Miguel Orellana

hace 9 meses · 13 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El libro de la vida, y la siembra de tu vida, con amor, valentía y esfuerzo a través de tu libre albedrío, el destino y el universo en conexión con tu ser espiritual para descubrir los propósitos de tu viaje en este mundo terrenal, según “El Método Orellana” (Volumen III)

El libro de la vida, y la siembra de tu vida, con amor, valentía y esfuerzo a través de tu libre albedrío, el destino y el universo en conexión con tu ser espiritual para descubrir los propósitos de tu viaje en este mundo terrenal, según “El Método Orellana” (Volumen III)


Hola hermoso ser vivo, espero que estés bien, me gustaría que le des click a este link https://youtu.be/WssdDSFike4 o play si te aparece el video en pantalla, el cual te llevara a un estado de tranquilidad, por favor coloca el volumen adecuado que te permita hacer la lectura de forma enfocada, veras como todo fluye a través de todo tú ser, gracias...


Bienvenido:


El libre albedrío y el destino, dos palabras contradictorias en la vida del ser humano, nos la pasamos pensando y preguntando durante el recorrido de nuestra existencia sobre qué será de nosotros en un futuro, quienes seremos, que ira pasar más adelante, como será lo que nunca podremos ver si la vida en lo terrenal no es eterna, y así sucesivamente, pero realmente lo que debe importar es la conciencia de saber que existimos siempre en algo, sea que aún no estemos en la maquina natural que llamamos cuerpo o en la nada del vasto universo donde solo estamos como una partícula, materia, organismo, molécula, célula, etc… pero aun ahí estamos existente, solo que las energías no se han unificado lo suficiente a través de una fuerza superior a todo lo entendible e inexplicable hasta que sea el momento adecuado para entrelazar los portales del tiempo necesarios para hacer la conexión de tu mera existencia en la nada a la existencia total en cuerpo, espíritu y alma, a cada rato el humano vive del tiempo y el tiempo no vive de él, solo él está como algo creado para definirte que las cosas y acciones que tienes que hacer debe hacerse según lo que se pueda avocar a las situaciones de las condiciones de vida, reflejos, conexiones, presentimientos, nexos, intuiciones, precipitación, supersticiones, visiones y viajes cósmicos astrológicos universales que puedas tener a través de cualquier medio que tú quieras utilizar para saber cómo recibir los indicios y señales que te permitirán hacer cualquier causa que luego traerá beneficios positivos o consecuencias negativas, cuando hablamos del famoso libre albedrío y lo comparamos con el destino, deducimos que las dos son diferencias que siempre marcará de una u otra manera las respuestas del por qué, cómo, cuándo y dónde es que vinimos a parar a este mundo que llamamos Planeta Tierra; el libre albedrío según el poder supremo del creador universal, es que fuiste hecho a su imagen y semejanza para existir en este mundo y luego tener el poder en tus manos a través de la consciencia y conciencia de cómo actuar por medio de los aprendizajes que has obtenido según tu formación desde el momento que llegaste por el portal de la madre vida, el solo hecho de que tú puedas elegir lo que tú quieras para ti o para cualquier ser vivo ya tienes la plena libertad de poder ejecutar y accionar las ideas y diseños de ese algo que quieres dar por hecho, eres totalmente libre de hacer lo que quieras y cuando quieras, solo que estas decisiones quizás conlleve a algo que está fuera de nuestro alcance, es decir, si actúas de buena manera traerás algo positivo a tu vida y tendrás las bendiciones del ser supremo que llamamos el gran ojo del arquitecto universal, si actúas de malas maneras, ten por hecho que la justicia llegará y te castigará de forma humana o suprema para darte las lecciones y puedas luego redimirte antes los hechos que pudiste haber ocasionado, estar en libre albedrío no significa que puedas hacer todo aquello que tú quieras, cuando llegas a comprender y entender los conocimientos básicos de valores y principios de las leyes universales y de la creación a través de estudios, vivencias, experiencias y observaciones fuera de tu ser interior, vas aceptando que ser libre en albedrío del creador tiene muchas ramificaciones, leyes, normas, condiciones, y demás que te puede frenar un poco a nivel psicológico, filosófico, espiritual, universal y transcendental, para darte la oportunidad de que puedas ser un humano racional, analítico, reflexivo, medidor, precavido y detallista ante todo lo que te pueda rodear en la sociedad que te encuentres, tener la libertad de pensar abiertamente sin nada que te cohíba es expresar lo que puedes sentir en el momento de cada acción, es saber que por cada imagen realista, surrealista, ilusoria, inexistente (dentro de la existencia, está pero no existe aún), fantasiosa, de premonición o algoritmos creados para definir lo que queramos en pensamientos, palabras y obras, es lo que definirá en el tiempo actual, el aquí y él ahora lo que nosotros somos y estamos viviendo a cada instante de cada segundo, es decir, momentos ubicables de la misma retórica vivencial, al referirme con lo de retórica es al contrapuesto de las palabras libre y albedrío, solo tú puedes localizar desde cuándo será el momento que tu mente viaje por la libertad de todo aquello que tu albedrío elija para una acción a voluntad y esto haga un eco en tu vida en forma positiva o negativa.

