Miguel Orellana

hace 3 meses · 14 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 10.

RJfjn.jpeg

Entre la suciedad y la purificación de nuestras vidas, donde muchos aspectos se hacen caóticamente cotidianos, otros nos darán la libertad de limpiar espacios desordenados, y algunos serán riesgos necesarios para ordenar y accionar el aliento que tanto nos faltaba, despejando así las neblinas de nuestros bosques,  según “El Método Orellana” (Volumen IV).

 

Bienvenido:

 

A veces en el caos podemos visualizar ciertas cosas que si prestamos atención a todo lo que pasa a nuestro alrededor quizás podremos aprender de lo que pudo haber pasado en ese momento que para nosotros fue algo terrible, trágico o tormentoso, solo que el caos se genera de muchas formas planificadas siempre por algo, llámese ser humano, ser ambiental, ser astronómico, ser universal o hasta el mismo ser supremo de una forma irónica o sarcástica, nos cuesta poder captar la idea de que el caos es muy necesario para que nos ayude a querer aceptar de que sí necesitamos un cambio en nuestras vidas, de que sí es obligatorio proseguir con nuestra evolución, de que sí es requerido que tú puedas avanzar para siempre conocer una nueva versión de ti y de todo lo que te rodea, solo si eso (incluyéndote) también pudo comprender y entender de que lo qué haya pasado era sumamente necesario para suponer algún cambio obligatorio en positivo, porque a las buenas a veces no aprendemos, y si no lo hacemos, nos convertimos en masoquistas a través de lo que se le pueda llamar “un caos generado, sea por ti, por otros o por algún ser vivo diferente”; resulta curioso que en todos los factores negativos de la vida siempre existe algún tipo de luz que está segura de sí misma y encendida para iluminar los caminos de aquellos que se pudieron desviar a la oscuridad, sin saber que algunos se van por esos recorridos porque al fin comprendieron que ellos también son luz y que si creen en el gran poder que tienen sabrán cómo hacer chispa internamente para que su luz se pueda encender y así empezar a ver con claridad lo que por ahora se negaba a creer o aceptar, y a la vez utilizar estas luces entre los nervios y el miedo para eliminar cualquier ente maligno que solo quiera hacerle daño y llevarlo al abismo de la perdición, la idea de crear un caos va más allá de lo que superficialmente algunos ven (“todo caos irónicamente es necesario para poner a prueba a lo que existe y el cómo puede accionar algo en positivo evitando así el mismo caos en un futuro donde ya no sea requerido debido a que la obligación de mejorar y evolucionar ya no es necesario por fuerzas mayores que se ven como maldad o son de verdad en maldad, pero si entendemos que el cambio proviene en nosotros y no por otros, no haría falta un sacrificio, porque al fin se comprendió que diariamente debemos ser mejores entre el amor, la bondad y la voluntad”), presto que en el instante que se pueda accionar lo que fuese necesario para que exista algún evento que explote internamente y resalte en lo externo es ahí donde se pone a prueba toda nuestra fe, esperanza, valentía, amor y las ganas de enfrentarnos contra eso o aquello que solo nos quiera opacar, aplastar, ponernos de rodillas, encadenarnos y bajarnos a un nivel cero toda nuestra autoestima, motivación y protección que nosotros mismos nos dábamos, y si optamos por elegir luchar contra todo sin que nada ni nadie nos pueda llevar la contraria, a partir de ese momento seremos independiente de nuestras palabras, obras y acciones, es ahí cuando empezamos a despertar la consciencia de que vinimos a este mundo para ser, aprender, enseñar, vivir y amar; lo que pasa con la consciencia es que cuando la llevamos al caos y no controlamos lo que ella puede padecer o temer dentro de cualquier situación real o universal, es cuando nos sentimos que vamos permitiendo que todo se vaya acumulando, ensuciando, desordenando, y nos lleve a un estilo de vida en el cual algunos pudieran pensar que estaría bien y más si eres del clan de las personas solitarias, y si no lo eres, pues lo que convivan contigo lo más seguro es que sufran por el tipo de comportamiento y conductas que tienes en tu vida diaria, solo que algunos no se atreven a decirte lo que tú necesitas escuchar para luego aceptar y cambiar, y los que tengan el valor de enfrentarte para que tú puedas mejorar todo lo que tengas que modificar y transmutar pues quizás tú lo desechas o lo apartas de tu camino, ya que según tú todo está bien mientras y cuando el caos que está dentro de ti se mantenga bajo tu control, sin darte cuenta que no eres tú el que tiene el control, es la inconciencia ensuciada, desordenada y caóticamente llena de basura y acumulaciones donde ya no puede respirar, y que no le queda de otra que actuar de una forma extraña haciendo de ti algo diferente y nada bueno, y esto se debe a que ella trata de medio existir de una forma no muy agradable para lo que eres y lo que expresas, y a pesar de todo esto, tú sigues apartando, desechando, opacando o eliminando a los que te quieren ayudar, donde seguro a través de ellos habrán muchas oportunidad gracias a esas personas o a cualquier otro ser vivo que estarán dispuesto a regalarte parte de su tiempo y de su energía porque simplemente quiere que tu sigas con tu evolución la cual te llevará a un camino más claro y menos denso entre la oscuridad y la luz.

