Miguel Orellana

hace 7 meses · 11 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El ahogo personal o la osadía de ir a la superficie para volver a respirar otros aires que alimenten y exciten las ganas de renacer y establecernos como seres ecuánimes en el buen sentido del ser, según “El Método Orellana” (Volumen IV). El Desarrollo.

El ahogo personal o la osadía de ir a la superficie para volver a respirar otros aires que alimenten y exciten las ganas de renacer y establecernos como seres ecuánimes en el buen sentido del ser, según “El Método Orellana” (Volumen IV). El Desarrollo.

Hola ser hermoso, espero que estés bien, me gustaría que le des click a este link https://youtu.be/6m0xbFKKPx0 o le des play al video si te aparece en pantalla, el cual te llevara a un estado de relajación profunda, por favor coloca el volumen adecuado que te permita hacer la lectura de forma serena y descansada, veras como todo fluye a través de todo tú ser universal, gracias!



Bienvenido:


La veracidad de creer, algo tan valioso que lo necesitamos a cada momento, es necesario y obligatorio que siempre creamos en algo, no hay nada en lo cual tú puedas hacer sin que esta virtud pueda estar presente en tu día a día, a cada rato estamos buscando y encontrando gracias a los poderes que le damos a la invención que hacemos en nuestra mente basado sobre el ser de todo aquello que define lo que con fe le damos fuerza a través de la misma creencia, si dejamos de creer pareciera entonces que viviéramos en la nada sin que la misma nada existiese tan siquiera como una razón fuera del tiempo y espacio del cual habitamos, a veces nos vamos alejando tanto de las cosas que nos rodea porque simplemente permitimos que muchas veces nos opaque ciertas cosas que estaban alrededor de nosotros y estas hicieron de las emociones, sentimientos, actitudes, aptitudes, virtudes, capacidades y dones algo que nunca debió pasar, ese instante donde a veces la misma vida en la cual tu perteneces como individuo dentro de la personalidad que te puede definir en la especie humana te va apartando de un todo e incluso de ti mismo, te vas llenando de tanta oscuridad porque sencillamente tu así lo quisiste, hasta dejaste que todo se fuera al abandono, te fuiste tanto, que conociste sitios donde no pensaste recurrir porque no querías sentir lo que otros pasaban y que criticaste de muchas formas, porque al parecer tu no eras así, eras diferente, eras capaz, pero lamentablemente a cada uno nos llega el momento de estar en la posición del otro, no es por deseo, ni por malicia, ni por justicia, es debido a la ironía de la misma vida que nos da lecciones para aprender lo que en algún pasado nos pudimos reír o burlar de eso que vimos y no prestamos la colaboración necesaria ni fuimos empáticos con ese ser vivo y mucho menos solidario; por más perfecta que creas que es tu vida, tu misma filosofía de vivir o la forma en que irónicamente crees que está bien hacer las cosas que según tu es así, resulta a veces que para el otro es todo lo contrario, no es como miramos las conductas de los demás y juzgarla inmediatamente, condicionarle enseguida enfermedades psicológicas o destrozarlas a través del raciocinio no filtrado por la lógica, sino censurado por el ego y expresado de otra forma frívola que te complace en muchas situaciones de protección, ese látigo que te amarra a no llegar hasta esa circunstancia en la que tu prójimo vive, y así averiguar qué es lo que esta pasado, ya que la idea es tratar de indagar por qué esa persona que por derecho es un individuo dentro de la sociedad humana y pertenece a la razón lógica de la creencia de estar aquí en este plano terrenal por una o miles de excusas válidas para hacer algo por el bien o por el mal, ha llegado a tener los problemas personales que puede ser internos o afectados por lo que el exterior de su ser pudo haber hecho, de por si a cada uno nos toca las oportunidades no deseadas de experimentar lo que tanto criticamos y no hacemos nada para que el cambio pueda iniciarse con el solo hecho de parar un momento y ver qué es lo que está pasando, ojala entonces que nunca puedas atravesar dificultades donde otros te miren con ojos lejanos en vez de estar contigo y alumbrar los pasos de tu oscuridad para hacer relucir los cambios venideros que serán prósperos y confiados a través de la gracia de la bendición de solo ser y estar cuando más te necesitan.

