José Briceño Diwan

hace 2 años · 3 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Cruzada para un feliz lunes

  Siempre he procurado ser feliz con los empleos que he tenido, de hecho, establezco como baremo principal el comparar el trabajo con una relación de pareja, sabemos que cuando nos incomoda encontrarnos con nuestra pareja es momento de evaluar si terminar la relación o buscar alguna otra salida, lo mismo es con un trabajo, cuando los lunes dejan de ser emocionantes para convertirse en un mal inevitable como puente entre quincenas, es indicativo de que el empleo no es el indicado. Hace muchos años intento lidiar como adulto responsable el hecho de que así el trabajo no me guste toca hacerlo por aquello de ganarse la vida y la verdad no me sale la tarea.


Creo que al igual que con las parejas, muchas veces uno no escoge el empleo, son las circunstancias las que lo colocan a uno en determinada situación laboral y obtener lo que en verdad te hace feliz (laboralmente hablando) parece ser una situación fortuita tan común como la de ganar la lotería, no importa si ese trabajo es precisamente la labor para la que te preparaste en la universidad pues el titulo no es muchas veces responsable de vocación verdadera, muy al contrario. Conozco a muchos que aun odiando lo que hacen igual lo aguantan bajo cientos de excusas que siendo válidas no creo que colaboren mucho con eso de hacer la vida más amable, es más, creo que el fin absoluto de la existencia es llevar la vida de manera que sea agradable y no lo que aparentemente debe ser, una cadena de largos periodos de infelicidad con breves explosiones de alegría condensadas muchas veces en las vacaciones anuales. Mi hoja de vida muestra una colección de empleos, algunos han sido maravillosas experiencias, en cambio otras han terminado siendo amargas decepciones sin embargo esa misma experiencia variopinta y exótica hace siempre muy complicada la labor de encontrar nuevas plazas laborales es difícil encajar en el universo corporativo si tu experiencia es de aulas, laboratorios , libros, literatura, blogs y arte, sobre todo en esta economía en crisis que jamás ofrece muchas opciones a nadie a menos claro que tengas una calificación laboral hiperespecializada en temas administrativos, comerciales o tecnológicos, los humanistas somos una suerte de equipo de espera para oportunidades bastante exclusivas , claro, muy mal pagadas en una dinámica donde la supervivencia es la ley y lo demás es accesorio.

¿Cuál es el empleo soñado? ¿Cómo saber si ese trabajo es realmente lo que necesitas para ser feliz?, esas son dos interrogantes complicadas por lo extremadamente personal de su contestación, que además otorga siempre la cualidad de la no existencia de respuestas erróneas, solo podemos interiorizar la respuesta y en base a eso evaluar nuestra estrategia de supervivencia. Para mí el empleo soñado es aquel que permita vivir con cierta holgura que dé para cubrir necesidades como casa, comida, vestido , seguro para la familia , que puedas hacer planes a futuro, que impulse siempre un aprendizaje , que ofrezca más que la eterna sucesión de quincenas que respete mi tiempo libre , que no tenga que madrugar a diario esclavizado a un horario asesino, que no obligue a realizar tareas detestables y que por sobre todo ofrezca reconocimiento a la labor realizada, la segunda pregunta se responde ante la inexistencia de las condiciones anteriores.

Conozco muchos que son felices siendo infelices, asunto que espanta casi tanto como los matrimonios evidentemente disfuncionales donde ambos pretenden que nada pasa, es que tampoco creo que tenga la gente deba vender el alma al diablo para ganar sueldos decentes que cubran sus expectativas, algunos he conocido en el camino que cometieron graves daños a la nación obedeciendo órdenes de ministros y hoy día viven escondidos en otros países sin poder venir ni de visita so pena de que los competidores o enemigos de aquel ministro al que sirvieron les pasen factura, otros ganan sumas más que generosas pero no tienen más vida que las de sus jefes pues tienen la orden inapelable de jamás apagar sus teléfonos móviles para estar atentos a cualquier capricho de su empleador por más ridículo que este sea, hay aquel que se rebaja a niveles inauditos de genuflexión para asegurar su puesto de trabajo, también quienes de tanta dedicación terminan perdiendo el valioso tiempo con hijos y familia por un trabajo que a fin de cuentas no permitirá recuperar el tiempo perdido, lo más curioso es que en casi todos los casos esas esclavos generosamente pagados son felices con su no-vida .

Ahora que lo pienso, conozco a muy pocos realmente felices con su vida laboral, sin embargo esos pocos me dan ánimo para pensar que algún día encontraré lo que estoy buscando aunque a estas alturas de la vida en la que he caído en ese feo estatus de la larga espera de las quincenas insuficientes , donde vivo en absoluta dependencia de los designios de la providencia para sortear los escollos del diario vivir , pero de igual manera no pierdo la esperanza de encontrar ese trabajo que me permita realizar las cosas que realmente quiero. Ser feliz no debe ser pecado siempre y cuando no dañes a terceros, cometas delitos así sea con buenas intenciones, seas responsable con tus obligaciones y respetes a tus vecinos, por tanto hasta que me pueda jubilar para desaparecer en la cómoda anonimia del jubilado tranquilo, seguiré buscando esa actividad que me permita vivir con la dignidad que da ser feliz cada día.

Igual a todos los lectores les deseo lo mismo, creo fervientemente que si todos fuesen felices con sus empleos, el mundo sería mucho mejor de lo que hoy día es, aunque parezca un pensamiento hippie, no lo es, se acerca más a un asunto pragmático dedicado a tener una vida plena, digna y cómoda con la cual estar en paz hasta que el tiempo nos alcance.

José Briceño 2019

Cruzada para un feliz lunes
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de José Briceño Diwan

Ver blog
hace 8 meses · 5 min. de lectura

Durante el segundo año de la peste

Me gradué de profesor hace una década, pero cuando ...

hace 8 meses · 4 min. de lectura

Propuesta para la Universidad del siglo XXI

Venezuela parece ser la suma total de varias trage ...

hace 9 meses · 4 min. de lectura

El gran hermano

Mucho se habla sobre la privacidad, que si tuiter, ...