeza revolucionaria es haber hecho eso pues ha ganado gratuitamente una multitud de nuevos consumidores para el imperio, así como el fanático del Rock de saber todas las canciones sin haberse enterado jamás de lo que dice los cantantes, el blinblin, el rockero, el fanático del beisbol, las adoradoras (y adoradores) de Jersey Shore , Señorita Laura y los tolk chous mayameros en español , tan fuerte es la atracción que hasta los reductos genéticos del Homo Sapiens se ven atraídos por la intensa luz de las libertades económicas y los sueldos que te permiten comer hasta cinco veces al día, maravillosa obesidad por excesos gastronómicos que son el sueño de los vivientes de alguna distopía política como la de Venezuela , por ejemplo.

Aunque la formula ha cumplido su función a cabalidad en otros asuntos como el de la normalización de la tragedia, la adaptabilidad para aceptar lo ilegal como algo natural invocando el sagrado derecho de la supervivencia, la misma fuerza de los componentes que hicieron variar el ADN de quien sabe cuántos millones de habitantes ha ocasionado que el esfuerzo colectivo contenido en el avance intelectual de los habitantes ha zombificado al estamento social haciéndolos víctimas de un desenfrenado interés en obtener para comer y vivir según su idea de lo que es una existencia aceptable para quienes la negación constante de acceso a novedades tecnológicas usualmente ligadas al entretenimiento o al status social lo hace proclive a estar una indeterminada zona donde hasta aun siendo fanáticos a ultranza del sistema que los mantiene miserables igual desearan ver al comandante en un televisor inteligente de 92 pulgadas , escuchar sus vallenatos/trap/regetón/salsa erótica/salsa criminal (¿?) /bachata/changa/música new age con sonido envolvente que genere el mismo tipo de escándalo que dos turbinas de avión encendidas en su sala de estar/patio/jardín/carro/transportes públicos varios compitiendo entre sí a ver cuál hace más estruendo , su indumentaria deportiva de marcas imperiales así sean de imitación china y barata, móviles de ultra tecnología para ver porno en la comodidad de su baño, hacer vida de redes sociales pero en casi ningún caso explotar todo el potencial de asistente laboral que cumple un móvil de última tecnología, en fin, ese mismo ánimo de cerebro cero los transforma en monstruos consumistas que no enriquecen a nadie porque la revolución los sostiene, la esperanza se trata como un valor posible aun sabiendo que es casi nula a menos que conozcas las personas indicadas . Lo que enfurece a los alfas del Homo Videns a valerse del poder para cercar todavía más a sus rehenes productivos pues ellos, los políticos, son los únicos ganadores en ese espantoso esquema de negocios que se hace en este siglo XXI .

Si los argumentos no me satisfacían por querer buscar comprobación de tal tesis comencé a pensar en mis viajes diarios de ida y vuelta hacia el trabajo, en toda la fealdad que atravieso a diario, los usuarios del metro que prefieren asarse en unidades sin aire acondicionado que abrir las escotillas , lo más terrorífico es que cada ventanilla tiene un cartel que aconseja abrirlas cuando falla el aire acondicionado, la lógica simple dice que si vas encerrado con trescientos humanos en un espacio reducido a 42 grados centígrados con un 95% de humedad que sumado a cuando menos la mitad de los pasajeros con su ropa sin lavar , uso de malos desodorantes, sin colonia porque todo es carísimo hace que el tradicionalmente limpio venezolano de pie, aquel cuya manía corporal por la higiene formaba parte de su ideario nacional ahora sea la excepción y no la regla, esto obligaría a todos, como ejercicio básico de supervivencia, a abrir hasta las puertas del tren para respirar como gentes al menos. La triste verdad es que hasta se creen buenos ciudadanos por ahogarse patriótica y revolucionariamente en un servicio que debería ser para reos de alta peligrosidad pero no para ciudadanos solo culpables de no haber hecho fortuna, que la gente asuma que lo feo es la norma, que se queja pero no hace nada ni siquiera teniendo la solución al alcance de sus manos.