Cuando nos llega la hora de estar en un estado de sosiego o de ahogo en lo personal es cuando empezamos a dejar de creer lo bueno para nosotros y a veces culpamos a los demás, quizás haya algo a favor con respecto a esas culpas, pero realmente dependerá de ti si las acciones que pueden hacer un rebote de causas y efectos hacia la vida que vamos llevando nos pueda dañar e impulsarnos a ese vacío donde nos encontramos solos y a veces ni podremos contar con ayuda extra, debido a que no lo permites ya que eres sumamente una persona orgullosa, terca e insatisfecha, te vas carcomiendo por dentro y cerrando todas las salidas para subir a la superficie y así volver a respirar ese aire limpio que nos puede dar una nueva esperanza de iniciar algo nuevo y distinto esta vez, ¡pero no!, decidiste solo caer a la nada, pero tranquilo, eso está bien ciertas veces de la vida, lo importante es como levantarte de ese duro golpe por el cual puedes estar padeciendo, es aprovechar el tiempo de soledad contigo mismo, es verte frente al espejo de la verdad, ya que a veces ni aguantas ver lo que estás viendo porque sabes que muchas cosas están mal en ti y que debes arreglar, no reparar, porque si reparas y no haces nada nuevo, ni siquiera un arte distinto, entonces seguirás en las mismas, es como las promesas que nos las pasamos haciendo y no vamos haciéndola realidad, solo queda ahí en el aire como un sueño que algo quizás podía suceder, prefieres entonces caerle a golpe a dicho espejo hasta quebrarlo y así quedar totalmente destrozado y cuando te vuelves a mirar te das cuenta que tu personalidad ha sido dividida en tantas piezas que ni sabes que más hacer para que tu vida pueda tener el giro esperado hacia todo eso que tu deseas poder convertirte algún día, cabe preguntarnos entonces que define nuestra personalidad, que somos realmente como persona y porque tantas cosas nos las tomamos de manera personal, “una persona es aquella que está dentro de la especie humana y tiene conciencia sobre lo que es a través del ser y a través de su esencia espiritual, universal y terrenal, es la que sabe que existe dentro de una realidad simple basada sobre la razón, la percepción y la aceptación de sí misma”, por ende, si una persona sabe que está dentro de la sociedad humana, entonces, ¿la sociedad sabrá que tú en lo personal existes como persona?, es ahí el comienzo de reflexionar y dejar salir el ego de hacerte importante sobre tu existencia, confórmate con saber que vives dentro y fuera de la realidad y sus dimensiones, lo que hagas para bien o mal solo te hará crecer o dañar como persona y como ser humano, no creas que todas las cosas que se hagan es por ti, a veces si pensamos más allá de nuestro propio “yo interno” y vemos que las decisiones ajenas a poderes que no manejamos nos puede afectar de forma positiva o negativa, todo será dependiendo de la sociedad, del humano y de las personas que se olvidan de solo ser, de estar y de hacer, esa unidad que nos mantiene cuerdos ante la locura de creer que todo lo que se haga es a base en lo personal, de hacerlo nuestro sin tener la precaución de pensar en el prójimo, claro está, muchas de esas cosas nos puede afectar, dañar, censurar, callar, eliminar, deprimir, entristecernos, llevarnos al olvido y hundirnos al peor océano de la vida, empezamos a tener ansiedad, rabia, ira, frustración, desesperanza, baja autoestima, desanimo, desordenes obsesivos y compulsivos, insatisfacción, inconformidades, cobardía, impaciencia, dolor físico, emocional y sentimental, y de paso caemos tan bajo que hasta se nos quita el apetito de alimentarnos, de asearnos, de cuidarnos y de hablarnos a sí mismo, ¡si, sobre todo eso!, hablarte cuando más te necesitas, porque a pesar de que existen ayudas externas con psicólogos, consejeros o de quien tenga la virtud de saber escuchar, tu eres el que decide si poder alzar tus brazos y buscar ese rayo de luz que te dará la valentía de renacer nuevamente como si nada, pero para esto debes ser constante y no tener jamás miedo de subir las empinadas montañas profundas de ese océano para al fin poder llegar a la superficie y respirar lo que siempre debiste haber hecho, pero es un mal necesario que podamos sentir en carne propia lo que otros sienten en momentos de lejanía con su propio ser, persona y humanidad. La cuestión está en saber cuándo iniciar ese nuevo recorrido que nos llevara a lugares oscuros y así aprender según la experiencias del dolor sobre heridas creadas bajo tus mismas peleas que la vida tiene mucho más que mostrarnos, pero primero debes seguir ahí luchando con todas tus bestias incluyendo las que no son tuyas pero como buen servidor te unes a la causa de producir el cambio y de ser ese faro que ilumina los hilos que coserán y sanaran las heridas para luego cicatrizar y seguir adelante sin que nadie pueda parar los objetivos y planes que elaboraste cuando al fin decidiste volver a creer en ti y confiar nuevamente en los demás pese las decepciones, engaños, fracasos, desilusiones y tristezas que pudiste haber atravesado en ese círculo vicioso que se va transformando y mutando a través de los riesgos que quieras agarrar y nunca soltar si tu solo decides creer que siempre vas a hacer el intento de que cada vez todo saldrá a como debe ser, sea por tus juicios de un bien o por tus presentimientos de que cada logro será premiado para abrir las puertas a otro nivel más alto por el cual debes y seguirás creciendo y superándote en lo personal en conjunto con todo lo demás.

