Miguel Orellana

hace 2 meses · 14 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 11.

xadyE.jpeg

Las energías que emitimos y recibimos a medida que nuestro círculo dorado pueda ampliarse o encogerse, todo dependerá de las vibraciones positivas o negativas que pueda transmitir cada persona a través de su realidad y de su percepción, sabiendo que esto pudiera ser el inicio hacia un despertar espiritual en el humano, según “El Método Orellana” (Volumen IV).

 

Prólogo:

 

           Me gustaría que antes que empieces a leer este artículo que preparé con mucho amor para ti, te enfatices en ver la foto que acompaña esta escritura, obsérvala bien, detalla cada aspecto de la misma, trata de ver más allá de lo que hecho está o de lo que crees tú que se hace evidente, de lo que se ve a simple vista, cada línea que compone la imagen que te presento describe lo que te hablaré en esta nueva entrega del “Método Orellana”, no pierdas nada en lo que tu realidad te hace ver, cada persona, cada energía, cada pensamiento que se ve reflejado en esta fotografía, cada decisión, cada uniformidad, forman un concepto de lo que es la percepción de la realidad consciente, subconsciente e inconsciente (aunque no lo creas así), presto que nosotros vemos lo que queremos ver, mas no lo que realmente es, por ende, cada individuo tiene una tarea encomendada en este caso por mí para así poder captar la esencia de lo que se tratará este artículo, pero a pesar de ello, cada individuo al final decidió tomar la posición de la expresión de su cuerpo según lo que su pensamiento, su energía, su forma de ser, su forma de ver, su forma de sentir, su forma de dejar fluir y salir lo que por ahora su conocimiento lo ha llevado a vivir según a lo que siente, su forma de dejarse conocer por medio de la creencia de que una imagen a veces puede hablar muy poco pero conciso (dando un mensaje subliminal, o simplemente un mal entendido que se creó con todo propósito o con una razón de ser de que al principio no se creía así para explicar lo que a veces se oculta en la realidad de cada quien), al igual que una humilde y sencilla imagen a veces suele decir de más que las mismas palabras, y basta con tan solo mirarla enfocádamente sin dejar de prestar atención hasta al más mínimo detalle para que nosotros podamos luego sacar un análisis y una supuesta conclusión y así crear nuestra propia realidad a través de algo que creemos conocer, y es ahí donde empieza el error de todo, porque el humano es así, crea conclusiones sin saber realmente cuáles fueron los hechos que llevaron a que “eso” se diera a cómo debía ser o a cómo no debía ser, y así como a veces nos quedamos con la percepción de nuestra realidad por medio de nuestro círculo personal, círculo dorado, círculo social y círculo universal, y a esta mirada le ponemos pensamientos entre el juicio, la razón y lo poco creíble, pues al final estaremos dando solo hipótesis de lo que realmente acontece en nuestro espacio-tiempo de la realidad en la cual nuestra consciencia nos dice que vivimos por ahora, dicho esto, quiero que te devuelvas a la foto y luego que termines la solicitud que te encomendé, sin perderte de nada de lo que tus ojos puedan mirar, incluyendo dos expresiones que hago con mis manos, para que cuando comiences a leer el siguiente párrafo de este artículo que hice especialmente para ti te des cuenta de que las energías pueden verse con tan solo en una imagen, puesto que las cargas positivas o negativas se pueden plasmar con algo tan simplemente como una fotografía, y que luego transformo estas energías en palabras positivas porque así lo decido y así quiero transmitírtelas para que veas que todo lo que se hace con amor en este mundo es cuando todo comienza a recobrar los sentidos de la vida.     

Bienvenido:

 