El destino, muchos humanos se dejan llevar por lo que la creación y el creador pueda tener en el libro de la vida sobre los propósitos, razones, misiones, motivos, encomiendas e intención del porqué fuiste enviado a este mundo, se debe suponer que ya tu vida está escrita, que todo ya está dicho, que pase lo que pase no puedes cambiar nada, que si algo es, es porque debe ser así y justo es lo que se necesita para solo definir la finalidad de ese algo que siempre de alguna manera por más inaceptable e inevitable es que tenía que pasar, sea bueno o malo para toda la humanidad, animales, naturaleza y otros seres vivos, el destino es lo que se antepone a las situaciones mismas de ese algo ante de tu existencia en este plano terrenal, en esto se conecta un sinfín de razones lógicas o inexplicable de la unión, separación, mezcla, quiebres, mutación, adaptación, surgimiento, evolución, ascendencia, iluminación y hechos inconmensurables que si tratas de entenderlo capaz que tu realidad te lleve a una locura expuesta a otro plano universal, más allá de la 5ta dimensión por ahora entendida por la humanidad, el destino va atada con los planes y casualidad de la existencia de la vida y te obliga a querer luchar por lo que siempre has querido, es decir, a que si tú quieres que algo suceda, por más esfuerzo que le des, si esto ya está prescrito, predestinado, predominado y un antes de entrelazados portales de una mera realidad antes de tu llegada, puede ser que se dé por casualidad a la forma que tú siempre deseaste, anhelaste, quisiste o soñaste, pero si no se da, viene el proceso de exploración interna y la búsqueda de la comprensión para saber por qué no paso a pesar de todo lo que hiciste para que se diera, si el creador decide que tu oportunidad de tener una casa propia sea en otro lugar en el que ya vives, te da señales, te da indicios, te muestra caminos, pero si tú sigues empeñado a que esta casa se dé dónde te encuentras viviendo actualmente, entonces tu casa nunca se dará o al menos costará mucho tiempo para que la puedas tener, pero cabe preguntarnos, ¿es el destino lo que nos hace a nosotros todo lo que hagamos o el destino se puede modificar a través del libre albedrío que tenemos por derecho incluso antes de nacer y de existir?, a mí manera de verlo, ¡sí se puede!, si logramos poder unificar nuestro universo interno con el universo externo y aceptamos que somos parte de un todo de la nada, que somos luz, que somos creación de algo incomprensible, que somos divino en ascensión eterna y modificada por cada evolución que se va teniendo a cada segundo, minuto, horas, años y siglos, que somos algo que debe y deberá estar en algún plano de los tantos mundos que existen en el infinito espacio, que somos una vida creada para vivir y experimentar en cuerpo y alma con el solo hecho de poder existir, vivir y morir para luego revivir en otro lugar, entonces, si llegas a concebir, percibir, proyectar, abrazar, alcanzar, incluir, aceptar y comprender que tú eres lo más hermoso de algo extraordinario en este mundo, te digo que si puedes hacer un quiebre temporal y a través de tu libre albedrío modificar el destino que ya está escrito para ti en ese libro de la vida, mientras y cuando sea algo bueno, de igual forma si es malo tu futuro aparte de ser incierto, será totalmente oscuro y con un castigo o lección que aprender para que en otra vida en la que vuelvas tal vez puedas remediar el mal que pudiste haber ocasionado, ya que lo incierto es algo que está a la espera de que suceda, es algo subjuntivo en todas las palabras que esta pueda tener, es decir, “lo incierto subjuntivo juega con los viajes del tiempo del sí pero no, tal vez, quién sabe, lo más probable es que se dé, pero no estoy seguro, pero tengo la confianza que se podrá dar, solo ser prevenido y actuar con cautela, aunque podamos darlo por hecho, pero debemos trabajar en ello, espero que el destino ya este escrito a favor de lo que quiero, pero tengo la libertad de hacerlo tal vez realidad, ojalá, pero será así, etc…”, cuando vemos esto le damos oportunidad a nuestro ser de realizarse en distintas formas entre lo que tú puedes convertirte y lo que serás en un futuro que aún no sabes si pasará, en otras palabras, si crees en un poder supremo muy a parte de la ciencia del hombre, y tienes la confianza de solo entrelazarte como un todo universal con la creación, tendrás la facultad de hacer que tus pensamientos y hechos jueguen con escribir algo nuevo en ese destino que ya estaba escrito para ti, quizás ciertas cosas no se podrán cambiar, pero el gran creador deja a tu voluntad y libertad de reescribir ciertas líneas en el libro de la vida que tú mismo te vas forjando a través del camino que él te enseña, las señales que el universo te muestra y los indicios que los otros seres vivos te pueden dar para que ciertas cosas se pueda realizar.