Por cada momento en que se cumple un ciclo de nuestras vidas, ese instante en que celebramos un año más de la misma, donde se debe suponer que celebramos la existencia de todo lo que somos en el lugar en el que habitemos, es bueno siempre abrir aunque sea un pequeño espacio para nosotros mismos, reflexionar sobre todo lo que hicimos en el pasado así sea el día de ayer, lo que hacemos en el presente en que vivimos y lo que pronto haremos en el futuro que por ahora se nos hace algo incierto, inseguro y poco probable de que las cosas se den a como nosotros queramos, la idea es tratar de ser realista, optimista y soñadores, empezar con algo y luego irle dando forma a lo que eso o aquello nos dará una felicidad constante y sonante, así atravesemos dificultades, problemas, enredos, confusiones y alteraciones, y para todo esto necesitamos creer que tenemos que cambiar para mejor lo que nos estorba a la vista, lo que ensucia nuestro hogar y despejar las cosas que ya no necesitemos pero que otros puedan requerir, es como despegarnos de los apegos, aferros y amarres que estábamos sujetos a una forma de vida que creíamos que era la indicada o simplemente nos la llevábamos bien pero a su vez nos hacía daño cada vez más de una forma muy sutil y disimulada, puesto que muchas veces las personas se van mal acostumbrando a vivir dentro de los desórdenes, suciedades y caos (sea de forma interna en su ser, o externa de su soy), y aunque ellas digan que todo está bien, que entiende su desorden, porque dentro del mismo “le consiguen un total orden”, de igual forma todo lo que exista ahí se va a ensuciar y más aún cuando ya no exista espacio para querer ingresar algo nuevo en su hogar, estas personas con el tiempo se van transformando en cotidianas, habituales, conformistas y cerrándose a las ideas de que su vida pueda tener algo mejor para que todo su cuerpo, espíritu y alma tenga lo requerido para ingresar a otro nivel donde posiblemente pueda evolucionar; lamentablemente no todos los seres humanos están libres de ataduras, de encierros y del “soy como soy”, van creando personalidades tan diferentes para cada cosa, que llegará el día en que cuando se mire al espejo ni sabrá quién es ese ser con ojos de dudas, confusión y perdición, y salen al mundo para enfrentarse a lo que otros quieran para ellos, se acostumbran a los olores que le ofrezcan, a la vista que le regalan y a una vida falsa donde te hacen creer que está bien que vivas así, si tan siquiera darte cuenta que tú mismo eres el que puede algún día decidir cuándo crear el aroma que llene de frescura todo tu ser y enaltezca como fragancia a otros para que se motiven gracias a ti, a que tú también tienes el gran poder de buscar nuevos paisajes nunca vistos en el mundo, sea en el real o dimensional, esto te dará la fuerza necesaria para descubrir lo que antes no te atrevías por estar siempre acoplado a la vida que otros te diseñaban (mostrándote ambientes elaborados más no reales, como si fuese un holograma que para ti es algo bonito y real), pero sabiendo muy en el fondo que algo no está bien, empezando por ti, ya que si tu no crees en la fuerza de ver más allá, jamás podrás conciliar la conexión que se necesita para empezar a convertirte en algo totalmente diferente, nuevo y positivamente atrayente, y esto ocurrirá desde el preciso momento en que entiendas que “querer y hacer” son dos palabras muy distintas, y estas palabras pueden elegir lo mejor para nosotros o en dado caso lo peor que luego estaremos lamentándolo a cada instante o al menos cada vez que nos recordemos, pero si captas el concepto de que desde el primer segundo del tiempo en que cruzaste el portal del universo, el de la madre tierra y el de la madre vida viniste con un sello de ser único, inigualable y especial, habrás entendido que tu llegada a este plano terrenal no fue en vano, fue con un total propósito y razón de ser por algo totalmente grande, y es por tal razón que cada vez más tienes que hacer todo el esfuerzo posible de aprovechar las oportunidades que se te presente en la vida para que conozca las versiones y las evoluciones que te pertenecen y que solo están ahí esperando a que tú puedas tomar la iniciativa de ver siempre un horizonte lleno de expectativas, pese a decepciones, tristezas o lamentos, pues todo en la vida es un vaivén, es un equilibrio constante que debemos mantener y enseñanzas necesarias que debemos aprender, pero nada de esto podrá suceder si no liberas los espacios que por ahora tienes lleno debido a la acumulación de tantas cosas innecesarias que según tú te hacen falta, cuando que sabes que eso forma parte de solo excusas para no soltar lo que te frena y lo que no te permite agarrar las maletas y caminar en nuevas carreteras, nadar en océanos peligrosos pero con valentía o volar por aires que sean complemente diferentes así sea solo o acompañado, pese a lo variante que pueda llegar a ser el aire.