Todo ser vivo humano, debe entender la gran importancia que tiene la energía en el mundo, a decir verdad “la energía” es la que mueve en realidad todo lo que podamos ver, escuchar, sentir, palpar y experimentar, no hay nada, absolutamente nada que no se mueva, gire, ande, retroceda, cambie, modifique, altere, transmute o transcienda gracias a las energías, debido a que esta chispa y corriente suprema y universal es la única que puede generar el empuje o el freno hacia eso que alguien, algo, aquello o lo que sea, necesite para realizar cualquier tipo de acción y a su vez esto conllevará a una sola reacción o a una cadena total de reacciones igualitarias, niveladas, elevadas y mejoradas para que dicha actuación se convierta en un caos total conveniente o desastroso, estas energías que hacemos y damos pueden ser de forma voluntaria o impropia, teniendo su total sentido común, o una lógica posible y tangible dentro del racionamiento consciente, y hasta una verdadera esencia de que todo fue con el propósito y la razón de crear y realizar un bien para todos los seres humanos y otros que existan entre nosotros; si una energía es mal utilizada, esta de igual forma hará su trabajo de compenetrarse en cualquier cuerpo existente, lo más extraño es que muchas veces cuando son creadas o transmitidas de forma negativa en estado consciente o inconsciente suelen tener más fuerzas que las mismas energías positivas, esto se debe a que en el mundo suele haber más cargas oscuras que claras, y no es por el mundo que esto se provoque, es por la única razón de que el humano muchas veces emite ondas o vibraciones que sin querer queriendo o “queriendo” va impregnando al lugar con todas sus energías en donde vive y estas pueden viajar a kilómetros a través de todos los elementos que forman parte de nuestro mundo, es decir, el agua, la tierra, el aire y el fuego; si una energía viaja por el agua esta fluirá de manera tranquila y serena, jamás será detenida, si una energía viaja por la tierra, esta tendrá el poder de sembrar y hacer crecer en ella lo que ésta estaba compuesta, si una energía viaja a través del aire su recorrido será mucho más amplio y rápido, y si una energía viaja por el fuego podrá dominar el control total de transmutarse y ascender hacia donde se necesite para dar vida regenerativa o eliminar lo que esté a su alcance y a pasos cercanos, pero en cada viaje que esta fuerza elemental y universal pueda realizar por medio de cualquier elemento existente, siempre tendrá un objetivo para dar inicio, desarrollo o fin hacia eso que ella fue creada desde el primer momento por cualquier ser vivo que esté en estado consciente de su realidad, o “crea tener percepción de la misma”, al igual que fuera de lo real y pueda desdoblarse en el espacio y entrar en agujeros negros para así empezar a expandir toda su carga positiva o negativa dentro de las dimensiones fuera de la misma realidad simple, pues en cada realidad hay una vista distinta por cada mundo, y por cada lugar hay un universo diferente en cada ambiente o espacio donde el cuerpo energético esté andando o se haya postrado sobre aquello en que se desarrolle y evolucione de forma mala o de manera buena, pero todos sabemos que hay un elemento que lamentablemente ha sido muy mal distorsionado, doblegado, controlado, y opacado por otros seres vivos para que no descubran la exagerada importancia que éste tiene en el espacio en el cual existimos y vivimos, este elemento es sumamente tan importante o más que los anteriores, aunque algunos no lo vean así porque creen que “el humano” no formaba parte al principio de lo que lo fue la creación de todo lo que por ahora hemos conocido, pero sí, “el humano” fue la pieza clave para que el mundo como biología natural y sus acompañantes de seres vivientes “no humanos” pudieran tener una lógica posible dentro de la capacidad de “amar”, a pesar de que “el amor por un todo” es natural en cada ser que pueda vivir y morir, sin distinción alguna, debido a que este sentimiento va al unísono con todo lo que tenga alma, cada ser vivo demuestra su amor a su manera y lo hace relucir cuando realmente lo siente hacia cualquier cosa que tenga vida (incluso, hasta lo que no vive), pero cuando digo que el humano era pieza clave para todo lo que se creó, es porque simplemente hacía falta que estuviera entre los demás, y tanto es así que gracias al amor que “el humano” ofrece cuando se conecta con toda la creación es cuando “la creación” se llena de buenas energías a través de lo que emitimos si de verdad queremos que todo mejore y evolucione a como debe ser entre el bien, la bondad y la pureza, no somos un error entre el mundo, y mucho menos una plaga, pero lamentablemente por la misma malicia de la humanidad cuando se olvida de hacer conexión con la esencia del amor, es cuando todo se va marchitando y va perdiendo la gracia por el cual fuimos realmente creados para este mundo.