El humano debe aprender por si solo o acompañado si lo permite a querer siempre subir a las superficies de lo nunca visto, después de haber pasado todo ese momento de agonía, ceguedad y tormentos dado por condiciones propias o porque absorbemos problemas que no son nuestros y tratamos de ayudar a los demás y nos llenamos de cargas negativas o pesadas que nos hacen ahogarnos por un tiempo que puede ser de corto o largo plazo, y haber estado en ese vacío donde llegamos después de un periodo presencial en ese instante de guerras internas, es cuando se dará el inicio si así lo queremos para empezar a abrir las puertas temporales que nos ayudaran a animarnos a buscar ese punto de apoyo sobre una pared, una roca, una cuerda, una escalera o tu misma voluntad que te levanta de esa caída que tuviste por diferentes motivos muy personales que a veces ni tú mismo entiendes y te ahogas en un vaso de agua y lo dibujas como un océano terrible, como también pudiera realmente ser algo tan profundo que solo tu podrás salir o tal vez te conviene mejor hablar claro de una vez por todas y reconocer y aceptar que si necesitas ayuda, que si quieres que te den una mano amiga, que si necesitas un verdadero abrazo de empatía y afectuoso sincero, que si prefieres que te digan las cosas verdaderas entre tus defectos, errores y equivocaciones, que si deseas desahogarte de alguna manera, con gritos hacia el viento o golpes hacia ese cojín de tu sofá, al igual que te refresquen la memoria del porque aun tu vales la pena de que sigas existiendo en esta vida, ¡pero no!, prefieres seguir llamando la atención, seguir dando lastima, seguir lanzando indirectas hacia otros y seguir solo ahí tirado a la nada sin que nada sea tu mismo motivo de resurgir hacia un nuevo yo interno con la belleza de ese ser especial que te mantendrá en la humildad y sencillez de tener la esencia humana como algo especial en lo personal, porque “depende de lo que tu muestres a la sociedad, es como ella te vera y es como ella te juzgara, ya que si ella tiene el chance de hacerlo, te va a pisotear y te va a hacer sentir culpable durante toda tu vida, dale más bien motivos de hablar bien de ti y que esto sea un ejemplo para las nuevas generaciones que vengan a vivir sus experiencias en este plano terrenal, ya que es hermoso, llevadero y placentero con todas sus predecibles e impredecibles sorpresas”, por tal motivo, debes prepararte psicológicamente, filosóficamente y emocionalmente en los momentos más difíciles de tu vida, de la sociedad, de la humanidad, de las personas y de todo aquel que tenga existencia dentro y fuera de la realidad, porque siempre vendrán tiempos difíciles, lo bueno dura muy poco a comparación e ironía del mal, ¿pero por qué?, porque simplemente nosotros lo dejamos ser y permitimos que el mal se adueñe de todo nuestro ser universal, de nuestra personalidad y de la humanidad que está dentro de la sociedad y de los seres vivos diferentes a nosotros en lo mágico y especial que nunca ves ya que tus ojos no están despiertos, solo están ignorando el hecho de que tú mismo comportamiento, arrogancia, descuido, intolerancia y soberbia opaque lo que amerita la buena atención hacia las cosas que valen la pena siempre traer a cabalidad en el juicio de creer que todo es por algo, ya que la casualidad va de la mano con los planes que se hacen a través de la vida terrenal, vida espiritual o vida universal, y es ahí donde tu deber es seguir y solo seguir luchando por ti y por el bien común de una sociedad que merece conocer la muestra del concepto de lo que es vivir en amor y en paz con todo su prójimo y con todo ser viviente en este hermoso Planeta Tierra, por lo tanto, no te quedes varado tanto tiempo en lo mismo, no te vuelvas repetitivo sin cambiar en algo para que la repetición pueda tener algo más de lógica en ese ciclo que es un circulo dorado, azulado o aterciopelado, no sé, ponle el color que tú quieras, pero pónselo, porque los colores le da alegría a los sentidos del hecho de vivir y de estar aquí por razones y planes que van más allá de nuestro propio entendimiento aunque al principio te pueda costar aceptarlo, o si prefieres, elabora o forja tu propio anillo de la confianza, seguridad y estabilidad, no te quedes pausado si no vas a conocerte a ti mismo, a poder anotar todo lo que te molesta, a buscar la forma de ver cómo hacer para renacer desde ese lugar donde caíste al vacío y decidiste quedarte una temporada, pero ya basta, entendemos que hace falta ir al limbo y perdernos, caer a la nada, dejarnos ir por ese silencio sin nada que nos guie a nuevos horizontes, eso es necesario, pero tampoco pierdas de vistas las principales causas del porque llegaste hasta aquí, quiero que me creas y que tu creas que eres y serás siempre un ser totalmente especial para todos y cada uno de la existencia misma de realidades divididas en diferentes vistas con dimensiones universales que a veces nos cuesta recibirlas, pero si estamos completamente convencido que merecemos más de lo que somos, esto llegara si tu das más de lo que puedes recibir, es el efecto del servidor ante la vida que luego le servirá al crecimiento y superación en lo personal.

