Miguel Orellana

hace 2 semanas · 14 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 23.

La renuncia de lo que ya fue y los recibimientos de los nuevos resplandeceres para un nuevo comienzo en nuestras vidas, sabiendo que en esta “etapa del ser” debemos mantenernos enfocados y siempre firmes con la realidad pero sin perder el motivante que encontramos gracias a los sueños despiertos de la conciencia emancipadora, rompiendo así las  malas hipnosis que solo nos atan a una realidad que no nos pertenece y que no nos permite avanzar y conectarnos con nuestro “yo del futuro”, según “El Método Orellana” (Volumen IV)

 

Bienvenido:

 

En esta vida no sabemos a ciencias ciertas qué nos puede deparar el futuro para todo aquello que queremos continuamente a través de los sueños, es muy habitual entre todos los habitantes que ocupamos estos espacios del Planeta Tierra que nos las pasemos deseando o anhelando las cosas que nos pueden traer felicidad y regocijo (sin que estemos meramente consciente que muchas veces hallaremos sufrimientos paliativos y remiendos figurativos antes tales deseos y anhelos), debido a que si solo nos aferramos a esas emociones estaremos colocándonos un ancla que solo parará el navío de nuestros barcos y de hacerlo no llegaremos a esas entregas misteriosas que nos depara el mismo futuro para recibirlas y hacer de ellas algo grandioso para todo nuestro ser, muchas de estas “entregas misteriosas” las cuales están escritas en el libro del destino y otras veces serán plasmadas por nuestras experiencias desde ese instante en que alzamos las velas de nuestros barcos serán las que nos revelarán los diferentes tipos de mapas para llegar así a cada puerto donde estacionaremos nuestra embarcación por un período prudencial o temporal y vivir todas las experiencias necesarias para que cada vez podamos crecer como persona, superar obstáculos y seguir navegando aun cuando se nos presente cualquier clase de tormentas eléctricas que quizás opaquen nuestros océanos, presto que si nosotros nos convertimos en los capitanes y en los otros tripulantes que hacen que dicha nave pueda andar podremos entonces ver la gloria sobre cada meta trazada y conquistada; por otra parte, si dejamos a un lado las emociones entre los deseos y los anhelos y nos concentramos nada más que en la realidad estaremos cortando los lazos de una forma muy agresiva con respecto a dichos deseos y anhelos que hasta pudieran ser eficaz en varias situaciones de la vida en que vayamos progresando, pero esto es muy poco común a que suceda, ya que entonces y solo entonces estaremos casualmente y paralelamente clavados sobre una “realidad compleja y problemática”, limitándonos tal vez a querer soñar a como muchas veces lo hacemos para así imaginar cómo sería nuestras vidas si llegáramos a ese destino predispuesto en ese mapa que guía nuestros navíos, dicha realidad compleja y problemática nos enseña a su vez que sería lo más ideal o el deber ser para que nunca perdamos el sentido de pisar tierra firme, pero que al mismo tiempo si la sabemos manipular de otra forma más “consciente entre los sueños y las emociones” tendremos la facultad de conocer otros poderes de la mente, y así no dejarnos acechar por ella a cada segundo donde el reloj de la vida no será nuestro mejor aliado, ni retribuido y obviamente no se detendrá por nada en el mundo al menos que este se llegase a acabar por completo dentro de esas casualidades que suelen ocurrir en los milagros de la creación (el cual sería irónicamente un sueño realizado por quienes queremos que el mundo vuelva a respirar “aire puro” sin que exista nada que lo contamine, destruya o lo convierta en algo que no debe ser perdiendo así su esencia por el cual fue creado), y por tales motivos es que preferimos pasar gran parte de nuestro tiempo “soñando dormido” que “soñando despierto”, porque si lo hacemos dormido estaremos dándonos ciertos alivios para esa realidad compleja y problemática, ahora si lo hacemos despiertos le daremos pelea a dicha realidad hasta que podamos ver todo lo que deseábamos y anhelábamos en su forma real dentro de nuestras propias existencias.

