José Briceño Diwan

hace 1 año · 6 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

algunos tópicos de la izquierda del siglo XXI

El siglo XXI es una época interesante, nunca jamás en toda la historia de la humanidad hubo tal cantidad de recursos a disposición de quien esté en condición de proveérselos han estado tan cerca de tantos, claro con las limitaciones naturales de la misma especie, quien tiene más capital estará mejor guarnecido para solventar la multitud de obligaciones que genera precisamente vivir en el siglo XXI, desde la cuenta del móvil hasta organizar de alguna misteriosa manera un plan de jubilación que permita al extraordinariamente longevo humano tener una vejez tranquila, en el medio de todo eso hay gran cantidad de variables que pueden influir en lograr el cometido que va; desde alguna enfermedad terminal la cual por medio de la ciencia dure un tiempo indeterminado bien sea para curarse o simplemente para alargar la agonía unos años más, también tenemos las variables psicosociales, no es lo mismo hacerse adulto en Suiza que en Venezuela (o el Congo que al final ya parece lo mismo), como si eso fuese poco también será determinante la habilidad del individuo para solucionar asuntos relacionados con su capacidad para generar riquezas que al final (a su vez) determinen las posibilidades de poder obtener un retiro bastante decente o cuando menos sin las miserias de algunas pensiones de jubilados dependientes de entes públicos.

Entre las cosas sorprendentes de este siglo XXI está la inmensa capacidad de inventarse excusas para no hacerse responsable por sus acciones, podemos nombrar ,por ejemplo, el invento y perfeccionamiento de ideologías políticas bajo cuyo cobijo se alienta el desamparo como arma de dominación con la que muchísimos seres humanos se identifican pues siempre es más sencillo culpar a terceros, veamos a un imaginario señor llamado Pedro Pérez, cursó hasta el segundo año de secundaria que abandona para trabajar como obrero en la Iron Company inc., a los quince años el sueldo de obrero sin ser una millonada le alcanza para lo que necesita que si a ver vamos tampoco es mucho que digamos, el señor Pérez a los diecisiete años conoce a Mayerlin López, una de las bellezas del barrio cuyo único anhelo es dejar de trabajar para dedicarse a un esposo devoto que se ocupe de las cosas diarias del vivir, luego de tres años de amores la hoy señora López tiene el primer hijo, eso determina matrimonio y casa para la joven pareja , estos por ser tan muchachos deciden vivir con los padres de Mayerlin. Pérez ya tiene 19 años , es el estibador estrella del patio de carga número tres de la planta principal, corre el año 2015, el sueldo entre horas extras y beneficios contractuales alcanza trescientos dólares al cambio, eso alcanza para solventar las deudas domésticas , la alimentación de todo el grupo familiar de los Pérez-López y sus suegros además claro de las tres cajas de cerveza que cada sábado Pedro compra para beneplácito de la concurrencia, pasados cuatro años la familia ha crecido, el joven matrimonio ya tiene cinco hijos y aunque el ingreso sigue siendo bueno ya alcanza mucho menos por lo que el joven señor va a la oficina de recursos humanos para solicitar un aumento. El día de la cita con el jefe de recursos humanos se entera que deberá terminar de cursar el bachillerato para poder ascender a alguna categoría que le permita tomar cursos de mejoramiento y así aspirar mejor ingreso además de otros beneficios contractuales, en virtud de que el joven no tiene vehículo y depende del transporte público la empresa se compromete a cancelar los gastos del liceo nocturno así como a permitir que se retire una hora antes para poder asistir a tiempo a las primeras clases cada noche.

Pérez, en principio asiste hasta que descubre que con esa hora extra puede llegar a casa y descansar un poco más por lo que decide engañar a su jefe para disfrutar esa prebenda, se debate entre asumir que le aburre el bachillerato o alegar cansancio extremo luego de un largo día de trabajo por lo que asistir a clases nocturnas resulta especialmente molesto. Tres meses más tarde es solicitado en recursos humanos donde se le notifica que a partir del día treinta del mes en curso sus servicios no serán requeridos, se le acusa de engañar a sus jefes y de no cumplir los acuerdos con la empresa, la escena por supuesto no terminó bien y Pérez fue despedido de inmediato luego que golpease al jefe de recursos humanos quien lo expulso por la seguridad de la empresa con amenazas de denuncia por agresión con la policía.

Tres días más tarde, mientras el recién despedido Pérez está buscando el cheque de liquidación se encuentra con el líder sindical de la empresa, un fulano miembro del partido de gobierno quien lo utiliza como bandera para lograr ganar la reelección en el sindicato, hubo ruido mediático donde Pérez fue presentado como una víctima el sistema capitalista que no entiende el sufrimiento de la clase trabajadora que se desloma mientras los ingenieros, licenciados y demás universitarios se pasean con sus títulos por la empresa. En ese instante el resentimiento social renació con fuerza, la corrección política impide que las voces sensatas digan que Pérez tuvo más oportunidades que otros, los beneficiados por el programa de becas no se dignaron a defender a la empresa por miedo a ser acusados de traidores a la clase trabajadora y perder el empleo, la industria política de las excusas había ganado una pelea pues luego de tal barullo la empresa decide cerrar sus puertas y el líder sindical, asociado con algunos elementos del alto gobierno del pueblo procedió a expropiar maquinarias para que el pueblo administrase las riquezas, hoy la empresa está cerrada y han vendido todo lo vendible como chatarra.