Cuando la epifanía pasó no pude más que aceptar la posibilidad de que mi amigo el profesor tenga toda la razón, imagino que parte de la energía vital del homo videns viene de esa compulsión al entretenimiento basado en lo más fatuo del acontecer humano que debe ser algo así como una suerte de fotosíntesis humana donde la luz emitida por los aparatos móviles, televisores y computadores es el equivalente al sol para las plantas, esa radiación debe ser recibida por un alto número de horas que sumado a la poca cantidad de alimentos que consumen logra un deterioro progresivo de las facultades intelectuales tan dañinas para el status omnímodo de todo poder absoluto, son precisamente los atributos sociales perfectos para el socialismo o cualquiera de sus vertientes asociadas .

Si no me creen los reto a mirar a su alrededor y vea cuanta ligereza de pensamiento cunde entre las masas, no importa de cual estrato sociocultural o económico pertenezca, verá que la vulgaridad exacerbada o disimulada por oropeles de diseñador está en todas partes, que los escritores son cada día menos divos a pesar de sus ventas, que los libros más vendidos ni siquiera son de cosas serias liderando Paulo Coelho con sus damas abandonadas que conocen al misterioso visitante que desaparece después de un polvo cósmico para ellas continuar con su búsqueda de las brujas y los magos del universo cuan cenicientas metafísicas, lo que genera no pocas suspicacias , es más. Miren que las cosas más cultas siempre están cubiertas de un barniz de exclusividad que no deberían tener, me explico, el arte, la literatura, el teatro y hasta el Ballet que a pesar de no disfrutarlo puedo admitir todo su alto nivel de exigencia profesional los ubica en un sitial bastante alto dentro de las bellas artes, pero todo eso debería ser tan común como ir a la escuela , en teoría todos estudiamos algo, unos más, otros menos pero igual aunque sea por primer grado de primaria debemos pasar , algo así deberían ser las cosas artísticas , todos deberíamos estar más atentos, poder comprar libros, ir a buenas actuaciones de teatro, tener escritores preferidos, discutir sobre las distintas formas de castigo divino aparecen en La divina comedia, haber leído el Decamerón , saber que Henrry Cartierr Bresson fue el genio más grande de la fotografía de la primera mitad del siglo XX, que DaVinci también fue escritor, que la ficción es más lógica que la realidad, que es factible que la Jesús haya sido un Hippie del siglo I quien luego de fumar tanta yerba mientras estudiaba los fundamentos del Budismo decide tirar por tierra tanta cosa absurda de su gente a quien nunca crucificaron y dejaron morir de ancianidad a los cuarenta y dos años mientras compartía su última pipa de Hachís con Pedro , digamos que no, pero el virus de la duda solo se anuncia cuando esa necesidad de información interfiere con los procesos funcionales del diario vivir, si no puedo pagar la factura, hacer el trabajo que se me asigna, mantener una casa, tener hijos lo que es muy importante pues debe continuar el legado genético favorable al futuro de las revoluciones.

Esto es lo que sucede en Venezuela, no me queda duda de que los síntomas de aquel veneno que causa la existencia del Homo Videns está regándose no solo por Latinoamérica donde es más que fácil identificarlos, están apareciendo brotes en otras partes del mundo que de tan buen funcionamiento no te puedes imaginar cual pueda ser el motivo de incomodidad alguna, es como vivir en una casa hermosa y encenderle fuego solo para divertirse mientras pierde todo , así vemos réplicas de los inconformes del tercer mundo pero con IPhone de última generación para declarar toda su rabia por las redes sociales. Tiene lógica.

José Briceño 2020El nacimiento del homo videns


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de José Briceño Diwan

Ver blog
hace 6 meses · 18 min. de lectura

Amaneció de golpe

Amaneció de golpe · La mañana de un viernes de sep ...

hace 7 meses · 5 min. de lectura

Durante el segundo año de la peste

Me gradué de profesor hace una década, pero cuando ...

hace 1 año · 6 min. de lectura

Realidad a la venezolana

Día 100b · Estos tiempos han demostrado que, como ...