Cuando El Gran Creador decidió hacer un plan desde “el momento cero o nulo” o desde “la nada”, supo que lo primero que haría es emitir desde toda su gran pureza una energía tan infinita y tan inexplicablemente poderosa que éstas fueron más que solo cargas positivas entre átomos y materias, fue el verdadero milagro de crear lo eternamente ilógico, tanto es así que a pesar que éste ser supremo creó al hombre, y el hombre a la ciencia, pues la ciencia hoy en día no ha podido (ni podrá) dar explicación para muchas cosas que se han visto, y que aún están por descubrirse o quizás nunca se pueda conseguir, porque a veces hay que solo “creer” en eso que algunos llaman “la fe”, y tristemente entre “la fe y la esperanza” a veces suelen tener variantes entre las creencias y lo realista, y entre tantas discusiones sobre cómo se creó el universo y todos los mundos que puedan existir dentro de él, parece mentira que nosotros los humanos hayamos sido nombrados por el mismo creador como “el quinto elemento”, él sabía que este mundo llamado “Planeta Tierra” podría subsistir sin nosotros obviamente, a lo mejor hasta hoy en día si nosotros no hubiésemos sido creado pues el mundo estaría al fin en paz consigo mismo (pero sabiendo que algo falta, estaría entonces incompleto irónicamente), ya que para muchos, existe la sensación de que somos una verdadera plaga total como dije anteriormente, y lo que hacemos es solo destruir lo hermoso, pero como la vida siempre se ha tratado de tener un equilibrio, pues hay otros que tratamos de embellecer lo que algunos dañan o simplemente pudren, pero que vemos las energías buenas por medio de todo nuestro universo interno, externo y otras dimensiones que están ahí solo esperando a que hagamos la verdadera similitud con ellas, y cuando logramos establecernos con todo lo que hagamos mediante nuestro poder de solo creer en las energías recibidas y emitidas, tendremos la capacidad de luchar, eliminar o cambiar los males que rodean los lugares en donde estas cargas negativas y malévolas pretendan abrazar, solo es cuestión de vernos internamente para cambiar lo que sea necesario y empezar a regalarle al mundo y a todos sus seres vivientes las buenas vibraciones con alta frecuencia para que esto provoque un sinfín de reacción en cadena para que todo siempre mejore y vaya transformándose en algo enaltecido para el desarrollo que eso amerite, solo tenemos que empezar a dar el ejemplo de que si hacemos las cosas con amor, con buenas energías, con pureza, paciencia, y tolerancia, quizás podremos conseguir que todos comiencen a buscar en todo su yo, todo su ser y todo su soy, lo que por ahora no habían encontrado, creer en sí mismos, y creer en que las buenas energías obligan a que los buenos cambios simplemente sucedan.

Cada ser humano tiene un sentir propio a lo que se refiere a sus conocimientos, aprendizajes o enseñanzas que éste pudiera dar o recibir, por lo tanto, a medida que vaya teniendo experiencias basadas en hechos reales, fantásticas o ilusorias dentro de la magia de solo creer en ver siempre más allá de lo tangible y correcto, pues siempre debería estar abierto a las posibilidades de aceptar de que muchas cosas le puedan llegar para así complementar lo que necesite y seguir avanzando y conciliarse con todo aquello que le hacía falta o solo hacerlo suyo por si en algún momento “le pudiera hacer falta”, pero en cada ser humano existe un solo universo, un solo mundo, una sola realidad, una sola percepción, y un extenso pensamiento acerca de su vida y la de otros seres vivos, mas todas las interrogantes que caben dentro de ellas, pues cada vez que pensamos estamos trabajando en nosotros mismos o en los demás (sea para bien o para mal), pero lamentablemente solemos pensar más en lo material que en la parte espiritual (que sería lo más importante, porque a través del espíritu es cuando podremos dominar las energías y saber cuándo aceptarlas, cuándo rechazarlas y cuándo darlas) y ligado a esto a estar listo para conocer la verdadera sabiduría que suele presentarse diariamente, solo que si te distraes en cosas que fueron creadas a través de otros que no quieren que tu veas, pues nunca podrás ver lo que tu tercer ojo quiere dejarte ver (el gran despertar espiritual), y si lo logras, sé que al principio quizás te pueda doler querer abrazar la pura verdad, pero luego estas verdades se modificarán para que paso a paso vayas viendo lo que tu mente bloqueó por un tiempo para protegerte desde un principio cuando la realidad se apegó a la percepción de lo que tú “creaste como la única realidad”, pero una vez que tu domines a la mente con la energía de tu espíritu, pues ya eres tú quien toma el control de lo que por ahora quieres conocer, pues sabemos todos que la sabiduría es infinita y jamás lograremos alcanzarla por completa, quizás por eso es que nos transformamos en círculos que dan vuelta en su propio hemisferio unipersonal donde existe una mitad que te deja saber que siempre hay algo más (que no todo es lo que parece, ¿intuición?, o eres tú mismo desde un futuro donde eres solo energía desdoblada y trasladada a través de un portal del tiempo que creaste sin saber cómo y cuándo), y la otra mitad de ese hemisferio es la que te indica, obliga y te deja ver solo lo que por ahora conoces o te lleva a conocer y simplemente te conformas porque así crees tú que eso está muy bien, y entonces dentro de estos círculos vitales de cada quien es cuando elaboramos lo que llamamos “ciclos repetitivos” (sean que tengan variantes que lo diferencien al anterior o que solo sea algo más sin nada nuevo que llegue para que tu hogar espiritual pueda disfrutar de algo que le habías clausurado), la idea es que si por casualidad volvemos a este mundo donde ya viviste, hacer lo imposible en no repetir los errores del pasado, sino más bien, despertar y vivir en luz sin miedo a nada porque al fin hemos creído y queremos ver siempre al más allá, a pesar que esto no sea como los cuentos de historias mágicas, sino, algo mucho mejor que eso, porque si tenemos la oportunidad de volver a este mundo, es con la certeza de complementar los conocimientos que realmente no pudimos obtener por estar bajos las sombras de lo que otros nos decían “a cómo debíamos vivir, y hasta cómo debíamos morir”, por tal motivo, es tratar de no andar por ahí todo el tiempo con temores, miedos, aferros, apegos y cortando las conexiones que más bien pudieran regalarnos las energías que tanto queremos y que por orgullo, dejadez o cegadez, las tiramos al vacío del abismo porque creemos que no serán buenas para nosotros.