Mientras sindicalistas y políticos armaban barullo por el “injusto” despido del señor Pérez , la señora Mayerlin ya madre de seis hijos fue reclutada por el comité contra el sistema patriarcal cuya principal bandera de lucha era la legalización del aborto, Mayerlin hizo mítines patrocinados por el comité donde ensalzaba las bondades de que cada mujer defendiera su cuerpo e hiciera con él lo que le viniera en gana. Cierta vez se hizo más famosa cuando en una reunión alguien del público gritó que si tenía tantos hijos fue porque le daba la gana pues la empresa donde trabajaba su marido (el Camarada Pérez) tenía un excelente servicio médico donde hasta regalaban varios sistemas anticonceptivos, el reclamo resultó en trifulca ya que el dogma del aborto no era materia de discusión, el malvado sistema patriarcal de tener sexo consensual como parte del lógico proceso de saciar las necesidades fisiológicas no puede estar bajo el yugo de absurdas normas sociales que impiden a una mujer eliminar lo que les incomoda, tal como asegura la camarada presidenta del comité, una mujer graduada en la universidad del pueblo en la Habana , traída especialmente para formar a la nueva mujer del pueblo.

Otra vez la industria de la corrección política que no permite que las señalen hace que bodrios presuntamente intelectuales en pro del avance de los pobres tomen por asalto las barriadas de cualquier país. Ciertamente el cuerpo de cada quien debe ser respetado y cada persona toma sus decisiones basadas en los datos que considera correctos, no tener hijos es una elección, de hecho hasta con los anticonceptivos hay un margen de error que puede dar niños no deseados pero en todo caso es responsabilidad de la pareja planificar cuantos hijos podrá tener , la juventud no es excusa, el amor tampoco, si eres lo suficientemente adulto para tener sexo también has de serlo para asumir la responsabilidad de tener o no descendencia. Casos como el del matrimonio Pérez-López sobran en Venezuela al menos, de hecho los hay peores porque las jóvenes flojas del siglo XXI deciden que tener hijos son recursos válidos para mantener cerca a los no más trabajadores jóvenes de la barriada, cuando no es que lo hacen como una supuesta e imaginaria muestra de amor, los “afortunados” padres de las criaturas, siguiendo el patrón de conducta abandonan el lecho conyugal cuando alguna otra joven les bate las pestañas con oferta de sexo y el ciclo sigue, ahora con el agravante que los gobiernos revolucionarios regalan fondos para que estas mujeres reciban fondos adicionales como ayuda para los niños de la patria.

En ambos casos (ficticios, aunque muy factibles) encontramos varios elementos que llaman a la reflexión, en primer lugar si naces pobre tu mejor oportunidad es hacer lo posible para sacar provecho de todas las oportunidades que encuentres en el camino, desde becas hasta autofinanciamiento para lograr superar las adversidades , en un mundo tan competitivo mientras más sepas y este conocimiento sea avalado por títulos/diplomas mejores oportunidades tendrás, como elemento más resaltante en todos los casos la gente pareciera obviar que la juventud no es eterna y que si bien el sueldo de obrero hoy te alcanza en treinta años no tendrás la fuerza para ello, si por casualidad el intelecto no te da para los estudios pues hay bastantes oficios muy bien remunerados para los que se pueden optar que hasta como fórmulas para poder pagar otras formas de crecimiento bien valen. Por otra parte el requisito principal para tener hijos es practicar el sexo irresponsable, los niños requieren mucho dinero, tiempo y energía como para tomarlo a la ligera, el aborto es la salida cobarde para evadir la responsabilidad de tus actos, los condones son baratos (si la joven se niega a cuidarse), de no parecértelo prueba a comprar pañales por tres años, súmale ropa, alimentación, educación y cuidados médicos por otros 18 años para que veas que por muy costoso que te parezca cualquier cuidado es poco.

Como si fuese poco los servicios de salud pública en todo el mundo regalan alguna forma de anticonceptivo por lo que tener hijos de manera irresponsable es un crimen que debería ser pagado con cárcel, cualquier tontería sobre dominación, imperialismo, patriarcado, machismo o feminismo no son más que máscaras para que los irresponsables de siempre encuentren algún cobijo institucional donde los únicos que ganan son los políticos incapaces que aprovechan tanto la corrección política de la pusilánime sociedad que teme ser acusada como mínimo de reaccionaria como de la cómoda posición de quienes siendo irresponsables, irreflexivos e ignorantes selectivos aspiran ser mantenidos bajo el supuesto de que el mundo les debe algo cuando la verdad es lo contrario.

José Ramón Briceño 2020

@jbdiwancomeback (twitter)

algunos tópicos de la izquierda del siglo XXI
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de José Briceño Diwan

Ver blog
hace 11 meses · 4 min. de lectura

La nada existencial del siglo XXI

Lo que más agobia a la humanidad (luego del justif ...

hace 1 año · 6 min. de lectura

Realidad a la venezolana

Día 100b · Estos tiempos han demostrado que, como ...

hace 1 año · 5 min. de lectura

Ser o no ser, he ahí un dilema

Hace unos días, una tarde cualquiera, se me salió ...