No todo al menos en este primer mundo que hemos conocido será puesto en bandeja de plata lo que nosotros queramos, a veces creemos que con tan solo pedir y desear, las cosas llegaran mágicamente, obviamente a pesar de que exista la ley de atracción, con todas las vibraciones y frecuencias a través de las energías que se emita desde cualquier ente físico, espiritual o etérico,  siempre debajo de la cortina del teatro es cuando se manifiestan todos los que pudieron hacer posible a que una obra se convirtiese en el mejor espectáculo para sus observadores, sin que estos se tomen las molestias de averiguar cómo fue que el libreto pudo tener una realidad y de dónde provino la idea o la inspiración de quien lo escribió, cómo fue que los actores pudieron grabarse lo que decía el guión y aparte de eso los movimientos físicos y expresiones que necesitaba cada personaje a través de lo que el guionista escribió, cómo fue que las luces, los sonidos, los efectos y las imágenes tenían que estar en el momento perfecto para que todo pudiera cuadrar, cómo fue que la energía del lugar existía para mantener los equipos utilizados prendidos y accionados, cómo fue que el personal de limpieza y mantenimiento asearon el lugar para que el teatro estuviese a la vanguardia y ambientado para los espectadores y así ellos sentirse cómodos y agradados, cómo fue que el técnico de la cortina sabía cuándo abrir y cerrar, cómo fue que las radios comunicadoras del director, coordinador y supervisor ayudaba a que todo funcionase a como se debía, cómo fue y cómo es que el agua llegaba a ese espacio para purificar lo sucio y el polvo que había en cada parte del teatro, cómo es que todos los implementos que formaba parte de la obra pudo haber llegado a ese ambiente, etc… y así como pasa tras cortinas todo lo que se amerita para que tú puedas tener la felicidad de disfrutar de una excelente presentación (a pesar de que sea tu primera vez en verla, estando a la expectativa de que si será buena o no, o si valdría la pena haber ido o no), pues así ocurre con nosotros, tras de nuestro ser externo hay un sinfín de universo que se esconde en todo nuestro yo interno, porque dentro de ti existe todo un personal trabajando “justamente para ti” (tú mismo, eres tú, no lo olvides), con la diferencia de que tú eres el todo por el todo al menos en la esencia que te define como humano, “como ser, como soy, como eres, como el yo, como un todo de ti mismo”, muy aparte al agradecimiento que le debemos a nuestro gran ser supremo, nuestro creador, por habernos permitidos llegar a este primer plano, pero en este caso tu eres el director de la obra, tu eres el guionista, tu eres el de mantenimiento, tu eres el técnico, tu eres el de la limpieza, tu eres el coordinador, tu eres el supervisor, tu eres el que abre y cierra las cortinas, tu eres el transportista, tú eres la energía, el agua, la tierra, el viento, tú eres el vigilante que tiene las llaves para abrir el teatro (tu propio yo, tu propio ser, tu propio soy), y solamente tu decidirás que obra mostrar a la realidad en la que vives, si una obra donde muestras todo lo que realmente eres sin miedo alguno para recibir cualquier crítica sobre esa obra, así tal cual como lo hacen los famosos críticos de las películas y obras teatrales, porque al estar abierto a querer abrazar las críticas constructivas, opiniones positivas y regaños que quizás te hagan falta, pues estas abriendo muchos portales dimensionales para conectar con lo que te haga falta estando consciente en solo aceptar en “lo que realmente te hace falta”, sin dejar de prestar atención a lo que no te haga falta, porque también pudieras guardar esas otras opciones en un archivo especial que tienes en la oficina de tu teatro, y es que al estar dispuesto a que cada obra de ti sea para tu propia evolución, no tanto en lo material, sino en lo personal, estarás creciendo para que tu algún día seas el tutor de aquellos que también quisieran escribir una historia nueva sobre una obra que desean presentar ante la vida, solo que por ahora el teatro de ellos está sucio, acumulado por basuras y cosas innecesarias y de paso sin saber el cómo y cuándo es que la luz hará la magia en el lugar, es decir, en “su teatro” que por ahora está lleno, pero lleno de oscuridad, y es ahí donde tú debes ayudar si de verdad es alguien que te hace recordar por lo que en algún momento vivió nublado por bosques encantados de malas vibras y malos pensamientos. 