A medida que vamos desarrollándonos dentro de la humanidad el deber ser es que queramos captar la verdadera esencia de lo que significa y simboliza querer vivir sin nada que nos cohíba a poder entrar en las puertas de los conocimientos que nos ayudarán a comprender, entender, analizar y reflexionar sobre todo lo que acontece en nuestro día a día, solo basta con que nos pausemos un momento y digamos “yo quiero más”, porque si tu deseas “más dentro y fuera de la creación” no es avaricia, porque la avaricia solo se puede conceptuar en el mundo material, pero si es en el mundo espiritual, y sobre todo “en tu mundo y tu universo”, querer “siempre más” es “querer luchar contra aquellos que no quieran que tú descubras lo que por ahora está ahí esperando a que lo hagas tuyo”, “no te niegues a la posibilidad de que tus energías puedan hacer de ti alguien diferente y renovado, porque solo así aprenderás a mostrarte con la única personalidad que te pueda definir, me refiero, a ser siempre mejor y mejor, sin olvidarte de mantenerte humilde, sencillo y servicial, porque cuando te enfatizas en el mundo energético, ten por seguro que todo cambiará y empezarás a tener otra percepción de la realidad de la cual tú crees vivir, y cuando conozcas la realidad ligada con todo lo universal, verás algo que jamás hubieses podido alcanzar mientras te mantenías opacado por energías netamente negativas”, es como cuando tú decides sembrar una semilla de girasol con amor, y en ese momento le diste la suficiente energía y fuerza y a su vez miraste un futuro donde creíste firmemente y apasionadamente de que esa semilla se convertiría en algo grande, hermoso y esbelto, regalándote un milagro de la vida, una flor que luego cuidarás con toda tu alma, porque ahí te diste cuenta que creció gracias a que siempre estuviste ofreciéndole solo energías positivas, estando siempre despierto en todo lo espiritual, algo parecido a lo que te comenté al principio donde te pedí a que miraras la foto con total concentración, porque cada persona en ella tiene un sentir, y pese a algunas palabras que les dije antes de la toma, cada quien actuó a su forma natural y de ser, sin cumplirse por completo lo que yo les había pedido, pero solo deje que ellos fluyeran a su manera, y cuando comienzas a tratar de aceptar a las personas tal como son, y que a pesar de que pueda existir en su comportamiento algo que sabes que no “está bien”, solo queda emitirles buenas energías con tus palabras y acciones para saber si servirá de algo para que lo que esté mal pueda cambiar totalmente a lo que debe ser (pero lo que debe ser, suele ser la realidad de cada quien, y jamás unificaremos lo que realmente entonces es), solo es cuestión de agarrar el llamado del despertar espiritual y así aceptar, modificar y transformar lo que sea necesario en el tiempo justo de cada quien a medida de sus conocimientos, creencias y experiencias.