En toda existencia del universo y del espíritu, debemos indagar siempre las razones por la cual hemos venido a este mundo, pueden ser millones, pero solo tu irás con el tiempo descubriendo los dones que se te fue dado para que a través de ellos puedas utilizarlo y ver dichas razones por la que el supremo tuvo la intención de mandarte durante un tiempo a este plano terrenal, cuando hablamos de universo es lo etéreo de cada ser vivo aun inexistente dentro o fuera de cualquier plano del espacio y su infinidad, en cada ser hay un espíritu que funciona como la chispa suprema y forma parte de la existencia del gran creador, es la energía que él te da para que puedas mover con corriente natural todo lo que eres, si logras diferenciar el universo amplio dentro de ti con tu espíritu, sabrás uno de los tanto secretos del porqué existes en el momento que debes existir, en otros términos, es llegar a la finalidad de que tú eres lo que eres porque así debe ser dependiendo de lo que quieras, pero con esto se relaciona la intensidad que tu decidas que tu espíritu brote de ti a través de la luz que tu universo alumbre, para siempre brillar ante lo que eres, reflejas y haces, cuando unes de forma correcta y medida la unidad de un todo es cuando te compenetras contigo mismo y empiezas a estudiarte para saber si lo que estás haciendo estará bien o mal, y más sobre las causas y efectos que esta unión pueda tener, la nada siempre estará ahí, al igual que los miedos, temores, orgullo, ego, soberbia, arrogancia, cobardía, sombras, bestias, tristezas, lamentos, sentimientos reprimidos, etc…pero si tu permites que el universo interno se conecte con el externo fuera de todo limite predispuesto ante un libre albedrío y un destino de lo que es para ti, es cuando empiezas a sentir que la luz de tu ser, de tu yo y de tu esencia de lo que eres te mostrará todo lo que necesitas saber a cada momento de hacer algo en ese aquí y ahora que vives en cada segundo, es estar atento a los detalles que te muestra la creación misma en conjunto con el gran creador universal.