En la mente humana podemos distinguir distintas maneras en que se pueda crear los sueños dormidos y los despiertos, la diferencia entre estos dos tipos de sueños es que “el sueño dormido” es aquel donde la conciencia crea una realidad utópica por medio de lo que otros le han dicho, sea a través de aprendizajes o experiencias, y todo lo que sueña es porque ha sido impuesto de alguna manera en su subconsciente y se repite en su memoria gracias al inconsciente cuando normalmente se van a dormir como si fuesen imágenes abstractas de lo que ellos pueden percatarse gracias a una supuesta realidad creada por algo exterior que no eres “tú” para que tú solo cumplas los patrones (reglas, condiciones y normas) que de por sí se ven como establecidos en un “mundo regular” mas no en un “mundo espléndido” sin que exista nada que los pueda corromper, y aunque suene algo loco la gran mayoría de las personas viven en una existencia predominante estando más dormidas que despiertas, porque quienes controlan la verdadera realidad hace que tu realidad ya deje de tener el legítimo sentido lógico por el cual tu viaje en este planeta valga la pena y sea para que puedas cumplir con todas las misiones o con la misión que se te fue encomendada cuando naturalmente eras un alma pura y llena de luz desde ese lugar del inmenso universo en el cual provienes, pero que si no te das cuenta de ello o no prestas la atención imprescindible a lo que realmente circunda a tus alrededores estarás ciegamente caminando entre valles inocuos sin tener la más mínima o remota idea del porqué viniste a este lugar y qué es lo que debes hacer una vez que vayas teniendo voz y voto para que tú siempre tengas la última palabra en el crecimiento de tu ser y de tu persona (“tu yo” y “tu soy)  para que esto te sirva como base hacia tus nuevos conocimientos en la vida, es decir, para que puedas lograr tu primer cometido como un “ser despierto e independiente” apoyándote en la idea real por medio de tu propia existencia a través de esa realidad que otros quieren dominar, doblegar o interponer y que si no lo haces solo “vivirás estando dormido” y/o “soñando dormido” gracias a las “hipnosis” que otros crean para que tú creas que no existe otra realidad por encima de la que ya vives todos los días, debido a que estos seres oscuros no quieren que tú te enteres que en este mundo hay una “realidad distinta y una existencia infinita y energética” que si la logras ver empezarás a vivir de una manera más increíble y positiva, pero que si te mantienes dormido jamás podrás percibirla y recibirla para luego hacerla tuya, ya que muchas veces dentro de las hipnosis del ser vivo podemos hacer todo lo que nosotros queramos para el otro (sea de buena o mala manera, para controlarlo o darle rienda suelta en su libertad, para opacarlo o darle toda la luz que amerita para sus crecimientos y evoluciones), pero este tipo de práctica hay que saberla manejar muy bien porque de no hacerlo podemos causar muchos daños al menos que esa sea la razón de aplicar dicha hipnosis sobre el otro, y cuando me refiero a los daños es porque estos pueden llegar a afectar todas las emociones y los despertares que cada quien necesita ir descubriendo o redescubriendo (como si fuese un despertar por cada llamado recibido a través del universo) en su conciencia para así abrir ese famoso ojo central de nuestro cerebro que nos ayudará a querer interconectarnos y poder entrar a los diferentes portales de la conciencia sobre esa realidad infinita y energética de la cual te comenté, ahora si la razón de dicha hipnosis es para guiarte a un mundo mejor en el cual imaginamos en nuestros “sueños despiertos” entonces ya dejaríamos de hacer daños y nos enfocaríamos en solo hacerle un bien a cada habitante de este planeta, la cuestión es que cuando aplicamos la hipnosis en los seres humanos estamos rompiendo varias barreras de la dimensión real y que si no tenemos cuidado podremos convertir la hipnosis en algo que no queríamos y puede traer como consecuencia que dichas personas cambien sus comportamientos como por arte de magia, y más que todo si es de una forma nada agradable, por ejemplo, si yo quiero que alguien pueda venir a visitarme pero a la vez no le digo nada en su realidad pues simplemente yo empiezo a mandarles mensajes telepáticos diariamente pero con todas las energías posibles que yo pueda emitir desde todo mi ser sobre cada vez que lo haga y decretando que así será cada vez que repita dicho mensaje para que este se vaya por medio de una creación lineal en el tiempo de mi realidad que yo forjé para que dicho mensaje llegara a su destino partiendo desde un punto invisible de la hipnosis exteriorizada y sublinalmente interiorizada bajo mi poder telepático y así poder cumplir con el cometido y llegar a esta persona y que dicha esencia existencial, cerebral y espiritual lo capte de forma simulada y lo reciba como si fuese una especie de llamado donde sale a relucir un pensamiento sobre mi nombre, y esto le indicará a esta persona que debe venir a visitarme por algo (sea lo que eso signifique), y esa persona creerá que fue porque le nació o le vino la idea o el presentimiento de que debe venir a visitarme, y es ahí donde vemos que cuando se aplica una buena hipnosis a través de la