En la vida es necesario querer tener las ganas de tumbar los muros (más no brincarlo, porque si lo brincas, sería más fácil, no aprenderías nada realmente, puesto que la idea es que con tu fuerza los derribes, es creer en tu gran poder de que tú todo lo puedes, solo o acompañado, si es que alguien vibra a tu frecuencia o al menos se dejó influenciar por ti para que su vibra llegara a la frecuencia que se amerita y así despejar con su energía los recorridos que se tornan a veces peligrosos, atractivos y nada fáciles), solo que estos caminos suelen imponerse difíciles o cuesta arriba gracias a fuerzas mayores sea por algo bueno para obligarnos a vencer lo que estorbe nuestro camino, o por algo malo que nos quiera desviar del mismo, ya que los entes malévolos saben jugar con todas nuestras emociones y sentimientos, y más aún cuando tienen las llaves de lugares repletos de suciedad y que a su vez no están para nada purificados, por el solo hecho de que tú nunca te ocupaste de hacer la limpieza necesaria y obligatoria que tenías que hacer cuando la ocasión se te presentaba diariamente en tu hogar, pero que gracias a las distracciones y a “lo haré después”, se te fue acumulando toda la mugre que fue cogiendo forma y se solidificó sobre aquello “que solo estaba por estar” mas no realmente hacía falta que ya estuviese ahí. Lo que pasa es que cuando nosotros “nos ahogamos”, “nos ensuciamos”, “nos desordenamos”, “nos defraudamos”, “nos decepcionamos” y “nos molestamos”, pues toda nuestra obra de lo que somos hará que el teatro que es nuestro cuerpo “físico, etérico y espiritual” se derrumbe en su totalidad, sin quedar los barrotes que puedan sostenerlo, y es ahí donde viene la parte oscura entre lamentos, lágrimas y tormentos, y luego debemos suponer que vendrá una gran meditación profunda del por qué permitimos que eso o aquello llegara a ese nivel tan alto en lo malo y  derrocarnos hasta colocarnos completamente lejanos ante todo lo que nos circunda, sabiendo que tanto polvo sobre lugares donde ya no cabía nada más, solo pudiera ocasionar un caos completo en todo lo que somos, y no queda de otra que comenzar de cero pero teniendo una experiencia del pasado donde solo nos quedaremos con lo bueno, y de lo malo simplemente y sencillamente aprender de ello y jamás permitir que arruine otra obra basado en otro guión donde darás lo mejor de ti mientras y cuando sea con humildad, sencillez y honradez.