Así que querido lector, vamos a tener la osadía de atrevernos a tratar e intentar ver el lado bueno de las cosas a pesar que muchas sean terribles, sé que es difícil cuando uno ve tantas tragedias y decidías en este mundo, ¡pero epa!, “no es el mundo que está mal, somos nosotros que le hacemos mal al mundo, el solo quiere que tú te comportes de una forma que lo haga sentirse cómodo contigo, el mundo no necesita de ti, quiero que eso lo tengas bien claro, tu necesitaras siempre de él mientras y cuando decidas hacerte el favor de creer en el más puro y regocijante amor que nos dio el Gran Creador, porque esta devoción de amar es para que lo aceptemos como ese algo que transciende todos los tiempos del universo”, comprendamos que pasamos por aquí para vivir esta hermosa experiencia presencial de disfrutar en carne propia lo que es vivir en esta realidad, como si fuese algo que jamás habías sentido, o tal vez si, solo que vas recordando paso a paso y así vas acomodando lo que en aquella vida pasada debiste haber hecho, pero es pasado, y en este presente tienes un nuevo chance de transformar lo que alguna vez pudo haber hecho algún mal, date un respiro, un alivio, un momento, y empieza a reescribir tu historia actual hacia todo aquello que quieres y deseas con mucha fuerza, vamos a hacer ecuánime en el buen sentido del ser, no utilicemos esta herramienta mental para alejarnos de las cosas que según tú no te debería importar o que simplemente y tristemente te pueda dar igual, porque justo ahí no harás que nada cambie a tu favor y al bienestar de la sociedad en común, vamos entonces a renacer, después de la muerte que tuviste en ese espacio en la nada, demos fe y esperanza que renacer, volver y comenzar como otro ser espiritual sin perder la esencia en amor de lo que eres, es lo mejor que te puede pasar cada vez que caigas al vacío de la perdición, por ende, “La vida es más que dada para que puedas disfrutarla en todo su esplendor, no se trata de llegar y vivir sin nada que te complazca, es aprender a ser fuerte cuando las circunstancias no estén a tu favor en lo personal, no todo se trata de ti, la vida es global y su destino es enseñarte miles de formas de acariciar su estima y su aprecio dando hermosas lecciones, misteriosas maniobras y curiosas oportunidades de arriesgarte a vivir cada instante como únicos, sin importar que sean buenos o malos, lo que se amerita es solamente arriesgarnos a estar presente y decir me valoro y quiero ir siempre más allá de lo que otros puedan imponerme o frenarme, es solo vivir en amor y por ende hacer de esto nuestra única, favorable y ecuánime filosofía de vida”, si decides dejar que la ecuanimidad te regale las virtudes de estar estable y equilibrado ante cualquier situación o adversidad que se te presente, podrás respirar nuevos aires que alimenten y exciten tus ganas de siempre creer que tu existencia es más que un regalo para ti mismo y para el mundo que te permite conocer su bella y gloriosa naturaleza, porque tu antes de ser, eras una simple partícula en la oscuridad, y a pesar de todo alguien te dio la oportunidad excelente de vivir la vida que por ahora vas teniendo, si es mala, espero que puedas cambiarla para mejor, sea por tus esfuerzos o por la elección de solicitar las ayudas que necesitas, y si es buena, espero que puedas compartirla como un buen servidor de la existencia terrenal y espiritual, “solo cree, confía y veras”.

Que el Gran Creador, el universo, la vida y el destino, regocijen tu hermoso corazón, bendiga todo tu ser y te glorifique siempre hacia una mejor vida de la que puedas tener ahora, un abrazo!

Atte. Prof. Miguel Orellana.

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Orellana

Ver blog
hace 4 días · 6 min. de lectura

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco más.

Caprichos y elocuencias de un poeta, dice un loco ...

hace 1 mes · 12 min. de lectura

"El Método Orellana" (Volumen IV). Artículo número 14.

El abandono del amor propio en el ser y el redescu ...

hace 2 meses · 8 min. de lectura

Un Soñador Perdido en El Planeta Equivocado

Un Soñador Perdido en El Planeta · Equivocado · “U ...