telepatía es cuando nos damos cuenta que si podemos cambiar todo a mejor en cada aspecto de nuestras vidas y más si lo que queremos es algo en común para el bienestar de todo lo interno y lo externo de lo que somos como seres vivos energéticos y creación de algo superior a nosotros, ahora bien, ya te hablé de forma resumida sobre el significado de “los sueños dormidos” y todo lo que puede entrar en él; por otro lado, hablemos de “los sueños despiertos”, este tipo de sueño es aquel donde la conciencia sabe que su realidad será su puente para ascenderlo a todo lo que antes no había podido ver desde un punto de vista muy claro y que sabe que esta vez será de una forma resplandeciente porque decidió no seguir negando ese gran poder mental, es decir, es verlo todo desde otra perspectiva visionaria energética donde “la realidad hipnótica” ya no intervendrá en ese causal limitante sobre el cerebro para que este no tenga discordancia sino más bien sea libre y despierto en un lugar donde podrá entregarse, ampararse y refugiarse para lograr todo lo que quiera mientras y cuando sea para su debida evolución pero sabiendo que puede retirarse, desprenderse y olvidarse de ese lugar cuando ya no sea necesario o que vea que algo lo está limitando nuevamente para seguir creciendo como un ser único y especial en este mundo, porque normalmente es lo que tratamos de hacer todos los días para sentirnos cómodos, seguros y confiados de que por cada paso que podamos dar en los caminos de la vida sea de una forma en las que nosotros emprendamos nuevos retos sin necesidad de perdernos y mucho menos de buscar a alguien que nos pueda guiar o apoyar, pero tristemente esto no pasará si el cerebro sigue atado a un pasado que ya no existe o a un presente donde ya no debe estar conviviendo con dicha realidad, porque a cada momento siempre estaremos insatisfecho si nuestra idea es avanzar y jamás estancarnos para crecer cada vez más, y no digo esto con el sentido de que seas una persona netamente insatisfecha que no pueda encontrar felicidad, agrado y agradecimientos por cada paso que vayas dando, no, sino que dentro de las insatisfacciones podemos relumbrar nuestras ganas o motivantes dentro de lo positivo para así hacer cumplir cada sueño despierto que habíamos anotado en esa libreta de deseos y anhelos, tampoco la idea es que seamos personas avariciosas o codiciosas que no logran disfrutar lo que por ahora tienen, no, es ser personas que saben lo que quieren, cuándo lo quieren y cómo lo quieren, es ser personas que no se ponen muros sobre sí mismos, es ser personas consideradas mas no condicionadas, es ser personas que saben cuándo retirarse para emprender nuevos caminos, es ser personas que no tienen miedo a recibir lo nuevo que le pueda ofrecer la vida, el destino o el universo si tan siquiera saber si será bueno o malo, es “ser personas arriesgadas a darlo todo para que “todo” pueda llegar a ellos”, es ser personas sutilmente precavidas y a la vez decididas en brincar los puentes rotos sin mirar atrás y sin dejarse llevar por las frustraciones, fracasos o los pasados de otras personas que solamente se colocaron fronteras sin haberlas cruzados para ver qué tal les podía ir, es ser personas que promueven y motivan a todos aquellos que se puedan conseguir durante sus navíos sin importarles las tormentas que se puedan encontrar, es ser personas que están dispuestas a llegar siempre lejos con tal de tener historias que contar y que estas sirvan como inspiración para otras personas que quieren también lograr todo lo que se propongan en la vida mientras que sepan que es mejor vivir despierto que vivir dormido, es ser personas que están conscientes que cuando algo llegó a su fin saben que deben irse de ahí y proseguir con sus vidas con un pie en la tierra para no olvidarse de su propia realidad y de la realidad infinita y energética y con otro pie en las ilusiones de esos sueños despiertos por el cual nos alientan para alzar nuestras manos y abrazar todo lo que caiga en ellas, desde lo más horrible hasta lo más precioso, porque si es horrible es una prueba más que nos regala la creación para así aprender una lección nueva a través de otras enseñanzas que nos serán de gran ayuda para cualquier adversidad que tengamos, como también puede ser que apliquemos lo que hemos aprendido para superarlo debido a esas experiencias que cada vez se suman a lo que somos y que nos hace ser personas fuertes, resilientes, adversadoras, soñadoras, guerreras, valientes, resistentes y forjadoras por cada lugar a donde nosotros lleguemos, es ser personas que andamos por la vida para servir al prójimo, ayudar al prójimo y evolucionar con el prójimo, porque si no servimos a otros, no ayudamos y no evolucionamos con otros de nada sirve entonces que estemos despiertos sin hacer lo imposible en despertar a otros con el mero cuidado de no interrumpir sus sueños, sean que estos estén dentro de los dormidos o despiertos, sino que si sabemos cómo emitir nuestras energías ellos simplemente la recibirán desde esa conciencia donde hallarán la luz y salir de las oscuridades que los mantenían atados y estancados, por ende, es ser personas que viven conscientes estando despiertos para consagrarse con una realidad hermosa, infinita, energética y espléndida.