La humanidad debe aplicar a diario la siembra de la vida, con tres herramientas básicas y alegóricas como lo es el amor, la valentía y el esfuerzo, y digo alegórica porque pareciera más bien que el humano hoy en día en pleno siglo XXI se ha olvidado de que existe, sabe que está pero a su vez no lo aplica, es como el subjuntivo de la existencia misma, si tan solo supieras que el amor es lo propio del universo que está dentro de ti y fuera de tu ser, es el que nos ayudará a creer que todo se puede y que todo será como debe el deber ser, esta herramienta es lo más esencial que nunca debemos olvidar, es la inspiración para todo aquello que queramos ver formado fuera de nuestras mentes y corazón, el amor es tan grande que si lo aceptas como un todo para ti serás aceptado en gracia en un todo del todo de la creación, este sentimiento puede abrirte muchas puertas del tiempo a través de las llaves de la vida que tú mismo vas buscando, es bendecir en millones de formas las cosas que tú quieres que se den según tus pensamientos libres y la seguridad de formar parte de las escrituras del libro de la vida, “si aceptas el amor como el mejor regalo que te dio el creador, serás bienaventurado en ver lo que está y lo que aún no existe, pero tendrás el poder de sentir a través de lo espiritual todo lo que mágicamente existe fuera de tu alcance condicional, ese límite que tú mismo te antepones en muchas circunstancia de la vida, no debe ser ni aceptable será, porque el amor es ese algo que te lleva a donde jamás podrás ir si nunca lo aceptas como un todo para la existencia de tu vida, solo cree en el amor y abrirás muchas puertas y oportunidades del tiempo”, esta herramienta te servirá para crear valentía hacia todo aquello que hagas, “La Valentía”, como segundo instrumento de la vida es la que te acompañará si tú decides que este contigo a cada momento, ella te alimentará de buenas vibraciones y frecuencias positivas para que sientas que tú eres un guerrero, un luchador, un espiritista, un iluminado, un maestro de la vida, un alumno de quien te supere ante lo terrenal y supremo universal, la valentía te concederá las victorias que quieras ganar, y aquellas que fueron tus derrotas son aprendizajes para que en otro momento tengas la oportunidad de volver a pelear por lo que quieres que se dé con honor y gloria contra quien sea que quiera el mal para ti, pero no solamente la valentía es pelear, es también instruirte en conocimientos de ese saber para que puedas prepararte en sabiduría y así desenmarañar con el tiempo los misterios que ronda la vida misma mientras estés conviviendo y viviendo contigo mismo y los demás en la dimensión del despertar, “no basta con solo querer las cosas en pensamientos, es tener la valentía de que dicho pensamiento se de en obra y gracia del creador, porque la valentía nos enseña que de nosotros dependerá si alcanzamos las metas que siempre nos hemos propuesto, ella estará contigo mientras y cuando tu aceptes que las cosas a veces no son fáciles, y hay caminos difíciles que algunos te podrán guiar porque saben que tú puedes lograrlo, se valiente ante todo, y veras lo que aquello alguna vez era inalcanzable”, por ende, si tienes amor y valentía, obtendrás los resultados a través de los esfuerzos que hiciste, pero definamos que es “El Esfuerzo”, esta tercera y última herramienta sobre la que te baso la siembra de la vida, es todo aquello que te ayudará a que debes hacer lo imposible para que eso se haga posible, es dar el todo por el todo para que tus propósitos tengan siempre una razón de ser y su finalidad cumpla con los cometidos de ese plan que hiciste al primer momento que vino a tus pensamientos y ante era solo una alegoría ilusoria, el esfuerzo no es más que las ganas de poner todo tu empeño sin importar cuanto dure o cuanto tengas que hacer para que tus objetivos sean un hecho, es no descansar jamás hasta ver logrado los sueños que has anotado en tu libro de la vida, esta herramienta te concederá el honor y la dicha de seguir por el camino correcto o perderte en el mismo para encontrar otros recorridos que te llevará a la victoria que ya merecías, donde capaz o quizás el destino ya sabía que tenías las de ganar, solo que te mostró muchas formas en laberintos de tu universo para saber si eras digno de reescribir con tu libre albedrío lo que siempre quisiste ser y aun ser por cada sueño a realizar.