Así que querido lector, a partir de ahora tratemos de hacer lo imposible en posible para jugarle siempre a nuestro favor para todo el bienestar personal que es lo más importante que necesita la máquina que nos transporta y nos lleva a donde siempre queramos, es decir, nuestro amado cuerpo físico, cuerpo etérico y cuerpo espiritual, anteriormente en otras entregas de mis escritos te he hablado sobre estas clases de cuerpos, y espero que hayas analizado y reflexionado a través de cada palabra que con amor y sencillez siempre escribo, presto que la idea es ayudarnos mutuamente, y si podemos aportar un grano de arena cada quien y mientras y cuando sea para lograr el bien, pues la arena se convertirá en algo sólido y fuerte, porque si logramos unirnos todos para que el amor siempre brille para hacer polvo a tanta maldad, pues se puede decir que la humanidad al fin tendrá el respiro que tanto necesitaba, y justamente respirar es lo que a nosotros nos hace falta cada vez más, porque si no lo hacemos lamentablemente moriremos y eso lo sabemos todos, el cuerpo necesita respirar para liberar el dióxido de carbono y así recibir el nuevo oxigeno que dará energía a lo que el cuerpo y toda su biología necesite para seguir funcionando, y así como debemos expulsar el dióxido de carbono (porque ya no debe estar ahí, porque si sigue en el cuerpo, solo nos puede ocasionar mucho daño) así pasa con la suciedad, si dejamos acumular sucios, mugres y polvo que estorbe nuestros espacios, pues llegará un momento donde las telarañas tomarán el control y no será bueno lo que luego puedas encontrar en ese sitio, vamos a prestarle atención a todo lo que pasa con nosotros, qué debemos cambiar, qué debemos modificar, qué debemos limpiar, qué debemos liberar y qué debemos hacer para que cada vez todo funcione mejor dentro y fuera de nosotros, la idea es purificarnos cada vez que podamos, cada vez que tengamos un tiempo para nosotros, porque parece mentira que a veces le dedicamos más tiempo a los demás que el tiempo que nos debemos regalar a nosotros mismos para apartarnos un poco de todo lo que nos rodea y buscar la forma de purificar lo que tanto nos hace mal, así nos sintamos irónicamente bien, pero en lo profundo de ese espacio mínimo donde aún te sientes cómodo, sabes que puedes accionar cuando quieras una limpieza profunda, un orden merecido y un renacer que sin miedo debes complementar, porque si no lo haces tristemente no podrás darte el oxígeno que necesitas así como lo hace tu cuerpo cuando respiras, está bien que te preocupes y te ocupes por los demás, pero recuerda que si dentro de los demás hay cargas negativas pues esto tienes que eliminarlo, y es ahí donde empieza la osadía de dejar fluir hacia fuera lo malo y recibir del universo todo lo bueno que él tenga para ti, pero mientras y cuando tu sigas empeñado en caminar en un bosque todo nublado, estarás arriesgando tu propia vida, esencia, y lo que realmente eres, pero el “eres” a veces se olvida cuando solo te dejas llevar por la terquedad de dejar para otro día lo que justamente pudieras hacer hoy; despeja toda tu área de “tu ser”, dale orden y forma a lo que tienes, a lo que ya no necesitas y a lo que quieres encontrar, acciona en ti una gran meditación y reflexión acerca de lo que has hecho con tu vida y lo que todavía te falta por hacer, despierta tu conciencia de siempre ir más allá de lo que otros aun no te cuentan o te quieren opacar, date tu tiempo de pensar, y luego accionar, mira que la vida es muy sorpresiva y no sabemos cuándo nos toca regresarnos para el lugar donde muchos desean volver pronto, pero si tu aun no tienes las ganas de regresar, entonces enfócate a mejorar cada vez más, no a empeorar, “primero tú, y luego los demás”, aunque suene egoísta, pero es la única forma de que te asegures de que tú estás bien, porque si estás bien, podrás ayudar positivamente a otros a mejorar la situación que pueda estar viviendo así como algún día lo viviste tú también, sin saber cómo y cuándo iniciar la limpieza de lugares sucios para respirar el aliento que tanto nos falta para proseguir con nuestro avance y nuestra evolución, solo mantén la fe o la esperanza, o las dos, de que si crees en el gran poder de la purificación, pues todo irá bien a partir del momento en que inicies el proceso de toda tu regeneración. Que el Gran Creador, el universo, la vida y el destino, regocijen tu hermoso corazón, bendiga todo tu ser y te glorifique siempre hacia una mejor vida de la que puedas tener ahora, un abrazo!. 

Atte. Prof. Miguel Orellana. 

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Orellana

Ver blog
hace 1 semana · 5 min. de lectura

Letras que forman palabras de amor...

Letras que forman palabras de amor, para la llegad ...

hace 2 meses · 12 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 13.

La dualidad que existe entre la razón de la pacien ...

hace 2 meses · 14 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 11.

Las energías que emitimos y recibimos a medida que ...