En cada parte del “ser” podemos encontrar muchas variantes que se pueden deformar, distorsionar, torcer, duplicar o multiplicar si solo nosotros lo permitimos pero a la vez es saber también qué vamos a permitir para que eso suceda mientras y cuando estemos enterados y claramente notificados de que eso será por el bienestar de nuestro “ser”, pero todo esto es a causa de aquello en lo cual le damos “poder bajo nuestras propias creencias”, sea que creamos en nosotros mismos, en los demás, o en algo superior a lo que vemos pero que sabemos que no está presente en nuestra realidad, porque “nuestra creencia en nosotros” va más allá que cualquier ser vivo o ente iluminado que nos pueda ayudar, encaminar, guiar, aconsejar o asesorar, ya que es muy fácil buscar un punto de apoyo o emanar una fe creíble en los demás cuando que en realidad ese punto de apoyo lo tenemos frente a ese espejo de la vida cuando estamos despiertos mirándonos de frente sin bajar la mirada por ningún motivo, porque si al mirarnos lo que provoca en nosotros es vergüenza y desdicha entonces no estamos enfrentando a como deber ser a esa realidad que nos carcome o nos acecha, la idea es tratar todo el tiempo de encarar esos problemas que hacen que tu mirada se desvíen y no se enfoquen hacia ese universo infinito y bello de lo cual tú eres, y es ahí cuando debes y puedes dar frente a todo aquello que hace que tu mirada se coloque paredes y no mire más allá que los hechos tangibles que has realizado en consecuencia de lo que eras, y digo “eras” porque ahora es momento de “ser” para que a partir de este preciso instante empieces a reconocer, aceptar y cambiar y así dar hincapié a lo que serás si eliges el camino correcto para todo lo bueno que deberá llegar a tu vida si confías plenamente en ti mismo y que si lo haces podrás lograr todo lo que te propongas debido a que eres bendecido y fortificado por la gracia de tu propia fe cuando te mires a ese espejo de la vida y que luego solo reflejarás en los demás esa nueva luz que emanas gracias a esa persona en la cual te transformaste, sencillamente porque decidiste subir los brazos y recibir las cosas que ya estaban predestinada para ti, sin miedo a nada, sin temor en saber si será bueno o malo, sin limitantes si es algo mínimo o magno, y mucho menos sin tener pánico alguno para alcanzar tu éxito, porque para poder obtener ese éxito debemos ser constantes, persistentes y tenaz, porque de no hacerlo entonces nada sucederá en nuestra propia realidad, porque las metas que escribamos en nuestro libro del destino solo llegarán si estamos confiando en nosotros mismos más que en los demás, no debemos nunca dejar en manos de otros nuestros sueños, y si lo permitimos es solo para que nos empujen a llegar a esas metas escritas sobre ese diario de lo que queremos, deseamos y anhelamos, porque para que las metas sean exitosas debemos trazarla con fe y esperanza, y sobre todo andando por la vida soñando despiertos y viviendo despiertos, y así será la única forma en que dichas metas lleguen a convertirse en una realidad que antes solo estaba como un sueño dormido pero que luego las llevamos a la conciencia de un sueño despierto para hacerlas potente y luego activarlas a cómo debía ser entre las energías y los decretos firmes y apoteósicos porque así lo hemos decidido desde lo más profundo de nuestras luces que iluminan y seguirán alumbrando todos los indicios a seguir para que después podamos proseguir e ir recogiendo todas las piezas del rompecabezas que le darán forma y solidez a esos deseos o anhelos que tanto rondaban en nuestras mentes. 