La siembra la vida como un todo universal, esta te dará las oportunidades de que tu aprendas a aprender y aprendas a enseñar, es una constante en movimiento continuo que nunca va a parar, solo que tú eres el único que decidirá si haces la unión perfecta del amor con la valentía y el esfuerzo para que puedas dar por hecho lo que siempre has querido y lograrás con las bendiciones que te mande el gran creador, pero en sí, ¿qué simboliza la siembra en nuestras vidas?, es muy sencillo y lo sabes, si tu siembras amor, recibirás amor, si siembras odio, recibirás odio, si siembras fe, tendrás fe, si siembras tristeza, obtendrás más tristeza, si siembras humildad y sencillez, serás humilde y sencillo para ganarle a los demonios que se haya en ti como el ego, orgullo, odio, rencor, ira, enojo, frustración y demás, si siembras las gracias, recibirás la gracia de agradecimientos universales por lo que tu agradeciste, si siembras servicio, serás premiado con que otro te sirva, es la ley del rebote o del bumerang, tan lógico como eso, ósea, todo lo que tu siembras será totalmente devuelto como una acción y reacción como cosecha de aquello que sembraste, pero todo esto dependerá si con amor, valentía y esfuerzo buscas el objeto a utilizar para sembrar lo que quieras recoger en un futuro como cosecha, es buscar la manera de que la naturaleza se conecte contigo a través de la tierra que ya pisas en este momento que lees estas palaras, pero para poder sembrar debes asegurarte el uso que le darás a los frutos que algún día obtendrás cuando el tiempo lo amerite necesario, debes concentrarte en hurgar la tierra que utilizarás para que la semilla que dejes en el fondo de la tierra le nazca la raíz que simboliza el inicio, luego emergerá el tallo que es el camino sólido que vas haciendo, después las plantas que es la formación de algo que viene para ti, y más tarde las flores y frutos de lo que tu hiciste con fe y esperanza, pero ante todo esto, debes estar claro que necesitas el mayor flujo líquido que da vida a todo lo que ves, oiga, sientes, palpas y presientes, es decir, el agua, esta nos ayuda a que todo lo que ella pueda tocar hará que la vida se cree y se vea, pero el agua en la siembra de nuestras vidas es el cuidado que le demos a las acciones que hagamos de forma pensadas, analizadas y reflexionadas o no, pero si exageras en agua puedes dañar la siembra que puedas realizar, si exageras en tierra, dicha agua se encontrará con muchos topes, muros o barreras y costará llegar a su destino, pero mucho antes que esto, necesitas los instrumentos precavidos para lograr una buena siembra, es decir, la pala, el rastrillo, removedor y cuchillo, la pala te servirá para poder hurgar lo que siempre está oculto y aun no lo ves, el rastrillo te ayudará a quitar la maleza que se encuentre en tu vida y tener una mejor visión de lo que tú quieres hacer, el removedor será tu mejor guía abriendo nuevos caminos y eliminando a su vez lo malo que se pueda ver y el cuchillo es tu última opción por si alguna vez necesitas cortar lazos fríamente con algo que te hace daño, te hiere y hace que tus bestias nunca dejen de existir, por ende, una vez que aceptes que eres luz y que todo lo que tocas será luz porque es la energía que emerge de ti y que todo lo que tu siembres es lo que recibirás, sabrás entonces que la mejor siembra de la vida es la que siempre se hace con amor hacia todo aquello que incluso no conocemos aun, pero sabemos que existe y que algún día lo veremos realizado.

Así que querido lector, quiero que a partir de este instante confiemos más en nosotros y tengamos la más pura fe de que todo aquello que queramos ver como un hecho en nuestras vidas se dará porque hemos aprendido que solo dependerá de nosotros sí sabemos cómo ser mejores humanos cada día que podamos disfrutar de la vida, me gustaría que leas con fuerza esta afirmación que te regalaré con mucho amor y la compartas con otros, solo une tus manos en forma de un puño y apriétalas con fuerza y esfuerzo, “yo soy el plan perfecto del gran creador que me hizo con propósitos y finalidad para hacer un mundo mejor, yo soy el amor de un ser supremo que me regocija en gracia y bendición, yo existo dentro de la nada y soy consciente de que soy todo porque así lo creo y así lo confirmo, dicho todo me llevara al que soy la esencia humana de la creación en luz universal para poder modificar en conjunto con el creador las buenas intenciones a la cual fui enviando a este plano terrenal, yo soy amor, yo daré amor y yo he de recibir amor por la gran obra de nuestro eje universal que llamamos Dios, él es mi todo, y yo, soy su más bella creación”, gracias por afirmar lo que siempre existió en ti y seguirás mientras y cuando estés dispuesto a cambiar, a que las cosas no fluirán si tu no produces una buena cosecha a través de la siembra que hagas en tu vida y esta, sea parte del libro de la misma, “creé, afirma, y verás”. Que el gran Creador, el universo, la vida y el destino, regocijen tu hermoso corazón y bendiga todo tu ser, un abrazo!

Atte. Prof. Miguel Orellana.

Nota: Ya solo faltan dos artículos más y culminamos este Volumen 3 del “Método Orellana”, muchas gracias por tu amable lectura, un abrazo!

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Orellana

Ver blog
hace 4 días · 6 min. de lectura

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco más.

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco ...

hace 3 semanas · 13 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 16.

Los Vínculos y los desprendimientos; dos cualidade ...

hace 2 meses · 14 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 11.

Las energías que emitimos y recibimos a medida que ...