Así que querido lector, cada pensamiento es una energía que creamos y damos, y cada energía que recibimos la aceptamos a medida de lo que nosotros podamos creer, si cada individuo llegara a conectarse todos los días con su yo interno, el yo ser y el yo soy, pudiera tener la capacidad de ver más allá sobre las energías positivas y negativas que rodean los espacios por donde transitamos; cada realismo de las personas se puede distorsionar con tan solo una hipnosis y una repetición, pero si en cada ciclo se ve lo mismo y esto es bueno o malo, al final será aprendido, pero ya dependerá de nosotros si aceptarlo o rechazarlo, y esto va atado con la mano si nos hará un bien o simplemente un mal; si aceptamos cualquier tipo de vibración que tenga baja o alta frecuencia energética podremos cambiarla o modificarla para nuestro bienestar personal, si la rechazamos podremos estar desperdiciando lo que tal vez no veamos más tarde, presto que nunca sabremos si realmente era conveniente recibir o dar dichas energías, al menos que logremos identificar cuando son positivas y negativas, para así aprovechar en hacer algo mejor o desechar al abismo lo que nos pudiera hacer daño, solo basta con conocer realmente parte del universo de cada ser viviente para al menos comprender y entender su situación real de lo que vive, cree y hace, sin juzgar su conducta y muchos menos a obligar a hacer algo distinto, porque quizás no estén preparados aun, solo debemos estar dispuesto a compartir nuestras energías para darles las herramientas necesarias para que quizás puedan navegar en un océano amplio de conocimientos, experiencias y unificar lo real con lo inexistente presente inexplicable acerca de lo que sucedió, sucede o pudiera suceder, y si en algún momento vemos que algunas personas aún no han podido tener el placer de despertar espiritualmente a través de nosotros con nuestra ayuda, pues no te molestes, no te obsesiones, no te pongas impotente, y mucho menos sigas desgastando tu energía en lo que contigo no va a cambiar, de repente no eres tú la persona elegida para que eso tenga otra percepción de lo que realmente está sucediendo, quizás otros o los que vengan después de aquellos, logren que al fin las personas ciegas puedan abrir sus mentes, el espíritu y sobre todo el alma que es tan importante para lo que se refiere en el mundo energético de cada uno, y así ver y escuchar con claridad lo que por ahora su energía creaba en su mente para proteger o sobreproteger el miedo que les impedía ver más allá de lo obviamente dicho y demostrado, solo que cada quien tiene una realidad distinta y despertar a su manera, y cada forma de ver el mundo es única y especial, pese a equivocaciones y alteraciones supuestas o elaboradas por quienes creemos que tenemos la razón sobre todo, muchos hemos ya despertado, algunos pasamos al plano espiritual para formar parte de los seres de luz, de creer en una fuerza superior a través de las energías que fluyen en toda la creación, y nuestra tarea en este mundo aparte de lo personal, es brindarle la luz a los que aún están en bosques nublados, mas no buscarlos y traerlos agarrados de la mano, porque ellos solos deben ver la luz y si quieren o gustan llegarse hasta donde la luz pueda estar presente, somos ensayos y error, por más que aconsejemos, digamos, asesoremos o contemos historias de cómo fue nuestro propio despertar espiritual, esto no bastara para que ellos lo hagan a la manera que queramos. Que el Gran Creador, el universo, la vida y el destino, regocijen tu hermoso corazón, bendiga todo tu ser y te glorifique siempre hacia una mejor vida de la que puedas tener ahora, un abrazo!

Atte. Prof. Miguel Orellana. 

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Orellana

Ver blog
hace 1 mes · 13 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 15.

El sacrificio del despertar, una confesión de lo q ...

hace 2 meses · 13 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 12.

La complejidad de nuestra conciencia entre si resi ...

hace 2 meses · 8 min. de lectura

Un Soñador Perdido en El Planeta Equivocado

Un Soñador Perdido en El Planeta · Equivocado · “U ...