Así que querido lector, no te frenes por nada en el mundo y mucho menos si el que pone los limitantes eres tú mismo, se el cambio que el mundo quiere que tú seas, ya que siempre encontraremos las alternativas o nuevas resoluciones que le darán los motivantes implícitos para que “tu ser” pueda concebirse bajo los términos de ser libres y despiertos, dichos motivos te serán útiles para entrelazarte con los nuevos puentes de la vida y así llevarte a esos recibimientos que debes abrazar y alcanzar de forma real con respecto a todo lo que “tu yo del futuro” quiere que seas, porque él sabe por todo lo que has atravesado y no quiere que nuevamente se repita y que pases por esas vivencias quedándote nada más en el pasado o en un presente donde no haces nada para seguir avanzando y continuar hacia esos nuevos comienzos que cada vez deben ser para todo lo bueno de toda tu esencia espiritual y energética, porque ese “yo del futuro” sabe muy bien por todo lo que tú has vivido o que aun vives nada más porque te empeñas en quedarte estancado como cuando un barco lanza su ancla y jamás la vuelve a elevar por miedo a no atravesar otras tormentas eléctricas, es justo y necesario que tú puedas y debas hacerlo pero esta vez escuchando esos mensajes subliminales que tú mismo te das desde ese futuro incierto pero que a la vez son meramente corroborados en nuestros sueños cuando la conciencia se abre más allá que una realidad que predomina esos estándares de solo venir a este mundo a desarrollarnos, procrearnos y luego morir, y es cuando debes mirar con ojos despiertos desde tu propia conciencia para saber diferenciar una realidad obsoleta que quiere solo absorber tu energía y esa realidad infinitamente hermosa y energética que quiere que tú puedas ser algo más que una batería para una sociedad que está entregada y ciegamente dominada por quienes la utilizan de forma subliminal, es hora de que sepas que tú eres un ser excepcional y que ha llegado el momento de empezar a escuchar a ese “yo del futuro” que te manda constantemente mensajes de forma hipnótica y que solo espera que tú puedas conectarte con él de manera telepática por medio de tu conciencia real y tu conciencia surrealista que viaja cuando andas viviendo tu vida estando despierto y no estando dormido, por ende, no te capciones, no te limites, no te pongas un muro frente a tu futuro, vive tu realidad pero sabiendo que es tuya y de nadie más, claro está, tú puedes compartirla con otros sí solamente “estos otros” quieren crecer y superarse tanto como tú lo has hecho desde ese preciso momento en que creaste esa conexión alternativa que ayudó a que pudieras cruzar el puente de tu destino y llegar a donde ese “yo del futuro” estaba, y una vez que llegues no olvides seguir buscándolo sin dejar de pisar tierra firme, pero tampoco sin dejar de volar a través de tus sueños despiertos mientras y cuando tu conciencia sepa que también tú estás despierto, crea tus cambios, crea tus avances, y crea tu destino, porque si no lo haces solamente quedarás en un mundo viviendo dormido y soñando dormido, la elección es tuya, y espero que sepas elegir lo mejor para ti, deseando y queriendo que obtengas toda la felicidad, el conocimiento y el despertar que necesitas para seguir evolucionando en este mundo hermosamente creado para ser y no tener, porque si tenemos poseemos y nos aferramos, en cambio sí somos, sencillamente seremos y viviremos, y esto será debido a que si “renunciamos a lo que ya fue”, es cuándo podremos recibir “lo que ya será” para dejarnos llevar hacia esos resplandeceres que darán inicio a “un nuevo comienzo en nuestras vidas”, decretando de esta manera una impresionante conciencia emancipadora, que nos dará el poder de ver más allá que una sola realidad. Que el Gran Creador, el universo, la vida y el destino, regocijen tu hermoso corazón, bendiga todo tu ser y te glorifique siempre hacia una mejor vida de la que puedas tener ahora, un abrazo! 

Atte. Prof. Miguel Orellana.

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Orellana

Ver blog
hace 1 mes · 14 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 22.

El precepto de la realidad, y cómo entrelazarla co ...

hace 2 meses · 13 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 19.

Entre la seguridad falsa de tus sombras como un as ...

hace 2 meses · 10 min. de lectura